viernes, 24 de febrero de 2012

BDSM Y FEMDOM: ALGUNAS CUESTIONES.

Pues prometí para esta semana experimento y avancé que éste iba a resultar harto interesante. Sin embargo, sabido es que la vida es aquello que pasa mientras te propones otras cosas. Lo tendremos que dejar para la semana que viene, pues tal experimento requiere de la participación de terceras personas y las muy egoístas están ocupadas con sus cosas de la vida en vez de dejarlo todo de lado cuando yo las llamo. Así que como al fin y al cabo no viene de ahí, no pasa nada por aplazar una semana la cosa y que quede como ha de ser; una cosa participativa, wapa e interesante. ¿A que os he dejado intrigados? Pues igual luego es una mierda que no os interesa un comino. En ese caso, ya sabéis; las reclamaciones al maestro armero, que aquí cobramos lo mismo.

Para esta semana, a fin de no perder el hábito de dar la tabarra, cojo un tema por el que me han preguntado de forma privada repetidas veces y que reconozco que es propenso a la confusión; si el bdsm es femdom, si el femdom es bdsm, si ambas cosas son lo mismo o son igual o si no tienen nada que ver, si son primos lejanos o difieren en el fondo y las formas. Vamos a divagar sobre ello.

Lo primero que cabe comentar es que no soy académico de la lengua ni para hacer cunilungus o como se llame, ni mucho menos académico de estas prácticas pese a que llevo haciendo oposiciones toda mi vida. Así que todo lo que se va a exponer son definiciones e ideas de andar por casa para entendernos, propensas como todo al debate y al matiz.

Con esto, podríamos definir el bdsm como un conjunto de prácticas de naturaleza sexual que incluyen dolor, ataduras, humillación, etc...en las cuales adoptamos un rol. Una persona adopta el rol sumiso (la que recibe) y otra el rol dominante (la que inflinge).Mediante este vínculo de dominación se procede a realizar estas prácticas y patatín.

El, o La, femdom, es un poco hilar más fino. Si en el bdsm lo principal son las sensaciones físicas que este juego Dom-sum genera, en el femdom lo que prima es el componente mental. Por eso yo diría que es casi más una filosofía de vida, si bien siempre me da apuro que una práctica de naturaleza sexual se transforme en filosofía de vida.

Podríamos definir el, o la, femdom como el someterse a la voluntad femenina y hayar placer en todo cuanto ello conlleva, desde los temas de adoración y servilismo hasta el poder realizar (o no) las mismas prácticas de dolor, ataduras,etc...como símbolo de sometimiento a la mujer.

Aparte de la obvia diferencia de que en el femdom la persona Dominante ha de ser necesariamente del género femenino, como hemos dicho aquí el matiz es que el sometimiento es efectivamente más mental; queremos someternos a la mujer, adorarla, estar bajo su servicio y su yugo y sus órdenes, haya o no marru de prácticas perversas, y  vi.ene a ser como hemos dicho una filosofía de vida.

Ya hemos dicho que son definiciones de andar por casa.Pero nos entendemos, no? Por poner un ejemplo gráfico, podemos decir que en una relación bdsm la dominación es "la excusa" para realizar una serie de prácticas, y en una relación femdom si se realizan tales prácticas es en base al sometimiento, pues su leif motive es la misma dominación. Sin embargo, a mí me salen algunas cuestiones que no tengo tan claras:

¿Acaso una relación bdsm con una Ama no deriva (si es prolongada) en una relación femdom? ¿No se crea un vínculo mental entre dominante y dominado sean cuales sean los términos? ¿Acaso una relación femdom no queda un poco "coja" sin las prácticas bdsm? ¿Acaso una relación bdsm no queda un poco "coja" sin el vínculo mental? ¿Podemos hacer de una pulsión sexual una forma de vida en verdad? Si es así...¿mis masturbaciones son ideología vital? ¿Acaso ambas cosas no parten de la voluntad de las partes? Si es así...¿se puede hablar en propiedad de sometimiento? Si el femdom implica adorar a la mujer...¿esto incluye a Belén Esteban? Una relación femdom...¿no acaba cayendo con el tiempo en las mismas rutinas, convencionalismos, recelos, dimes y diretes que una relacion convencional? ¿La diferencia en verdad entre bdsm y femdom está acaso en el grado de lo que se haga hincapié? ¿No son ambas relaciones donde el sumiso "busca" su satisfacción, se enmascare como se enmascare?¿No son en verdad recíprocas donde la entrega va en una doble dirección? ¿Hay pues con ello diferencia o no?

Bueno, pues ya tenéis tonterías para pensar un rato. O no, porque la verdad, como diría Chespir...¿qué importa un nombre?

Si he de mojarme, los habituales de este espacio ya deben de haber deducido de que yo soy más de bdsm, en cuanto acepto plenamente de que me ponen las prácticas, y cuanto más bizarres y perversas mejor, no creo que un deseo sexual nos deba guiar de forma vital en nuestro día a día y porque soy tan egoísta y mierda de sumiso que no concibo no disfrutar, por mucho que priorice el placer de la otra persona. Ahora bien...¿acaso cuando me someto no me someto en verdad, me entrego plenamente, acepto mi sometimiento y soy consciente del vínculo de Dominación el cual me comprometo a cumplir? ¿Hay en verdad diferencia? ¿Digo que soy de bdsm y en verdad soy igual de femdom? ¿El femdom y el bdsm bien llevados no son en verdad lo mismo?

Bueno, pues lo dicho. A ver si alguien me saca de esta empanada mental, que vivo sin vivir en mí. El miércoles, una nueva entrega de esa gran obra maestra que son las BEDESEMENIADAS, serie que obstenta el récord de haber sido rechazadas por todas y cada una de las editoriales del país, y el finde que viene espero y deseo que sí demos paso al experimento. Hasta entonces ya saben; todos a las barricadas, que ya están pasando y nosotros con el culo al aire.



17 comentarios:

Tesa dijo...

Pues no sólo no te saco de la empanada mental ...sino que confieso que con tanta pregunta/intento de conclusión, me has empanao más a mí; al final siendo el Dom la mujer y el sumiso el hombre, y en un contexto de implicación, parece que todo va de lo mismo.

Ama S. dijo...

Creo que das con la clave, quedarse en lo sexual o ir más allá.

No tenía previsto publicar ese post esta semana, pero lo cierto es que es uno de los que tendría que haber salido al principio. Espero que te aporte alguna luz, aunque solo sea mi visión personal. Me ha quedado tocho kilométrico por cierto, por si alguien se aburre el finde ;)

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Tesa; pues supongo que esa es la clave, la implicación y la actitud, que tanto poner etiquetas a todo y luego las cosas son más simples...o no.

Un abrazo

Ama S; acabo de leer tu post y de dejar el consabido comentario en el mismo. Aún reconociéndote el mérito de que te ha quedado una cosa divulgativa, didáctica y clarificadora, creo que la conclusión es la misma...la diferencia está en la actitud.

Ahora bien; si esta actitud obedece a un impulso de carácter sexual...¿dónde están los límites de los dos términos? ¿Qué marca la diferencia?

Ah...qué complicados somos los de estas perversiones. Con lo fácil que es follar y yastá...

Un abrazo

Spirit dijo...

Ama S; nah, es que he lanzado mi respuesta y he estado pensando luego...

Tienes razón cuando dices en lo de quedarse en lo sexual o ir más allá, pero eso me hace reflexionar también...¿acaso no todo parte de una pulsión sexual? Y si eliminamos lo sexual...¿qué queda? no se, por poner un ejemplo absurdo...yo puedo adorar, reconocer, admirar, servir, etc..a una madre de la plaza de mayo. Pero no tengo que sentir deseo sexual por ello, simplemente reconocimiento y admiración ante su sacrificio, valentia y coraje. Y puedo ponerme cachondo ante la idea de servir...no sé...a ANA OBREGÓN, aunque piense que es una gilipollas integral. ¿No prima en este caso mis sucios instintos?

Joder...¿y yo por qué pienso en estas tonterías?

Un abrazo

Àngel dijo...

A mi que el tema FEMDOM no me atrae mucho, he de decir que si creo que acaba en algún grado entrelazado inevitablemente con las prácticas BDSM si hay una relación estable de por medio.

Para ponerlo fácil, en mi caso que he disfrutado del BDSM con mi pareja durante varios años, acabas sintiendo algo que no sabria definir, pero que es como estar enamorado siempre, tienes ganas de estar con la otra persona, intentas que sea feliz, estás atento a sus deseos. No pierdes por supuesto el razonamiento, ni la voluntad, ni la capacidad crítica o las ganas de discutir, pero algo hay.

Vamos, que pienso que es imposible mantener los dos temas totalmente estancos al 100% si hay una relación seria de por medio. Algo siempre se filtra.

Ama S. dijo...

Ana Obregón te pone pero te cae mal, pues poca adoración puede haber ahí. Sexo y punto.

Puedes admirar a las madres de la pza de mayo o a Gandhi o al Dalai Lama... y? A ver, que no sé si te lías o te gusta liarte jaja. Aunque conociendo tu gusto por las maduritas, podrías tener con alguna de ellas sexo y ese algo más que para mí marca la diferencia bdsm/DF, porque para entregarse y adorar a alguien no sirve cualquiera, como es evidente.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Angel; pues has explicado muy bien algo que yo, en todo mi discurso con dudas y tal, he dejado entreveer o deslizado sutilmente; que las fronteras no están del todo claras cuando la cosa es prolongada y que el FEMDOM y la capacidad de agradar y que la otra persona esté agusto es consecuencia inevitable de una práctica prolongada y fructífera...

Un abrazo

Ama S; a veces me lío, a veces me gusta liarme, a veces lío a los demás y siempre me gusta intentarlo...

Por recapitular un poco; en estos juegos partimos de un deseo, una pulsión, de carácter sexual. Luego, evidente, nos podemos quedar ahí o podemos tener ese "algo más" que unos llaman algo parecido al amor, otros entrega, otros vínculo, otros sometimiento y adoración, etc...Evidentemente, para ir hacia ese "algo más" es necesario que la persona nos llene y aporte, estemos agusto con ella, nos caiga bien, etc...Si no, pues el consabido no me llames tú, que ya te llamaré yo. Hasta ahí de acuerdo y decimos y pensamos igual.

Lo que yo alego es que esto se puede dar tanto en el femdom como en el bdsm, ergo no son tan diferentes. Lo que marca la diferencia, por tanto, no es el carácter sexual (siempre bajo mi punto de vista), ni siquiera la actitud vital, si no el grado y la intención de las prácticas, y aún así no estoy seguro de que tengan especial importancia.

Ah, y como siempre, este rosario de cuentas infelices/ calla más de lo que dice/ pero dice la verdad. Lo digo porque ese "podrías intentar..." bien se podría traducir en "quien lo probó lo sabe", que diría el poeta.

Un abrazo

elliot{Dita} dijo...

Mi opinión es en parte interesada pero creo que con matices puede ser acertada. Creo que es más fácil que caiga en la rutina una relación bdsm muy "cañera" que, como es mi caso, una relación femdom donde el ama va poco a poco descubriendo su lado dominante y su sumiso acepta el ritmo. Al ser esta una relación supuestamente "creciente" creo que puede ser más difícil caer en rutinas, ya que siempre tendrán cosas nuevas que descubrir.

Un saludo a todos.

P.D. Me tienes intrigado con Lo del experimento...

Spirit dijo...

elliot (Dita); lo bueno de estos mundos, llaménse como se llamen, es que cada relación es un mundo y cada pareja un universo, y no hay nada ni establecido ni cerrado. Me alegra la experiencia que comentas aquí y en tu blog, que es un ejemplo más de que estos mundos llevados con confianza y cariño pueden incrementar el vínculo entre las personas. Sobre el experimento...ya lo verás ;-)

Un abrazo

laprincesa{Celta} dijo...

Hasta este momento, nunca me había planteado si había o no diferencias, porque dí por hecho que no las había, que era el mismo perro con diferente collar, y realmente después de leerte, leer las opiniones e incluso el post de Ama S., he podido apreciar que si pretendemos que las haya, las hay, porque alguien, porque así lo siente, considera que si se va más allá de lo sexual se denomina tal y si no se llama cual.
Creo que es lo mismo de siempre, colocar nombres o etiquetas para separar o diferenciar, pero realmente la diferencia la ponen las personas y sus gustos (esto me recuerda a numerosos debates entre las diferencias entre sumis@s/esclav@s).

Y yo me pregunto...habría entonces que hacer lo mismo con la Dominación Masculina?

Como yo lo he vivido y vivo, creo que el tiempo también marca "diferencias" y me explico, yo al principio de la relación (D/s) con mi Amo, por inexperiencia y por muchas cosas, no era ni tan entregada, ni complaciente ni servicial como puedo serlo ahora, y todo ello después de un tiempo donde nuestra compenetración es mucho mayor, y por tanto la relación va más allá de lo sexual. Y entonces a esto como lo llamamos ahora? que nombre le ponemos?

En definitiva, que al final me sigo quedando con el mismo perro...y como he dicho antes, creo que la diferencia está en las personas.

Un abrazo.

Spirit dijo...

Princesa (Celta); pues muy interesante todo lo que comentas, a lo que poco puedo añadir. Me alegra cuando alguien cuenta sus experiencias personales y, sobre todo, nos hacen partícipes de la evolución de las mismas, sobre todo si ésta ha sido y es grata.

El debate entre femdom y bdsm es verdad que es un tanto absurdo, pues no deja de ser un reflejo de la manía que tenemos de poner etiquetas y tal. Lo importante es el sentir personal de cada uno y de la transmisión de éste en ese uno conjunto que forma la pareja. Lo demás, son cosas que hacemos porque en algo nos tenemos que entretener mientras esperamos a la muerte.

No obstante, yo diría que esta distinción o matiz sí que tiene su aquel, al menos un poco, en contraposición a ese otro debate que NUNCA HE ENTENDIDO sobre la diferencia entre esclavo/a y siervo/a o sumiso/a y siervo/a o sumiso/a y esclavo/a y demás zaranjanas.

En todo caso, hay una parte muy importante de estos mundos que en este blog se refleja a través de comentarios como los tuyos y de alguna contertulia más; la sumisión femenina, que aunque se le ha dado cancha en algún post cierto es que es un buen reflejo de pensamientos, sensaciones y sentires a los que hay que dedicar más atención.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Esos dos términos están siendo a veces muy manipulados hasta el punto de que alguna que otra "persona" los está usando a su beneficio delictivo y pongo claros ejemplos: una chica de unos 20 años que ha sido criada en un hogar desestructurado con padres separados y que la han dejado crecer "a su bola" y con falta de valores. Llega un momento en su vida que descubre que por una red social y desde el móvil puede convertirse en "super poderosa", creer que se la tiene respeto porque ella de repente descubre que puede intentar ganar dinero de algún abandonado frustrado sexual con el rollo de la dominación financiera. Y al cabo de un año se convierte en "Ama profesional" y en un estudio de otros cuantos aprovechados, la forman en "Femdom y en BDSM). Llegada a ese punto se cree alguien en la vida, superior a otras personas que son imbéciles según ella porque trabajan para ganar dinero y porque cumplen sus fantasías sexuales de BDSM. Ella ya concibe el Femdom como estilo de vida (sumamente enfermizo dada su evolución mental y vital), y se intentará casar (como si no pasase nada con alguien que sea un tímido psicológico que no tenga experiencia sexual ni vital) y a ese pollo intentará extorsionarlo y maltratarlo de por vida mermando lo poco que le quede de autoestima. Esto que he descrito es lo que más se está viendo en temática fEmdom (y no en Bbdsm) y la explicación es clara: en femdom hay quien se cree que vive en su propio mundo y no en el mundo que hay que es el único, el real, y en BDSM se suelen dar pactos y siempre con sano,sensato y consensuado. Por tanto, está claro qué está pasando y qué debemos evitar la comunidad BDSM que pase por el bien de todos.Muchos saludos.

Anónimo dijo...

Esos dos términos están siendo a veces muy manipulados hasta el punto de que alguna que otra "persona" los está usando a su beneficio delictivo y pongo claros ejemplos: una chica de unos 20 años que ha sido criada en un hogar desestructurado con padres separados y que la han dejado crecer "a su bola" y con falta de valores. Llega un momento en su vida que descubre que por una red social y desde el móvil puede convertirse en "super poderosa", creer que se la tiene respeto porque ella de repente descubre que puede intentar ganar dinero de algún abandonado frustrado sexual con el rollo de la dominación financiera. Y al cabo de un año se convierte en "Ama profesional" y en un estudio de otros cuantos aprovechados, la forman en "Femdom y en BDSM). Llegada a ese punto se cree alguien en la vida, superior a otras personas que son imbéciles según ella porque trabajan para ganar dinero y porque cumplen sus fantasías sexuales de BDSM. Ella ya concibe el Femdom como estilo de vida (sumamente enfermizo dada su evolución mental y vital), y se intentará casar (como si no pasase nada con alguien que sea un tímido psicológico que no tenga experiencia sexual ni vital) y a ese pollo intentará extorsionarlo y maltratarlo de por vida mermando lo poco que le quede de autoestima. Esto que he descrito es lo que más se está viendo en temática fEmdom (y no en Bbdsm) y la explicación es clara: en femdom hay quien se cree que vive en su propio mundo y no en el mundo que hay que es el único, el real, y en BDSM se suelen dar pactos y siempre con sano,sensato y consensuado. Por tanto, está claro qué está pasando y qué debemos evitar la comunidad BDSM que pase por el bien de todos.Muchos saludos...

lavacamejor dijo...

Conozco personas que saben hacer daño (y mucho) y llevar en una sesión a través del dolor al otro a estados y lugares deseados con una precisión y eficacia sorprendentes, pero no ser muy eficaces dominando sin el recurso del dolor, y por lo contrario, personas q en el tema del dolor y otros tormentos mantenerse en bajo umbral y con un susurro obtener obediencia absoluta e incluso reacciones físicas involuntarias en su sumisa. Tengo una extraña sensación...es como si el sumiso o sumisa, el que está abajo, tuviese la clave de si es dominacion o bdsm, pero no sé bien como explicarlo.

Spirit dijo...

Anónimo/a; bienvenido/a por estos lares si es tu primera vez, esta es tu casa para lo que quieras.

Interesante la visión que mencionas, que efectivamente no dudo que pueda pasar/ haya pasado. De hecho, en este blog hemos denunciado alguna que otra vez este tipo de actitudes, que de hecho me recuerdan un tanto al manual de Elise Sutton y otras formas caducas. Sin embargo, yo haría un par de matices:

Para empezar, los sumisos tenemos también una responsabilidad y debemos en lo posible evitar a este tipo de "profesionales" que no nos aportan nada, no digo ya aquello de casarse con alguien así.Para que haya una/o aprovechada/o, ha de haber alguien que se deje aprovechar. Al fin al cabo esto ha de ser, como todo en esta vida, voluntario, y nunca hay que perder esta perspectiva.

Luego, es verdad que en estos tiempos convulsos y de gran crisis económica yo he visto dos fenómenos que igual dan para otros posts; uno, la proliferación de mujeres metiéndose a profesional a ver si pilla algo y dos, lo difícil que es pillar al príncipe azul financiero hoy en día, primero por la competencia, segundo porque quien tiene dinero no es tan tonto y tercero porque cada vez hay menos gente con pasta y la que hay ya se lo buscan en otras aguas.

Podría debatir sobre esto largo y tendido, pero no me enrollo más.

Un abrazo

lavacamejor; pues creo que has dado en una clave que yo mismo he obviado pero olvidado; la sensación de que, efectivamente, es el sumiso/a quien sabe en qué parte de la cuadrícula está. Si he de ser sincero, yo en las sesiones en plenitud no lo tengo del todo claro. Si estoy recibiendo la del pulpo vale, es bdsm, pero...¿acaso no se siente el dolor de esa otra forma que hace que sea pleno?

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buenas!! Muy interesante el post Spirit, como siempre, y aquí vengo yo a poner mi granito de arena, desde mi poquiiisima experiencia jejej
Yo creo que una de las trabas con las que nos encontramos en esto de las diferencias entre el BDSM y el FEMDOM es precisamente que se trate el femdom como un modo de vida/ filosofía.. etc .Tal y como yo lo veo,( a mí lo que me tira es el femdom precisamente y no el bdsm) el femdom es una práctica sexual mas, un juego de cama vamos, y a mi entender, como cualquier otra actividad sexual, si se saca de contexto y se pretende extrapolar a otros ámbitos de la vida, sencillamente deja de ser sano, se torna un trastorno obsesivo... repito que esto es solo mi opinión..
Por otro lado decir que todo lo que digo a continuación, lo digo partiendo de la base de que no hablamos de un servicio profesional.
Una vez asentado esto, ni siquiera creo que sea real el hecho de que el "poder" cae mas en una parte que en otra de una relación femdom, principalmente, porque yo soy dominado, en la medida en que me dejo y no más. Es más, si lo enfocamos de un modo psicológico, creo que incluso es el sumiso quien tiene "poder" para sacudir cimientos psicológicos en una relación femdom.
Me explico: Tal y como yo lo veo nadie en su sano juicio cree realmente en la superioridad de un sexo sobre otro, sencillamente desempeñamos un roll.
Este roll que la dom, asume, con las reticencias con las que lo asumiría cualquiera, (y que además juegan en contra de la educación que desgraciadamente todavía reciben las mujeres en la sociedad aunque por fortuna cada vez en menor medida), solo el sumiso puede potenciarlo o destruirlo en función de como reaccione, puesto que la dom no deja de ser una persona, con sus inseguridades y sus miedos como cualquiera... Te imaginas el efecto que tendría en una dom, que te empezaras a descojonar ante una orden suya?? Realmente es la dom la que se pone en tus manos, ella se expone, porque la capacidad para afectarle en su autoestima la tiene el sumiso... Y solo por eso, a nivel "normal" "afectivo" o como lo quieras llamar, ya se merece mi sincera gratitud.
Resumiendo, todo es un juego, el bdsm y el femdom, y entendiéndolos como tal, como bien dices, la diferencia es que en uno priman determinadas actividades físicas, y en otro son mas psíquicas, y a su vez, la línea divisoria será más o menos marcada en función de quién lo practique.

Un abrazo y perdona por el tochazo jajaja
Alberto

Spirit dijo...

Saludos, Alberto;

Interesantes pensamientos, en los cuales coincido aunque con algún matiz;

Que el femdom pueda ser algo sexual y ya está es algo posible...aunque difícil de medir. Lo que pasa es que no creo que haya ninguna "práctica" femdom de por sí, es una actitud general que deriva en algo sexual, pero igual que el bdsm tiene una serie de prácticas el femdom como mucho tiene una serie de ritos, protocolos, etc...

Evidentemente, lo primero que ha de haber, sea en femdom o en bdsm o en estos juegos o en lo que sea, es que ambas partes se lo crean. Si una parte no se cree ni su rol ni el contrario, mal vamos. Otro día hablaremos de ello.

Un abrazo