miércoles, 31 de agosto de 2022

50 TUITS DE SPIRIT, VOLUMEN...YA ME HE PERDIDO. Y TAMPOCO SON 50.

Los habituales de este espacio ya saben que cada tanto hago una especie de recopilatorio de los tuis más molones/ atemporales/ me salen de las pelotas. El objetivo es que si algún día me cierran la cuenta (ya tardan, he de reconocer) no se pierdan, como lágrimas en la lluvia, estas perlas de sabiduría. También, para qué negarlo, hacer un post fácil donde sea copiar y pegar. Y, además, porque creo que el formato twitter, de frases cortas y directas, es un reto para mi humilde persona y cuando consigo sintetizar algo pues tiene su aquel. Así que nueva tanda de 50 tuits que, por supuesto, no son 50. Si no he contado mal, 41, que tampoco es mal número. 

Con la venia;

No sé cual es mi lugar en el bdsm. Por decir alguno, soy el de los chistes.Pero me han condicionado estas fantasías desde siempre, y ello me ha hecho conocer personas valiosas (y algunas no tanto),vivir experiencias y tratar de divulgar estas y mis visiones. No lo elegí, es mi yo,

Estaba tomando una cerveza en una terraza con un colega y a cada rato nos interrumpían pidiendo cigarros, monedas o vendiendo baratijas. Me paseo por twitter, veo mil mjs de findom pidiendo y me ha venido este simil a la cabeza.

Conozco gente que está en contra de las vacunas pq, entre otras mierdas, piensan que nos meten un chip para controlarnos. Esas mismas personas llevan el móvil incluso cuando cagan. Y no se...yo veo cierta incoherencia...

Bdsm de verdad es el que se siente y a las partes les vale. Entra tanto el polvo condimentado como la D/s más profunda,pasando por los que buscamos sesiones verticales con cervezas horizontales.Incluso incluyo (úlcera de estómago al reconocer esto) pagar las pizzas a una findon +

+ si es lo que a las partes les mola. Y aquí entramos en muchas cosas y matices, pero el fondo es éste. Lo que no es legítimo es buscar una cosa haciéndote pasar por otra. Hay que transmitir honestamente lo que se quiere y se ofrece, y ya habrá el roto para el descosido.

Hemos llegado a un punto que el bdsm significa "hazme casito". Ojo! El casito es importante cuando implica comunicación e implicación. Cuando significa lloros, lamentos, tributos, y mi ego y mi yo significa el vacío. Saber distinguir es la supervivencia en estos tiempos.

No es difícil conocer gente. Lo difícil es conocer buena gente.

Saber lo que se quiere y lo que necesita, junto con saber transmitirlo a la otra parte, de forma honesta, empática y recíproca, es la base. Da igual el tipo de relación. Sin estos mimbres, el cesto no sostendrá jamás nada.

La cultura de la inmediatez vs la cultura del esfuerzo. El titular por encima de la noticia. El like por encima de todo. La superficie como muestra. La desidia como consigna. Lo queremos todo, lo queremos ahora, y sin esfuerzo. No me hagáis caso; soy un viejo amargado.

Responsabilidad afectiva es retirar un strap on lleno de mierda y reírse juntos de ello

He leído que existe un bdsm-brujo que consiste en dominar con hechizos. Y estoy dudando entre si me da morbo o si nos hemos vuelto todos gilipollas.

Una sesión tiene un componente surrealista, de irrealidad. El mundo exterior ni entra ni importa. Las normas de la realidad cambian. Es como un viaje psicotrópico sin tomar más sustancias que las sensaciones.

Como sumiso, yo quiero que se cumplan mis fantasías. Por supuesto, de forma recíproca, complementaria y sabiendo que lo importante es la persona. No de forma cerrada; hoy x ti, mañana por mi. Para sufrir y trascender, ya tengo la Iglesia.

Me acojo a mi Derecho a la frivolidad.

Una conocida y reconocida Dómina de renombre, ya retirada, me comentaba hace poco que no se atrevería a volver a ejercer en estos tiempos. Ve el panorama inestable e insano, precario y mezquino. Y sin ser yo D pro, me sumo a su pensamiento.

Atrapé la eternidad una o dos veces. Recuerdo que me sentí pleno y feliz, completo. Me reconcilie conmigo y agradecí la vida. No existía nada más que nuestro mundo propio. Fue un éxtasis sin orgasmo, ni vicio, ni mezquindad, aunque hubiera un poco de todo ello. Y esto, para mí, debería ser el objetivo de toda sesión.

Creo que en el bdsm lo he probado todo, salvo alguna cosa, que no sé lo qué es pero es lo único que importa.

Suelo comprar libros en mercadillos de 2 mano. Algunos están impecables. Otros se notan usados,  como si varias personas hubieran devorado sus páginas con avidez. Esos son los buenos. He leído el debate sobre si importa el pasado de una mujer y me ha venido esto a la mente.

Si me dan a elegir entre cadenas y bofetadas, lo tengo claro; bofetadas estando encadenado.

He leído un tuit de una findom escrito tan milenial y moderno que he estado a punto de tributarle para que se compre un teclado que contenga vocales.

Enfocamos el respeto de un@ D a la palabra de seguridad, prácticas, etc...Siendo importante,creo que hay otro aspecto que lo es mucho más; que respete no solo tus límites físicos, sino sobre todo tu entorno familiar, laboral y social, tu privacidad, tus tiempos y estados....

Tengo un grupo de amig@s vainillas, la mayoría de ellos desde párvulos. Un grupo de amigos de los cómics, series y frikadas varias.Un grupo de amigos del bdsm,muchos desde hace más de 20 años.Y un entorno laboral y familiar.Son 5 facetas de mis múltiples yo. Vivo en el multiverso

Yo he tenido muchas mierdas de internet, y las que me queden. Incluso en la batalla más cruenta, nunca he implicado ni mencionado a terceros; pareja, ex pareja y mucho menos menores. Quien lo hace es un@ miserable, y quizás lo haga quizas sea pq sabe que perdió.

El bdsm es como el instituto; está lleno de grupitos con las hormonas alteradas creyendo que lo saben todo

Tenia un profesor que decía que si no te apetece hacer algo, no lo hagas. Otro que si solo hiciéramos lo que nos apetece, no haríamos nunca nada. Ambos fueron buenos maestros. Echo en falta un tercero, que te ayudase a discernir cuando hacer caso a uno o a otro.

En esta sociedad absurda, materialista, inmediata y superficial se asocia belleza a juventud. Ignoran que el crepúsculo es el momento más bello del día. Que la fruta madura tiene la seguridad de la contemplación, y la prematura la falta de sustancia.

Cuando vemos una película de ficción,aceptamos cierta "suspensión de la credibilidad".En el género de súpers, aceptamos, por ejemplo,que Superman puede volar y tiene poderes. De no hacerlo, no entramos en la historia. Cuando tengo que explicar el bdsm, no se me ocurre mejor simil

Repaso una y otra vez lo que hice mal en aquella relación. Y siempre llego a la misma conclusion; conocerla.

Soy un anacronismo en boga. Tengo la tranquilidad de saber que l@s muert@s que maté gozan de buena salud. Tengo la vitalidad de quien murió y resucitó varias veces. Porto la ilusión de los ojos cansados. La incertidumbre es una ramera con la que me beso sin follar.

Cuando algo lo sientes, lo asimilas, lo trasladas...no lo ves como un molde rígido e inmutable, sino como algo elástico, adaptable, válido en diferentes formas y formatos mientras mantenga su esencia. Eso es el bdsm para mi.

En realidad, creo que como "Comunidad bdsm" somos un grupo de desperdigados ridículos llenos de egos, envidias, mezquindades, cobardías y limitaciones. Solo creo que el bdsm como relaciones inter personales, cara a cara, de persona a persona.

He visto pelagatos patéticas creerse el ombligo del mundo. He visto s arrastrados hasta la náusea, invalidando las más elementales normas de civilización por unos azotillos. De todo eso....me quedo con l@s que fueron sencill@s, honest@s y empátic@s. Son quienes perviven.

Mi padre era fumador, y un hombre amable y generoso. Sin embargo, cuando alguien le pedía un cigarro siempre se negaba. Le pregunté pq y me dijo "quien quiera vicios que se los pague". Esta es mi opinión de las findoms.

Un@ D nunca debe estresar. Nunca debe limitar. O nos hace ser plenos y crecer, de forma recíproca, o no es. Exponemos y recibimos nuestra intimidad más íntima. Eso tiene mucho valor. Si la usa mal, es red flag. O es grato o no es. O es sincero, aunque sea juego, o no vale la pena

La edad de oro del bdsm nunca ha existido y está por llegar. Quizás sea cuando se comprenda que son fantasías consensuadas entre adultos que disfrutan marcando la diferencia.Quizás sea cuando alguien haga algo que trascienda. Mientras tanto, es personal. Es lo que vivo y disfruto

Estrictamente, cualquier atracción física es un fetiche. Que si nos gustan delgad@s. Que si rubi@s. Que qué bonitos ojos tienes encima de esas 2 tetas. Que qué bien te sienta esta falda/camisa/ pantalón. Que si las barbas. Simplemente hay fetiches convencionales y otros que no.

Hay mal@s D. Hay pésim@s D. Hay D nefast@s, psicópatas y abusadores.  Hay D que son todo eso y además ridículos. Y luego hay D que utilizan el silencio como castigo.

Toda sesión es, o debería ser, una catarsis con el conducto del deseo, un viaje iniciático de incertidumbre controlada, un instante mágico de explosión de nuestra intimidad más íntima, un orgasmo perverso de plenitud y libertad, una conexión de magia oculta y secreta.

irábamos la manta en el suelo en el comedor de tu casa. Esa era tu/nuestra mazmorra. Y nunca he visto mejor prisión.

A mí el bdsm me ha proporcionado muchas cosas, pero sobre todo cervezas.

Yo nunca he pertenecido a ninguna "cuadra". He tenido Amas que tenían otros sumisos. Pero mi espacio era único, el suyo en mi también. Mientras me diera lo mío y me sintiera importante, y viceversa, todo lo demás era carente de interés.

jueves, 18 de agosto de 2022

EL BOOM DEL CÓMIC ADULTO Y EL SADO MASO, MÁS GURÚ DE LOS CÓMICS Y EL BDSM QUE NUNCA

CAPÍTULO UNO: QUÉ FUE EL BOOM DEL COMIC "ADULTO" Y QUÉ CAUSAS LO PROPICIARON. MÁS GURÚ DE LOS CÓMICS QUE NUNCA. 

Estaba ordenando mi colección de tebeos, que es algo así como la Biblioteca de Alejandría en un piso de 65 m2 (con otro tipo de papiros, eso sí), y me ha venido a la mente un tema que hace tiempo quería exponer; la cantidad ingente de portadas e historietas fetish-sado maso que había en las revistas del llamado “boom del cómic adulto español”.



Para aquellos milenials que no sepan siquiera lo que es un tebeo, o para quien nos siga allende los mares y no conozca mucho la historia de Hispania, he aquí un breve contexto de agricultura general;

Durante más o menos finales de los 70 hasta más o menos la primera mitad de los 80 se publicaron en nuestro país una cantidad ingente de cómics dirigidos a un público adulto. Todo editor un poco avispado se subía al carro, algunos con mejor fortuna y otros con peor, pero en su punto álgido se encontraron en los kioskos unas 23 publicaciones de historietas de esta índole. Fue lo que se llamó el “boom del cómic adulto”.



Por “adulto” no me refiero a que fueran pornográficas o eróticas, aunque como ahora veremos este elemento era bastante importante. Me refiero a que no eran tebeos dirigidos a niños como los (por otra parte magníficos) tebeos de toda la vida, sino que buscaban el arte, la reflexión, la transgresión, el cómic de autor, la expresión artística, el contar historias maduras y esas cosas. Y bueno, también había tetas y erotismo, pero por la causa. 

No es el propósito de este tocho hacer un estudio sociológico de las causas que propiciaron este fenómeno. Pero es importante el contexto porque nos dará una visión. 

Agonizante el dictador y luego muerto, se dio paso de una dictadura a una “dictablanda”, y de ahí al período de “La Transición” y de ahí a una incipiente y precaria democracia. Todo esto en el período del 76 al 84, más o menos. 



Así pues, los españolitos que no habían visto más erotismo que los tobillos de Concha Velasco y el levantamiento de ceja de Arturo Fernández, cuyo debate político máximo permitido era si jugaba mejor el Barça o el Madrid (y si decías el Barça eras sospechoso), y que les habían vendido que libertad de expresión era pedirle al cura que rezase para que lloviera y poder decir en la plaza que Curro Romero toreaba mal, de repente se encontraron con un nuevo panorama. Había hambre y ganas de libertad. Y una nueva generación con ganas de disfrutarlas.

Esto da una efervescencia creativa que se traslada a todos los medios. Una sed y una rabia que campa por doquier. Pero...claro, no es lo mismo hacer una peli, que cuesta pasta, que un cómic, que solo cuesta el papel y el lápiz

A esto se suma el “desarrollismo” de la década anterior. ¿Quieres derrotar a una dictadura? Envía 6 millones de turistas y monta un par de fábricas grandes. Tampoco nos volvamos locos; pasamos de ser una autarquía nacional-fascicatólica a la cola del primer mundo. Pero primer mundo al fin y al cabo. Había una nueva generación para quienes la guerra civil le quedaba ya lejana y tenía otras inquietudes diferentes a que no le pegasen un tiro al acabar el día. Y esta nueva generación sabía leer en un 80% y podía comprarse un 600 a plazos. 

La cosa es que, además, nuestros amigos los americanos del Norte llevan unos 3 lustros haciendo cómics que se llamaban comix, donde salen hippies zarrapastrosos que se drogan, hablan del amor libre y se manifiestan por la paz. 



Hay algunos de un señor llamado Robert Crumb que además muestra cierta obsesión por el sexo, pero muy irónico y tal. 



Unos hippies zarrapastrosos propios, hijos de la incipiente burguesía, saben inglés y además viajan al extranjero, así que entre porro y porro se dedican a copiarlos con bastante gracia.

Nuestros amigos los americanos del Sur tienen mogollón de cómics de aventuras con cierto tufo político progresista, que si Corto Maltés, que si un tal H. G. Osterheard que seguro que es un comunista peligroso.



Y nuestros amigos europeos llevan décadas haciendo nosequé de “arte y ensayo”, con un tal Moebius que dibuja de muerte pero cuenta cosas raras, y no se qué movimiento de Humanoides y tal. 



Y a los italianos de Italia parece que les mola el Linus, que hay mogollón de series molonas de erotismo light muy elegantes y bien hechas y tal. 



Pero no es sólo que hubiera lustros de historietas acumuladas que en nuestro país, por razones obvias, no se pudieron ver en su momento. Es que no sólo salen autores patrios de esta corriente underground; aquellos que realizaban obras de encargo para agencias, de repente pueden dejar de dibujar chorradas (muy bien dibujadas, eso sí), y sacar su vena personal y artística. Unos, como Carlos Giménez, saca su vena política y personal en obras como Paracuellos. 



Otros, como José María Beá, sacan su vena surrealista. Un peligroso bolchevique llamado Víctor Mora cambia el Capitán Trueno y su “Santiago y cierra España” por obras de calado social. 



¿Veis por qué me llaman gurú del bdsm y los cómics? Me pasaría horas hablando del tema, pero vamos a acelerar. Queda claro el contexto, no? Había toneladas de material inédito, mogollón de autores que producían material nuevo, ganas de leer cosas diferentes a la hoja parroquial, ganas de libertad y transgresión ante un régimen agonizante y una generación con ganas y posibilidades de hacerlo. Y, aunque os parezca ciencia ficción, no existía ni internet, ni Netflix ni los video juegos. Ni siquiera móviles para chatear pasando el rato dando la brasa en cualquier grupo a ver si algún otro ocioso me hace caso. 

En este contexto nace el “boom del cómic adulto” que hemos comentado. Dejo de lado en este boom a los meros efectos de lo que aquí nos interesa otro tipo de tebeos (los de toda la vida, vaya), las revistas satíricas que también proliferaron y tienen no pocas cosas en común y las obras directamente pornográficas, aunque sean en cómic. 

Y aquí expongo lo que quiero exponer y es el motivo del post. Analizando así a bultillo (como hacemos aquí las cosas), un poco por encima gran cantidad de esas publicaciones, me encuentro algo que ya sabía pero que no había podido profundizar; que estas fantasías fetish-sado maso ocupan una parte significativa de su contenido. No es que entre cientos de miles de páginas haya por casualidad un par, sino que hay bastantes y con toda la intención.

a


Así pues, no es nada raro encontrar de forma habitual una portada “del tema”, aunque luego no tenga nada que ver con su contenido, o una historieta con componentes sado maso (recuerden que el bdsm no existe hasta los 90) en su totalidad o gran parte. 

Y en base a esta análisis de andar por casa voy a exponer una serie de conclusiones generales del por qué creo que fueron los motivos y lo que ello significa;

CAPÍTULO DOS; TIRAN MÁS DOS TETAS....

Estas revistas tenían un gran componente erótico, así, en general. Por una mera cuestión comercial; como hemos dicho, durante 40 años lo más que podían ver los españolitos era a Sara Montiel fumándose un puro, así que cuando se abrió la mano había ganas de tetas por doquier. Ahora este erotismo light lo vemos hasta en los programas infantiles, pero para una generación frustrada ver dibujadas dos tetas era el sumum de ponerse palote. 



También, justo es reconocerlo, la mayor parte de los lectores eran eso, lectores, en masculino, que no eran tiempos tan avanzados como para la entrada masiva de la mujer en los cómics, como afortunadamente se está produciendo desde hace varios años a esta parte. 

Así pues, tiran más dos tetas que dos carretas, y mucho arte e intelectualidad y tal, pero una cosa no es incompatible con la otra. El sexo vende, incluso hoy en día, así que imagina cuando llevas 40 años pasando hambre.

Aprovechando la coyuntura, resulta que hay varias series que aúnan un poco todo; al fin y al cabo tenemos un fondo inmenso. Y además, mira tú por donde, varias de estas series tienen un destacado componente fetish-sado erótico.



Por ello, me imagino a los españolitos de turno comprando el número 1 de TOTEM y viendo el serial de VALENTINA, de Guido Crepax….todo muy fino, muy elegante, muy intelectual y muy refinado….pero a la par muy fetish y con una jaca en botarras que era atada cada dos por tres. Una serie italiana cuya fama ha llegado a nuestros días y de la que incluso hicieron una apestosa serie de televisión hace milenios. 



En la misma línea, un poco más explicito, la BIONDA, del también italiano Saudelli, publicada en CIMOC varios años después; las aventuras siderales de una mujer que se dedica ora a atar, ora a ser atada. 



Y, agradecimiento especial al amigo Demósteles, que me lo recordó, la serie NECRON, del también italiano (soy yo o aquí veo un patrón’) Magnus, llenando con alegría páginas de EL VÍBORA. Una Dominatrix con su robot sumiso.



Y bueno, quien haya leído a Robert Crumb sabe de su obsesión por los culos gordos, las mujeres de piernas inmensas y las lamidas de bambas cuanto más sucias mejor. Este autor fue publicado por varias editoriales hasta recaer finalmente en EL VÍBORA, pero creo que cualquier tebeo underground de esa época te puedes encontrar a Mr. Bob lamiendo un panty sudado como un obseso. 




Como series de continuación prolongadas me vienen a la memoria estas. Como historietas cortas por el estilo, muchas de ellas de autores hoy ignorados o que sólo se pasaron por el cómic puntualmente, me vienen a la cabeza medio millón, En realidad, como muestra me hubiera gustado poner una historieta corta aparecida en el VIBORA 50 dibujada por Annie Goetzinger, una de una de las pocas autoras de la época, en la que una Dominatrix le da para el pelo a un Papa Noel traumatizado o así, esquisitamente dibujado todo. Pero no encuentro mi ejemplar en la Biblioteca de Alejandría ni imágenes de la misma por internet, así que para no demorar mucho y para muestra un botón pongo esta imagen aparecida en el VIBORA ESPECIAL USA del norteamericano Griffin. 



CAPÍTULO TRES: TRANSGRESIÓN Y UNDERGROUND

Además de las funciones meramente onanísticas, el erotismo era usado como transgresión. Si el régimen franquista era represor, el sexo era su antítesis, es decir, liberador. Así que no sólo se utilizaba el erotismo con fines comerciales, sino como declaración de intenciones. La contracultura significaba también liberalización sexual. El sexo era provocador, se estaba luchando contra el sistema cada vez que se veía un culo, una teta, un pene, una mujer desnuda…Putos fachas, no nos habéis dejado ni ver un tobillo en décadas, ahora os vais a enterar, parecían decir.



Y claro, si hablamos de transgresión, hablamos de underground. 

Este tipo de cómics son los que de forma más habitual emplearon portadas, ilustraciones e historietas de índole fetish sado maso (a igual que de orientación homosexual, pero ese es otro tema). Si el sexo es transgresor, las “perversiones” lo son al cuadrado. Y aunque no eran los tiempos del consenso ni del bdsm como tal siquiera, la intención era clara; la fantasía sexual como liberadora, libre, contracultural, transgresora.



Para muestra, una foto de la serie PORNO CRIMINAL, de ALFREDO PONS.



Pero si un autor merece párrafo aparte, este es NAZARIO. Os suena? Hoy en día es un afamado pintor de culto y las obras de esta época le proporcionaron un calorcillo de prestigio cuya aura aún conserva. Homosexual reconocido, sus historias en estos panfletos era de lo más transgresor que te podías encontrar, y derivaron en su cénit con la serie ANARCOMA, publicada también en EL VIBORA en los primeros años. 


¿Vacilo o no? Venga. Este es un autógrafo personal dedicado a mi alter ergo. No tiene nada que ver con el artículo pero quería vacilar. 



Pero no sólo de pro zines underground (prozine= mezcla de revista de aficionados con una maquetación más o menos decente) y EL VIBORA viven estos tiempos. Hay dos revistas de esa época que cada dos por tres tienen portadas e ilustraciones del tema, incluso historietas por dentro. Son STAR y BESAME MUCHO, ambas de temática también underground.


¿Por qué estas revistas son las pioneras en introducir cosas explícitas del tema? Mi teoría y reconocimiento a cierta persona en el punto siguiente. 

CAPÍTULO CUATRO; UN TAL LUIS VIGIL



Desde mediados de los 70, un tal Luis Vigil se iba paseando de redacción en redacción “rebañando unas pesetillas”. Como sabía inglés, algo no tan habitual en esa época, era periodista, y le molaba mogollón el cómic y la ciencia ficción, siempre le encargaban alguna cosilla, ora una traducción por aquí, ora un articulillo por allá, ora contesta las cartas de los lectores, etc…

Además, iba por varios tienducos de mala muerte donde vendían cosas de importación de contrabando. No sólo esos comics contraculturales extranjeros, sino también revistas porno, algunas muy raras…con señoras con látigos y botas y demás. 

Quedó prendadas de ellas y siempre insistía a los editores en publicar alguna cosilla por el estilo. En 1977, más o menos, Luis Vigil colabora habitualmente con un tal Juan Fernández, que tiene una revista de comix llamada STAR, y le insiste una vez más en el tema. El editor no acaba de verlo claro.

Hasta aquí los hechos, contados en primera persona por él a este nada humilde servidor. (Luis Vigil, Nazario…nos estamos codeando con la creme, eh?). Ahora viene mi teoría;

Como el editor no lo tenía claro, pone la portada de un número de esa revista con temas fetish-sado maso, a ver qué pasa. Yo me juego mi número 1 de Batman en perfecto estado a que fue esta;



Aunque nada casualmente, en el número anterior había aparecido ésta;



¿Y qué pasó? Pues que el número debió de vender bastante bien y la sensación fue favorable, porque no sólo el editor publicó ANTOLOGÍA DEL SM, por Luis Vigil, números 1 y 2 (el primero de cómic, con los tótems extranjeros de la época, y el segundo de fotos de esas revistas guarras, pasándose los derechos de autor un poco por ahí), decía…que no sólo publicó esas dos antologías, sino que fue habitual que cada poco algún número de esa revista o de su hermana BESAME MUCHO tuviera alguna portada del tema. Y como en España no tenemos complejo en copiar lo que funciona, esa práctica se extendió al resto de editoriales, salvo quizás TOUTAIN que iba un poco en otra línea. Pero aún así mozas fetish también colaba, que conste.




El tal Luis Vigil luego fue el primer director de PLAYBOY España y luego, entre otras cosas, fue el director de la línea de publicaciones eróticas del grupo Z, incluida una tal TACONES ALTOS que los del tema conocemos bien. Pero eso es otra historia…

CAPÍTULO CINCO: EL FIN DE TODAS LAS COSAS

A mediados de los 80, el BOOM del cómic explotó (chiste malo que no me he podido resistir). Como en todo, varias fueron las causas. Por un lado, la proliferación de revistas agotó el mercado, junto con que una vez agotado el manantial inicial la disparidad en la calidad hizo mella. Aunque algunas cabeceras sobrevivieron unos años más, ya no era lo mismo ni era igual. Por otro lado, los tiempos habían cambiado, que cantaba Dylan. La sed y la rabia de la primera mitad, esa efervescencia creativa y esas ganas de comerse el mundo y transgredir, habían sido un poco atemperadas ante esa España que no la reconocía ni la madre que la parió. Por acullá, empezaban a ser habituales otras formas de ocio; el vhs, que es un sistema de vídeo doméstico y no el sida, y los incipientes vídeo juegos en nuestro Spectrum/Amstrad, se habrían paso. Y, por si esto fuera poco, en lo que respecta al cómic en sí los malditos super héroes se habían vuelto a re inventar para sobrevivir, y además tenían un deje adulto y un buen hacer que estas revistas ya no tenían. Era la época de la DC post crisis y cuando Marvel no publicaba un tebeo malo ni por error, época que se destruiría en los 90 pero que, de nuevo, esa es otra historia. 



Por cierto; en estos años tardíos apareció un tal MIGUEL ANGEL MARTIN cuyo estilo no sé si englobarlo en el bdsm porque...er...es un tanto demasiado extremo y turbio. Yo creo que a día de hoy no le dejarían ni publicar. 



Fue bonito mientras duró, pero una de las primeras lecciones de la vida es que nada es eterno. En este tocho, que no dudo se estudiará en los colegios, hemos demostrado más allá de toda razonable que el bdsm, recuerden llamado por aquellas calendas sado maso, tuvo bastante importancia en este fenómeno. Evidentemente, no fue lo principal ni lo único, pero si que creo hay que reivindicar que, como hemos dicho, tuvo su aquel nada desdeñable. 



Imagino cuántas personas de aquella época accedieron a esta fantasías por aquellas revistas porque, efectivamente, no había nada más. Pero no vieron que no estaban solos, que no eran tan raros, que esto existía y se producían cosas de esta temática. Se dice que antes de Zara no había nada en España y no es del todo cierto. Antes de Zara había tebeos.



Pues eso es todo, que no es poco. Si les ha gustado, pese a la extensión y tal, ya saben; difundan, compartan, denle likes y rts, etc…Nos pagan igual, pero como este escrito me lo he currado de verdad mi ego y mi yo se lo agradecerán.

Tengan cuidado ahí fuera. 

Spirit. 

sábado, 30 de julio de 2022

¿SOMOS UNA COMUNIDAD?

No lo tengo claro. Creo que no lo somos, pero nos gusta aparentar que sí. En fin; no tenerlo claro no es motivo para no divagar sobre ello, en uno de esos debates que hacemos para entretenernos entre sesión y sesión. 



Tenía un jefe que decía, no sin razón, que el papel lo resiste todo. Bajo esta premisa, vemos que comunidad es  “grupo social del que forma parte una persona” y ya nos emocionamos. Ey!, pero...qué es un grupo social? Pues, de nuevo ateniéndonos a la wikipedia que todo lo sabe, vemos que es un "grupo de personas que tiene una necesaria distintiva identidad común o pertenencia, que puede manifestarse en una cultura semejante".

Lo dicho; el papel lo resiste todo. Con esto en la mano, los que practicamos el bdsm sí que somos, estrictamente, una Comunidad. Tenemos mogollón de cosas distintivas; un bonito símbolo, una bandera incluso. Una cierta estética, un cierto modus operandi de prácticas "no convencionales", e incluso unos intereses comunes; que no se considere tarados, divulgar estas prácticas, etc...

Tenemos literatura propia; desde los apestosos mundos de Grey a las geniales BEDESEMENIADAS. Tenemos un montón de películas cutres y horribles y mogollón de fotos de arte e ilustraciones molonas con nuestra temática. Es decir; mal que peor tenemos una cultura, quién lo iba a decir. Y parece ser que cada vez hay más y en más ciudades sitios donde reunirnos. E incluso un día propio!



Sí, hay unos rasgos comunes y ello posibilita que nos reconozcamos en el aeropuerto de Nueva York y en el de Villabotijos. Cuando  alguien lleva un anillo determinado o un collar nos reconocemos. 

Somos la logia masónica de los látigos y yo entiendo lo que tu entiendes. No estamos solos, no somos los únicos. Un loco no es más que una minoría de uno y aquí son muchos los que sienten lo mismo que yo.

Ergo somos una comunidad.



Pero, como he dicho, el papel lo resiste todo. Como esta nuestra comunidad, deberíamos de tener al menos un mínimo de principios, valores e intereses comunes, no? Navegar más o menos en una misma dirección. 

Bueno, pues cualquiera que conozca el patio, al menos el patio patrio (mal juego de palabras que no he podido evitar) sabe un poco como está el percal;



Las Amas profesionales se quejan de que no hay sumisos serios dispuestos a tributar por un servicio y pierden injusto tiempo en cribar pajilleros, tarambanas y jetas en general dispuestos a dar la bolsa y la vida por una entrega que desaparece a los dos días, sin aportar un duro. 

Las Amas no profesionales se quejan de que la mayoría de sumisos buscan una dispensadora de fetiches con propuestas entre onanísticas y absurdas.

Las profesionales que se lo curran se quejan de las findoms que ponen un tuit de “págame los porros, cerdo” y las findoms que buscan esos porros pagados se quejan de que no hay perdedores dispuestos a perder por su Diosa de los cojones. 

Los sumisos se quejan de que no hay Amas que no busquen tributo/ dinero, (aunque sea su trabajo, eso son detalles sin importancia). De las que no buscan tributo, se quejan de que no les chupan la polla estando atado, que él es esclavo de verdad y su fantasía es ser castrado y que se la mamen. Con lo bueno que estoy lo mucho que me ofrezco y nadie quiere darme por culo, si estoy dispuesto a vivir en una jaula. Eso sí, de lunes a viernes de 8 a 15, que luego tengo cosas que hacer. 



Y por no hablar de quienes piensan que toda D es una aprovechada y el bdsm maltrato de todo tipo. 

Los D hombres se quejan de que no hay sumisas de verdad. Que si quieren pareja, o que si se suben a la parra con nosequé del consenso, o que quieren saber más que yo. Que mejor jóvenes, inexpertas y a ser posibles vírgenes, que ya les enseñaré yo. 

Y las sumisas mujeres…con este colectivo no me atrevo a meterme, que les tengo miedo. Pero vamos…que si yo soy sumiso, pero por ti sería Dominante porque he visto que tienes unos bonitos ojos encima de esas dos tetas. Que si todos quieren meterla en caliente. Que si ya tengo Amo, no me des la tabarra diciéndome que soy tuya y me importa una mierda tu fotopolla. Que quiero sentir, no que me usen. Que no eres de verdad porque no la mamas las noches de luna llena. Que tal, que cual.

Y entre medio, fuego cruzado entre todos los roles y tendencias. ¿La guerra de las galaxias? Una verbena de pueblo comparada con los dimes, diretes, traiciones y puñaladas de estos mundos;

Que si yo soy de verdad y tu no. Que si yo soy de la vieja escuela y tú no tienes ni la EGB. Que eso no es bdsm, qué tal, qué cual. 

Porque esa es otra...¿a quién admitimos o no en la Comunidad bdsm? ¿A l@s switch? No existen, son gente que quiere pillar cacho por partida doble. ¿A l@s brat? Eso son tonterías modernas, en mis tiempos se arreglaban las gilipolleces a ostias. ¿A las findoms? Pues oye, ahí cada uno tiene sus filias y sus fobias. Yo mismo tengo las mías. Si una chiquita que pide para los porros y no sabe si una fusta se coge del mango o de lengüeta es bdsm yo me acojo a lo de no pertenecer a un club donde me admitirían, que diría Groucho. 



¿Es comunidad bdsm ese Amo que tuvo los 15 minutos de fama tuitera diciendo "una orden es una orden y se obedece y punto"? ¿El sumiso que se ofrece a vivir en una jaula en tu casa en el primer tuit? ¿La niña de "si no te vas a arruinar por mí no me sirves para nada, puto pringado"? ¿La sumisa de "las sumisas somos seres inseguras que nos deben guiar"?

Al igual que hay más partidos de izquierdas que votantes, parece ser que hay más tendencias bdsm que practicantes. Y ojo, yo siempre he defendido que bdsm de verdad es el que a las partes le valen y lo disfrutan.

Pero, claro, Spirit...tú no eres quién da los carnets. ¿Y quién los da? ¿Hay algún estamento, jerarquía, etc...? A tí mismo te han echado de cierto Magazine por pensar que "el primer deber del sumiso es disfrutar", así que no te vengas para arriba denigrando el pensamiento de los demás. Si, tienes ganas de arrancarte los ojos cuando lees cosas como "a destacar la gran generosidad de X al conceder la libertad a S," (porque todo el mundo sabe que si no concede X la libertad S se jode y no tiene nada que hacer), pero ese lumbrera también forma parte de la Comunidad. 



Me iba a detener un poco en las "sumisos wars", que es lo que conozco de primera mano, pero no me quiero extender demasiado. Pero ya saben; el primer deber del sumiso es pillar cacho como sea, y tener envidia y mezquindad a quien lo tiene, y si para ello hemos de caer bajo hasta la náusea pues se cae, que por unas tetas o unos azotillos lo que sea. Desde denunciar cuentas que no se meten con nadie, presumir de lamer coños, bloquear a quien conoces en persona por lamer un culo y demás cosillas sin importancia. 



Como Comunidad, deberíamos tener unos intereses y objetivos comunes. Por ejemplo, estar en contra y sin fisura de todo tipo de maltrato enmascarado en bdsm. Pero eso ya depende de si lo hace tiene dos tetas o no, si nos cae bien o no, etc...Ya tal, que diría aquel. He de reconocer, para mi vergüenza, que no siempre nos ponemos en bloque y en fila ante un caso turbio, pero como este es un tema un tanto más serio me lo guardo para otro escrito otro día. 

Molaría mogollón que un objetivo de  esta nuestra Comunidad fuera divulgar el bdsm y exponer una visión natural de estos mundos. Pero alguien lo hace y resulta que tiene bloqueado a medio twitter porque un día dieron like a su sumisa y a él no, así que con este planteamiento ya de entrada igual no nos interesa lo que tenga que decir. O resulta que qué bonito artículo ha hecho esta persona que tan mal me cae, paso de darle difusión o si puedo lo denigro. O yo he venido aquí a enviar fotopollas y no me coman la cabeza. ¿Qué va a divulgar ese que le dió like a un tuit que no me gustó? Hilo llamándole homófobo, ala! Por listo. 



Podría escribir la Biblia con ejemplos concretos y extenderme (todavía más), pero creo que se entiende lo que intento exponer, no?

Más que Comunidad, somos un poti poti de gente que hace cada uno la guerra por su cuenta, que se siente identificado según le convenga y que estamos llenos de odios, mezquindades y envidias, cada uno con un interés particular (que normalmente se reduce en pillar cacho, carnal o monetario) y sin objetivos ni normas concretas. Entre todos la mataron y ella sóla se murió. 

Vaya panorama, eh?

Pero voy a acabar con una nota positiva. 



Primero, es cierto que hay mucha mierda y mucho arrastrad@, pero también hay bellísimas personas y gente afín. Y por afín no me refiero necesariamente a que piense como tú o tenga la misma visión de estos mundos, sino que a pese a ello hay una relación cordial y de amistad. Y hay mucho debate sano y mucha gente de bien que aporta muchas cosas interesantes. No siempre nos tenemos que quedar con lo malo; yo creo poder presumir de que tengo muchos amig@s en estos mundos (e incluso una prometida), algunos virtuales, otros que he ido desvirtualizando, muchos de hace tiempo y en real que son mi cuchipandi. Y que sigo y conozco a gente muy interesante que no se mete en estas guerras ni follones ni malicias y que espero seguir conociéndolos.  

Pero es que, además, aunque seamos una comunidad sobre el papel y un poco así, como he demostrado más allá de toda razonable (ejem, ejem), en el fondo sí que somos visibles. Y eso da un sentimiento unitario. No estamos solos, hay más como nosotros. Y eso yo, por ejemplo, que soy pollavieja, no lo tenía a mis 16 y lo echaba mucho de menos. Siempre habrá alguien que se verá reflejado por primera vez. Que tome como referente a la niña de las coca colas o piense en lo mucho que este mundo le puede aportar ya es un camino que deberá recorrer esta persona por sí sola, pero estará acompañada. 

Y eso es magnífico.

Tengan cuidado ahí fuera. 

Spirit.

lunes, 18 de julio de 2022

DIVAGANDO SOBRE LOS CASTIGOS, PARÁNDONOS EN "EL SILENCIO"

En los albores del blog hice este escrito. No lo busquen; no tiene prácticamente nada que ver. El fondo es el mismo, pero la edad y la vida me han hecho empeorar los chascarrillos a cambio de expandir las visiones. 

Por contarlo un poco todo, una visión parecida del mismo se publicó en el Magazine BdsmHoy hace algo más de un año. Tampoco lo busquen; ha sido eliminado por sus responsables, junto con todas mis aportaciones en esa página. 

Parece un escrito maldito, algo así como "el informe que el Inda del bdsm no quiere que leas" o similar. Pero en verdad es una chorrada llena de cosas de Perogrullo Primero, "el Sabio". ¿Por qué incidir en ellas? Porque mientras el mundo siga girando siempre será nuevo para alguien. 



Pero, sobre todo, porque creo que con los "castigos" se demuestra en toda su crudeza la verticalidad/ asimetría de las relaciones bdsm. Y eso puede ser bien, que para eso hemos venido, o puede ser mal, si se lleva a donde no se debe de llevar. Es decir; es una de las partes que más daño emocional puede hacer. Por eso vamos a poner las tintas en un "castigo" llamado "el silencio". ¿Me siguen en esta triste historia? No será tan triste porque salen tetas. 

Al turrón;

Vamos a exponer los "castigos" como algo sentido y vamos a obviarlos como excusa para el juego/ placer. Es decir; que estás con el órgano a 120 grados y te dice tu D "has sido mal@" mientras se palma la mano con la fusta y ya estamos salibando cual Niágara. Eso ser bien, pero vamos a mirarlos desde una perspectiva en una relación con componente D/s y sentida. 

Empecemos por lo básico; los castigos, como todo en el bdsm, son (o deberían ser) algo CONSENSUADO. ¿Consensuado un castigo, Spirit? Vaya contradicción, ¿no? Pues tiene toda la lógica del mundo, dentro de la lógica ilógica del mundo bdsm. 

Recordemos siempre; con un NO del sumis@ el mundo del Am@ se paraliza. Si no, no es bdsm. Por lo tanto, los castigos se ACEPTAN. Si yo atraco un banco y la poli me atrapa, iré al trullo quiera o no. Pero si una D me somete a un castigo, no hay poder legislativo, ejecutivo y judicial que obligue a nada. Ya se que le quita un poco de morbo, pero es el mundo exterior, amigos. No viene la policía del bdsm a meternos en la prisión. Como mucho, pueden hacer un hilo en twitter diciendo lo mal sumisos que somos o similar. 

Eso por una parte.

Por otra, en el bdsm se pactan unos límites. Como decía mi Maestro, lo que a las dos partes les gusta, estupendo. Lo que una parte no le gusta, pero lo tolera, entra dentro de juego también. Lo que al menos a una de las partes le repugna, no puede con ello, no entra dentro del juego. O lo que es lo mismo; un castigo NO PUEDE TRASPASAR nunca los límites pactados. Ni puede ser contraproducente para la relación. 

Y aquí es donde nos vamos a detener un poquito para hablar de "el silencio".



El silencio es una especie de "castigo" al que yo le tengo una especial manía y, por lo que veo, no soy el único. Con razón. Consiste, como su propio nombre indica, en...el silencio. Ante un supuesto fallo de la parte s, la parte D decide no hablar, prohibir todo contacto. El objetivo es generar culpa y ansiedad en la parte s, impedirle a acceder a algo que le es grato y sentido, con el fin de que luego vuelva más dócil. "No me hables, no me llames, no me escribas, ya te diré yo cuando lo puedes hacer". Y cuando te deja volver a hacerlo, hay una incertidumbre constante de qué decir, qué hacer....por si se vuelve a sufrir, a fallar. 

Y es que aunque hemos dicho que no hay poder legislativo, ejecutivo o judicial capaz de imponer un castigo bdsm, sí que hay otro tipo de poder que hace que éstos sean sentidos, reales y tengan valor; el propio de la relación. En toda relación bdsm, sea del tipo que sea, y más si es romántica, y al cuadrado si tiene componente D/s, se crea una "dependencia". Dependencia de lo que es grato, te importa, vives, necesitas, quieres, amas, disfrutas. 

Que un@ D se aproveche de ese vínculo para imponer el silencio significa dos cosas que, como siempre, se pueden resumir en tres. Primera, que si lo impone no siente las mismas ganas de verte, hablar, sentir. Segunda, que es alguien inmadur@ o cuanto menos peligroso, ya que entre adultos las cosas se hablan. Si algo hace sentir mal a la otra parte no vale la pena, rompemos la cuarta pared, paramos, dejamos la verticalidad para hablar de lo que está mal y cómo solucionarlo, no huimos en pataletas de niños chicos. Y tercera que si alguien sabe que algo te hace daño y lo hace igual, es una red flag como una catedral gótica. Esa persona no te quiere, te quiere manipular. Esa persona te quiere hacer sufrir, no disfrutar. Huye.

Dicho ésto y expuesto los límites, en realidad el tema de los "castigos" forman parte de la lógica ilógica del bdsm y bien llevados tienen su función. 

No soy partidario de los castigos por motivos aleatorios o directamente absurdos. Pienso que un castigo ha de ser algo “sentido”.

Volvemos a meternos de nuevo en la lógica ilógica del bdsm. Yo pertenezco a una persona. A ésta persona me entrego. Si la he fallado, por lo que sea, éste Dom me castiga. Pero me castiga como un padre castiga a un niño, con dolor. Para que aprenda. Y, a la vez, si yo he fallado, y lo importante para mí es la complaciencia y la pertenencia y la entrega y tal, pues es lógico que acepte este castigo con dolor también. Y, aunque sea algo que se haga habitualmente (por ejemplo, diez azotes) en nuestras mentes y percepciones esos azotes no se perciben igual.

Muy dogmático me está saliendo el tocho, tendré que hacer luego BEDESEMENIADAS por un tubo para compensar. No obstante lo anterior, insisto, una cosa es este "dolor" en el rol, y otra el "sentirse mal" en la relación. Los castigos POTENCIAN la relación bdsm, no la destruyen. Si sentimos que nos hacen sentir mal y se inclina más hacia esto último, rompemos la cuarta pared, lo hablamos, paramos. Vuelve a entrar el mundo "exterior". 

Pero el tema da para más. O al menos yo me enrollo cual persiana, no sé. 



Recuerdo un escrito de Elise Suton que tenía cierto interés y establecía la diferencia entre adoctrinamiento y castigo. Esta Señora ya permanece perdida en la noche de los tiempos, pero en su momento era un referente que tenía bastante predicamiento.  Se pasaba el consenso por ahí, con ciertos tintes un tanto turbios, pero como prueba de que incluso el libro más nefasto tiene una linea bien escrita, vamos a exponer lo básico que recuerdo;

El resumen vendría a ser que cuando el Dominante enseña al sumiso lo está “adoctrinando”. Estas enseñanzas pueden ser sobre comportamientos, gustos, actos, obligaciones, etc....Si el sumiso/a no asimila estas enseñanzas, bien por incompetencia, bien por desidia, al Dominante le corresponde aplicar un “castigo”. Pero no son lo mismo ni son iguales. Igual muchos lo tenemos claro, pero cuando empiezas en este mundo a veces es difícil ver estas sutiles diferencias.

Y, lo dicho, ese castigo se ha de percibir como que tiene un propósito. El propósito de corregir, y el propósito de demostrar el poder del Dominante sobre el otro/a.

Mientras a las partes les funcionen, todo correcto, por supuesto. Pero hay un último apunte un poco más delicado.

El bdsm, en su parte D/s, tiene una gran carga mental. Y, por ello, corremos el riesgo de herir suceptibilidades. Y claro, tampoco es plan de joder a nadie con algo que es, o debería ser, grato. Si entramos en los castigos, entramos también en temas de autoestimas, por que a nadie nos gusta que nos digan que hacemos algo mal, o que nos consideren inútiles o cualesquiera otra cosa. Así que, de entrada, yo advertiría que al entrar en ese terreno se sepa bien dónde pisar. De nuevo lo dicho; si hunde la autoestima, de nuevo huída como de la peste. 

Pues creo que más o menos esto es lo que quería decir. No hay muchas paridas y no salen tetas, pero bueno, de tanto en tanto hay que "dogmatizar" un poco. Dentro de mis parámetros, claro.

Tengan cuidado ahí fuera.

Spirit

jueves, 7 de julio de 2022

BARCELONA BDSM FESTIVAL 9 DE JULIO 2022: SANCTUARY

Este blog cumple una labor social....Nah, está para escribir mis pajas mentales, dar difusión a mi ego y mi yo y ya saben...el gato es mío y me lo follo cuando quiero. 

Pero de tanto en tanto sí que nos hacemos justo eco de iniciativas de estos mundos interesantes. Y en este caso vamos a dar difusión y publicidad, aunque a tenor de los datos no la necesita, de un encuentro que promete ser la caña de España y en el que todavía estar a tiempo de participar. 

Se trata del BARCELONA BDSM FESTIVAL, a celebrar el 9 de Julio y conocido bajo el nombre de SANCTUARY. Un macro evento en sitio amplio y de duración de todo el día con actividades molonas, participantes y asistentes de nivel (yo sé de algunos y doy fe del nivel, Maribel) y demás cosas que espero y deseo vean por vuecencias mismos. 

Como en estos casos lo mejor es que lo expliquen los propios organizadores, y para qué voy a trabajar yo si no sólo no me pagan sino que además lo haría peor, pongo por un lado el enlace de la página web donde tendrán la información pertinente y por otro el vídeo de presentación. Pero no se vayan todavía que queda lo mejor....

Página web con toda la info:

sanctuarybcn.com

Vídeo molón del evento:


Y bueno, esto ya serían suficientes razones para asistir. Pero....es que además....HAY UNA EXPOSIÓN DE LAS BEDESEMENIADAS CON LOS DIBUJOS ORIGINALES DEL AMIGO KNABO Y LA PRENSENCIA ESTELAR DE ÉSTE!!!!

Yo dejo en suspense si podré asistir o no, vive Dios me gustaría y haré lo que pueda, pero no lo veo probable. No pasa nada. La obra estará suficientemente bien (o incluso mejor, pero eso no lo reconoceré ni muerto) por el amigo dibujante y, además, con todo lo que se está moviendo y se mueve que vaya yo es lo de menos. 

Agradecer a los organizadores, que además son gente de bien y amigos, todo el esfuerzo que me consta están haciendo. En realidad les deseo que mueran entre horribles sufrimientos por una mera cuestión de envidia, pero como va el co autor de la obra y amigo y colega no lo puedo decir. 

Recuerden que lo leyeron aquí.

Ya me contarán qué tal. Pásenlo bien y tengan cuidado ahí fuera.