domingo, 13 de septiembre de 2020

ENTREGA DEL COLLAR A spirit POR PARTE DE LADY MONIQUE DE NEMOURS. CON VIDEO Y TODO!

Lo siento, hoy toca tocho pasteloso. Añadiremos algún chascarrillo marca de la casa y esas cosas, pero me temo que no va a ir en la línea habitual del blog. Ya saben; el gato es mío y me lo follo cuando quiero. El próximo prometo que habrá paridas a saco y nos meteremos con algún colectivo fácil de meter. O no. No devolvemos el dinero.

También quiero decir que voy a abrirme en canal. A cara perro. Va a ser uno de esos escritos catárquicos, sinceros, con el alma abierta. Con algún truco, claro, guardando algún as, disimulando alguna intimidad. Internet es un zoco abierto y nunca se sabe quién escucha. Pero va a tener una intensidad de sentimiento rara vez vista por aquí. O no. 


También diré que hablaré de mí, de mí y de mí. Por egocentrismo, claro. Pero también porque no puedo hablar por otros. Y por que este es mi blog y el gato es mío, el que me follo, no el tipo de látigo del mismo nombre. Ilustran, eso sí, fotos de mi Señora a tuti plen, que para algo es la protagonista principal, sin más orden ni concierto que hacer bonito.

Lo primero que quiero decir es que, bedesemenariamente hablando, estaba convencido de haber muerto y llevar una existencia póstuma. Es decir; el bdsm es mi naturaleza, que diría el alacrán. Hubo un tiempo que tuvo su plenitud. Pero en los últimos años era algo mecánico, funcionarial, lo justo para ajustarme el sistema e ir por la vida. Que si alguna cenicienta de saldo y esquina por aquí, que si tirando de agenda por acá, que un colega me suministra gente que quiere experimentar, que si algun zorreo,  que si jijí, que si jajá. No me hacía puta ilusíón. Ni siquiera las pajas viendo vídeos del tema eran satisfactorias a estas alturas. Bueno, algunas si, la verdad, sobre todo las de mazizorras torturando sumisos gordos que gritan como posesos, pero ya me entendéis. O no, la cosa es que yo me entiendo. Que se me había pasado el arroz, o ya estaba saciado de paella, o que el arroz que veía daba pena. Que estaba por otras cosas, estando sin estar. 


-Apúntate a fetlive, que allí se zorrea un montón y con tu labia morena pillas cacho seguro, me decían unos. -Cambia el bote de monedas y deja de comprar tebeos, tacaño, y pegas un desfogo al menos, se oía por allá. - Yo te presento a fulanita, pero te tienes que mover más, duchar un poco, coger el metro y perder algo de tiempo, cacho vago, me decían otros. Ducharme, joder, otra vez, no piden ná. Y lo de dejar de comprar tebeos ya ni te cuento.


Que no tenía ganas de complicarme la vida ni de trabajar en ello. Quizás veía el panorama en internet y se me caían los huevos al suelo. Quizás ya estoy muy mayor. Si hay que llenar tiempo para entretenernos en algo mientras esperamos la muerte, tengo otras cosas. Que ya voy tirando, no os preocupéis. Que yo ahora no voy a dar coba a nadie para pillar cacho habiendo tantas series por ver. Que el bdsm está, sin estar. Ya veremos, ya tal, que decía aquel.

Vale, tenemos a un tío apático que necesita el bdsm como el respirar haciendo como que pasa de todo.....y entonces qué? 

Pues entonces vino una pandemia mundial.


Y de repente pasó todo muy rápido, pero se cocinó a fuego lento. Salió de forma natural, pero se trabajó día a día. Igual estaba ahí, predestinado, y simplemente fue el momento. Quizás nos unió el fantasma de alguien que nos quería, quizás se utilizó algún truco pero no dejó de ser magia. No lo sé. A estas alturas no importa. Simplemente pasó.

Lo conté aquí, pero si no lo habéis leído (hacedlo, cabrones) lo resumo; recibí una llamada de Lady Monique de Nemours, para colaborar en el magazine bdsmhoy.com. Empezamos a hablar y una cosa llevó a la otra. Y al poco me veo siendo suyo.


Yo, que estaba a punto de quemar las naves, de repente voy a velocidad de crucero. A mí, que me daba palo ir a Sants, que está a 6 paradas de metro, de repente me veo cargándome con agrado una hora en tren para ir a su Reino. Yo, que renegaba de todo, ateo y descreído, de repente me veo en la Iglesia del bdsm orando. Mi culo, que no resistía el peso de una pluma, de repente pide y pide y pide más. Se llama ilusión y tiene forma de sus labios.

Yo, que no sentía, de repente siento. 

Y esto ya era la pera limonera. 

Antes de seguir voy a hacer un inciso. No soy muy de exhibicionismos, y menos de felicidad, sobre todo en estos tiempos, donde mucha gente lo está pasando mal.Me parece de mala educación restregar a los demás que eres feliz. 

Si nos ceñimos a las relaciones, tres cuarto de lo mismo. En estos tiempos de amas de pandereta, sumisos desesperados, roles de pillar cacho, collares de tres cuartos de hora y demás el tener una relación bonita y exhibirla me parece una falta de respeto. Es como decir chinchalaniñaquetengounapiñaquetienepiñonesytunoloscomes. Yo, por supuesto, me voy a pasar por el forro lo que he dicho y lo voy a hacer. Pero por dos motivos principales; uno, lo quiero compartir con plenitud. Y con ello dar ánimos; si yo he podido, tú puedes. Es un escrito optimista; nunca nada está perdido, no sabemos que nos podemos encontrar a la vuelta de la esquina. Sigo.


Estábamos en que estar con Lady Monique es la pera limonera. Las razones del por qué sólo se podrán extraer de mi cerebro muerto. Y de repente un día que si organiza un encuentro Femdom en su Reino, que si puedo ir, que tal, que cual. Nada, por temas de covid y restricciones y su puta madre poca gente, pero bien escogida. Vente, sumisillo de mierda, habrá cerveza y puede que recibas algún fustazo. Con este planteamiento era imposible negarse. 

Y ahí estaba yo, mirando en cuál de los árboles con cadenas me iba a atar y esperando que fuese en el más grueso, cuando de repente la anfitriona nos pone de rodillas a los sumisos allí presentes y.....bueno, mejor vean el vídeo por Ustedes mismos. Para quien no tenga tres minutos, haré el debido spoiler; y me pone su collar.

Pero qué coño, no, vedlo, que merece la pena, joder. Que es muy bonito y el colega Hermes se lo ha currado para editarlo tope bien. Y está en YouTube! Así que dadle me gusta y todo eso, please!


YO. EL COLLAR DE LADY MONIQUE. PUTA OSTIA. UN REFERENTE PONIÉNDOME SU COLLAR, MECAGOENDIOS. PASO DE JUGAR A LA PETANCA DEL BARRIO A ESTAR EN LA CHAMPIOS. SI ESTOY EN MATRIX, NO ME PIENSO TOMAR LA PUTA PASTILLA PARA SALIR EN MI PUTA VIDA.

Es posible que no me lo merezca. Pero de pequeño tenía asma y tampoco me lo merecía. Carpe Diem. 

¿Ven a este gilipollas con máscara que no para de balbucear "no me lo esperaba/ no me lo espseraba, bua, bua"? Soy yo. (No estoy tan gordo, verdad?) ¿Ven que hablo demasiado cuando debería de estar callado según normas y protocolos? Soy una mieda de sumiso. Pero si mi Señora lo permitió, quién soy yo para decir nada. ¿Ven lo guapa que está mi Señora? Pues está así siempre. Yo es que me quedo mirándola y me quedo bobo perdido. Sí, ya lo sé, tengo que comprar ropa negra para este tipo de actos y tal, pero es que se supone que yo iba a lo que iba, que era estar desnudo. ¿Ven los ojos de este servidor? No, no se ven, pero les puedo asegurar que tenían lágrimas.

Y ahora vamos a hacer otro inciso. 


En el fondo, soy un romántico. Y no sólo eso, sino un puto purista del bdsm. Para mí, atar con el pañuelo, si las partes lo quieren así, es tan bdsm como lo que más. A mí esto del rol todo el rato se me hace más largo que un día sin pan. Si no hay besos, pues como que es un poco peor todo, no? Que cada uno haga lo que quiera y Dios en la de todos. Esas cosas que ya saben los habituales de por aquí, que defendemos un bdsm humano, de personas antes que roles, de habitaciones por horas a la salida del trabajo y de torturar y fustigar y anular y someter, sí, pero con cariño, y después nos reímos con unas cervezas. Pues con este planteamiento, vaya puta mierda de purista, no? 

Pues lo soy y mucho. Pero sólo con las cosas importantes. Y el collar es una de ellas. Ese simbolismo que no me lo toquen. 

El collar no sólo simboliza pertenencia, sino algo más importante; LA UNIÓN. Ying/Yang, Luz/Oscuridad, Dolor/Placer....Dom/sum. Complementarios que se funden en algo mágico. Es un vínculo de sangre. Yo me entrego, tú recoges mi entrega. Yo voy a protegerte, eres mío, yo voy a pertenecerte, soy tuyo. Si el bdsm es nuestra intimidad más íntima, esta unión es más profunda. Significa un compromiso, una responsabilidad. Por ambas partes. El collar debe pesar. Y yo me tomo esto muy en serio. 


Haré un inciso al inciso, ya que estamos en un sueño de Borges.Me repugna hasta el extremo cómo en estos tiempos convulsos este simbolismo se ha degradado. Collares concedidos al cuarto de hora que duran media. Collares con licencia para zorrear por estos mundos de Dios. Collares que significan que nos lo hemos pasado bien, no me llames tú, ya te llamaré yo. Collares de quita y pon, collares de saldo y esquina, collares de tributa cerdo, collares sin significado ni sustancia, collares con intención de traicionar a la mínima de cambio. Collares de atrezzo y postureo. No es necesario, la verdad. Pasadlo bien, zorread, tomaros la relación como os de la gana o podáis, pero no pongáis ni recibáis collares si no le vais a dar un significado. Si no sentís que es lo que he intentando exponer en el párrafo anterior.

¿Por dónde iba? Ah, sí, pues eso, que no me lo esperaba y va y me entrega su collar. Y además super elegante, con iniciales gravadas, super guapo, a mi medida y todo. 

Agradecido, emocionado, voy a hablar todo lo que no me salió el otro día, sin balbuceos de emoción;


Acepto su collar como signo de pertenencia, compromiso, porque tengo el collar de un ser excepcional. UN SER EXCEPCIONAL. Y los motivos del por qué no puedo exponerlos aquí. La admiraba antes de conocerla, la admiro más todavía ahora que la conozco. Acepto su collar porque me ha hecho recuperar la ilusión. Asumo la responsabilidad de llevarlo. No voy a zorrear, no voy a traicionar, no voy a devaluarlo, no voy a denigrarlo, no voy a ignorar su valor. Al contrario; intentaré ser digno de él. Acepto su collar porque significa confianza, respeto. RESPETO. Acepto su collar a cara perro, siempre, sin trucos, con magia. Acepto su collar porque me lo ha entregado en los mismos términos, y eso en estos tiempos ruines vale el triple. Acepto su collar porque mola mazo y hace juego con mis ojos. Acepto su collar porque las guarrerías que hacemos en la intimidad tienen todavía más profundidad. Acepto su collar porque tengo en el cuello historia viva del bdsm. Acepto su collar porque sé lo que significa, y sé por qué me lo ha entregado. Acepto su collar porque es la puta ostia llevarlo, y no tengo palabras para expresarlo y por razones que no puedo exponer o no me salen, se me queda corto todo. Acepto su collar porque estoy en buenas manos, de hecho no puedo estar en mejores. Así, qué, Señora,

GRACIAS, DE CORAZÓN.


Y como es de bien nacidos ser agradecidos, verán en el vídeo otros participantes a los que me gustaría mencionar. Primero, por supuesto, las Damas. Como ven, tengo dos Madrinas. Una es Lady Brishen, que es la que salen en el vídeo. Le agradezco especialmente a ella que estuviera, pues me consta que hizo un esfuerzo por circunstancias que no vienen al caso. Otra es Mistres J´Adore, que fue quién lo grabó y por eso no sale. Se perdió la inmortalidad visual, pero la recupera en estas líneas como Madrina de este humilde servidor. GRACIAS A AMBAS. No podía tener dos Madrinas mejores. El otro agradecimiento es para el sumiso que aparece ofreciendo apoyo logístico, el amigo y compañero ziri de Lady Brishen. Gracias, colega. A quien sale de espaldas, agradecerle también su presencia, pero no revelaremos su identidad secreta. Y, por supuesto, a mi hermana de cuadra carlita, que estuvo on line vestida estupenda para la ocasión. Ah!, y a Hermes, que es quien ha editado el vídeo y se lo ha currado cantidad.Y a los amigos de L&M Whipmakers.com, que me dicen por el pinganillo cumplieron como unos campeones. Pues ala, publicidad gratis que verán mil millones de personas con recomendación incluida, la próxima vez nos hacéis descuento. Y como esto parecen ya los óscars de jólibud con las gracias, pues gracias a todos. 

Y vamos acabando ya con un último apunte. Independientemente de todo este rollo, que no deja de ser íntimo y personal, e independientemente de la relación que yo tenga con Lady Monique, mi Señora es una Dómina profesional de reconocida solvencia. Un referente en estos mundos del bdsm. Mundos que se han ido degradando, pero mientras queden gente como ella y los mencionados siempre se volverá a ver la luz. He puesto a la diestra de este blog su página web y demás. Si alguien quiere una montaña rusa de emociones infinitas, puede contactar, con protocolo y respeto. Si dice que viene de parte de este blog recibirá un trato mejor.... o no, pero decidlo. Quién sabe, igual algún día soy yo el testigo del collar de otro....


...y estaré súper orgulloso por qué sabré el significado que eso tiene.

 
Releo el escrito y me parece una puta mierda. No le hace justicia a la emoción del momento, ni transmite lo que quiero transmitir. Decía Antonio Machado que si un libro fuera una sombra de nosotros mismos, sería bastante, pues es imposible expresar lo que en verdad se siente y que quede como se siente. He hecho lo que he podido, no sé hacerlo mejor. He recuperado la ilusión, estoy vivo, estoy pleno, y estoy en buenas manos. 

 
TENGO EL COLLAR DE LADY MONIQUE Y ES LA PUTA OSTIA. 

 
No se me ocurre mejor forma de expresarlo.

 
Tengan cuidado ahí fuera.

 
Spirit de Lady Monique de Nemours.