miércoles, 17 de mayo de 2017

4 AMAZONAS DE ÉBANO CON BOTAS Y CARA DE MALA LECHE QUE DERRUMBARON MI SER

Yo quería ser normal. Lo juro. Estaba convencido de que lo podía ser. Nada de pajas con que la señu de mates me ata con sus medias, sólo folleteo convencional con la Jenny de turno. Nada de fantasías con látigos y demás cosas de pervertidos, sólo debo desear besos y sobeteo de la Choni de moda. Fuera escupitajos, mazmorras, torturas, asfixia, botas y frikadas varias. Culos, tetas, muslos y sexo en su vertiente de toda la vida de Dios. 

Que sí, que lo iba a conseguir. La verdad es que sin esas cosas de locos no me apetecía pajearme, de hecho no lo hacía, pero tampoco iba por los barrios bajos buscando video cludes de mala muerte con la esperanza de alquilar alguna peli del tema que tuvieran en la sección porno por despiste. Ni iba a ir al Infierno por pensar cosas raras. Ni iba a ser un fracasado en la vida por tener unas inquietudes asquerosas que salen en los libros de enfermedades mentales. 

Iba por buen camino. La verdad es que la Jenny/ Choni/ jefa de animadoras seguía sin hacerme ni puto caso, pero al menos le miraba a las tetas con normalidad y no a sus calcetines sudados. No ligaba ni con aquella chica rara llena de muñequeras jevis, pero al menos no me masturbaba con los remaches de sus botas. Podía ser normal, de verdad. Ya no miraba el jueves pensando en Bernet había dibujado las botas con tacón a CLARA DE NOCHE o estaba un poco vago y pasaba del tema. No miraba el jueves y punto, pero es que antes era una obsesión encontrar un dibujillo del tema.  Tampoco me decía nada el LIB, pero lo podía mirar ante mis amigos sin cara de aburrimiento. Finjiendo, pero lo podía mirar.

Animo, me decía. Yo podía. Es más fácil que te enrolles en la disco con alguna, aunque sólo sea por una cuestión estadística, que le pidas a quien sea que te abofetee en la fila de atrás del cine. Venga, que soy normal. Lo cierto es que lo del Infierno nunca lo había creído, pero sí que el LIB es más fácil de econtrar que una cutre peli sado maso de puta pena. Venga, sólo por pragmatismo, hazte normal. Esto no lo sabía, pero seguro que si me gusta el sexo convencional las putas no me resultarán tan caras ni tan frustrantes.

Qué jodida la adolescencia. Qué jodido un mundo sin internet. Yo lo pasé muy mal, pero sobreviví.

Y cómo, os preguntaréis?

Es obvio. Dejando de ser normal.

Las fantasías sexuales son tercas y reclaman sus espacio. Mi yo idiota (más idiota que ahora, quiero decir) y adolescente lo supo en forma de dos señales quasi consecutivas. Una fue un sueño erótico, también llamado polución nocturna, del que no toca hablar aquí. Pero bueno, al fin y al cabo son reflejos del subconsciente y no cuentan como "dejar de ser normal", aunque Freud diría que quiero follarme a mi madre cosa que, aseguro, ni deseaba ni deseo hacer en absoluto.

La otra fueron 4 mujeronas de color (negro) que me golpearon a traición y derrumbaron de un plumazo mis más firmes convicciones. 

Hemos dicho que no existía internet? Pues sí, hubo un tiempo que no existía. Ni el you tube. La única forma de ver un vídeo clip musical cuando quisieras era esperar que lo echasen por la tele y gravarlo en vhs. 

De la primera parte el recuerdo es un poco vago. Del resto me acuerdo como si fuera ayer. Lo vago es que creo recordar que durante un tiempo en alguna cadena daban en horario nocturno mogollón de video clips para rellenar la programación nocturna, antes de que Pepe Navarro crease la franja horaria de medianoche con travestis, paspas y demás. Yo los grababa en vhs, con el programador del vídeo (ese que los padres jamás supieron cómo iba) y a antes de ponerme a estudiar miraba por encima por si había algún vídeo clip interesante. De buena música y eso. Ya, milenials menores de 27 años, os suena a prehistoceno superior, pero una guerra teníais que pasar y en mi lugar os quería ver yo a ver cómo sobreviviríais y tal. 

Bueno, la cosa es que me encontré con ésto:


Ya os lo podeís imaginar, no? A tomar por culo la normalidad. Las riadas de semen acumulado salieron a chorros, estucando las paredes sin necesidad de ningún artilugio del bricomanía ni nada. Un mangerazo de pasta blanca capaz de regar la plaza del pueblo y la del pueblo de al lao. Y a esa primera paja casi involuntaria de mili segundos siguieron tropecientas más (uno era joven y recargaba con facilidad....así estoy ahora, que me he quedado sin balas).  Y luego más y luego más. No podía parar de ver este vídeo clip. Y de hacerme pajas con él.

Cuatro jacas negras, jamonas, con esas botarras y esos vestidos fetish, con esa cara de mala leche comiéndose el mundo, dominando el escenario, emanando sexualidad de latex embutidas en corsets....Lo mejor del mundo. Me derretí. No podía combatir con ésto. Señor, soy débil. Y lo voy a aceptar.

Con el tiempo, aprendes que eres normal, sólo que tu sexualidad es diferente. Aprendes a aceptarte y a no tener complejos ni falsedades. Dejas de ser un puto adolescente imbécil y te conviertes en un imbécil simplemente. También, con el tiempo, ves que Bill Gates inventó internet entre ritual al Demonio y ritual al Demonio y que gracias a eso conoces a gente afín. Incluso a esas Amas que dudabas que existieran.

Ni cuando me topé con este vídeo clip conocía al grupo EN VOGUE ni, si he de ser sincero, me interesó tal más allá de esas primeras mil pajas para retomar el tema. No existía internet y no podía buscar más. Mirando un poco en diagonal mientras escribo esto veo que siguen en el candelabro, remasterizando varios viejos éxitos que, aunque no están al nivel de Bruce Springsteen ni Madonna, tienen su público. Están todavía jamonas pero ya no me dan el morbo de antaño. Tampoco he visto ningún otro vídeo clip siguiente la línea de éste. Craso error, y seguro que motivo del discreto éxito del grupo. Otro clip como éste, con algún látigo añadido, y seguro que llenan estadios y entran en los anales de la música como LOS BEATLES O CANTAMÚSICOS. Veo que siempre han tenido una estética entre fetish y glamour, pero un poco acobardada sin acabar de ir a por todas.

No sé ni los nombres de las componentes ni, por supuesto, los voy a buscar en la wikipedia. Pero oye, gracias. En realidad, si no hubiese sido con vosotras, me hubiera derrumbado igual con cualquier otra cosa que me hubiera topado tarde o temprano. Pero fue con vosotras y, como el primer amor, eso nunca se olvida. 

Estas batallas del abuelo cebolleta no son como cuando cuento lo de ir de putas, pero oye...a mí me molan. 

Tengan cuidado ahí fuera.

2 comentarios:

sumisope dijo...

Es verdad con Internet nació nuestra libertar sexual y murió la gloriosa represión sexual.

Saludos.

Spirit dijo...

sumisope; pues bienvenido a estos lares, un placer. Efectivamente, con internet empezó nuestra libertad....béndito medio! Hay en el histórico de este espacio, de cuando se actualizaba habitualmente, un montón de escritos sobre el tema en cuestión....Un abrazo.