jueves, 25 de abril de 2013

NUEVA SECCIÓN: QUÉ FUE DE...? PRIMER POST: QUÉ FUE DE...LA MARY, DEL PLACER DEL CASTIGO?


Tocaba historia del abuelo Cebolleta. Una de la que no me siento muy orgulloso, la verdad. Se resume un poco así; siendo un asqueroso veinteañero quedé con un tío a través de una revista de contactos y no me presenté. Era joven, miedoso, no estaba preparado, etc…El post se iba a llamar “Cobarde de la pradera” y, aparte de auto flagelarme, versaba sobre mundos alternativos. Es decir; ¿qué hubiera pasado si hubiera quedado con él?

No sé, igual me hubiera tratado bien, me hubiera gustado, me hubiera iniciado él y con ello hubiera conocido otro tipo de gente y vivido otras experiencias. No me arrepiento de las que he tenido, vive Dios (bueno, de alguna sí), pero...¿a qué mola jugar a los Y si….?

La cosa es que pensando en ello me dio por recordar a un tipo de gente que en su momento fueron importantes en mi peregrinar por estos mundos y a los que he perdido la pista miserablemente. No sé exactamente qué asociación hay entre el tío que dejé plantado y esto, pero intuyo que alguna.

Estas personas a veces fueron importantes porque fueron algunas amigo/as, algunas amantes, algunas simples conocido/as. Pero a veces fueron importantes por ser el detonante/derivador/ de algo.

La idea era hacer un único post con algunas de ellas, pero he empezado con la primera y me ha ocupado dos folios y pico casi sin querer. Aunque el éxito de este blog parezca hacer inválida la regla de “muy largo, no se lee”, mejor no abusar de ello y guardar el resto para otro día. Así que tenemos nueva serie o etiqueta, personas que se cruzaron conmigo, fueron importantes aunque algunas ni ellas ni yo lo sepamos y a día de hoy no sé qué habrá pasado.

Como inicialmente pretendía tener cierto orden cronológico, seguiremos así. Toca pues hablar de LA MARY. Así pues, tachán tachán, anunciamos en exclusiva la sección WHAT HAPPENED TO….

…LA MARY?

La Mary era una profesional de EL PLACER DEL CASTIGO, un gabinete en la calle Villaroel que todavía existe. Como he dicho, yo durante bastante tiempo fui con profesionales hasta que me dí cuenta que las sensaciones que buscaba no me las podían dar ellas. Normalmente iba una vez al mes y variaba de dómina y lugar por aquello de que en la variedad está el gusto. Pero cuando algún mes me encontraba alguna chapucera sin idea de lo que era el sado, antes de tener el disgusto de volver a tirar diez  mil pesetas de las de entonces (que son mucho más que 60 euros de ahora), al mes siguiente iba a lo seguro y me presentaba en ese gabinete preguntando por La Mary.

La primera vez la elegí porque era la única que había. Frase incongruente y absurda, ya lo sé. Para los que nunca hayan ido a estos sitios cabe decir que normalmente te presentan a varias chicas que hacen ese servicio y el cliente elige la que más le gusta. Nunca me sentí cómodo con ello, la verdad, pero en mi descargo he de decir que nunca tampoco he ido a ningún sitio donde se practicase el esclavismo sexual o que no hubiera chicas trabajando por decisión propia (dentro de la decisión que da la necesidad de ganarse la vida, claro). O al menos estoy bastante seguro de ello.

En fin; la cosa es que supongo que fui alguna tarde que hubiera fútbol o algo así y el gabinete estaba bajo mínimos porque pensaba que no iba a entrar ni el gato. Es lógico; ¿qué hombre va a querer follar habiendo fútbol?

Por ello, cuando entré, la madame o encargada o como se llame ese puesto me dijo que sólo estaba una chica que hacía ese servicio. Me presento tras ello a la Mary, que era un pibón de más o menos mi edad (yo tendría unos 24-25 años por entonces), morena, de pelo largo, delgada, latina de acento dulce y que bien podría trabajar de modelo en algún sitio de haber tenido algún centímetro más de altura y mejor suerte en la vida, supongo. Por ello mismo no me gustó; siempre he preferido mujeres algo más maduras, con carne y algún componente de belleza poco convencional, ese que limita con el morbo.

Pero como era joven y tenía las hormonas alteradas, me tuve que conformar con una tía buena y joven, qué le vamos a hacer.

La Mary fue toda una sorpresa. Simpática, intuitiva, perspicaz, fue la primera profesional con la que tuve buena conexión, más allá de que hiciera su trabajo con mayor o menor eficacia. La Mary lo hacía con bastante eficacia, he de decir, pero no era sólo eso.

Es decir, vamos por niveles. En esa línea más o menos ambigua que va de los gabinetes que tienen sala y servicio de sado pero que también tienen otros servicios convencionales, que son los que les dan de verdad de comer, ya es un logro encontrarte con alguien que sepa hacer un nudo o coger una fusta en condiciones. La Mary sabía, con lo cual ya ganaba enteros. Pero en  EL PLACER DEL CASTIGO ese requisito más o menos siempre se cumplía, con lo cual tampoco era una sorpresa.

Lo que la Mary transmitía era que entendía del tema y que se lo pasaba bien. Con todos los matices que queráis, claro. No dejaba de ser un trabajo y tener que contentar a un baboso que pedía cosas raras. Como siempre he sido limpio y educado, además de que cuando iba era joven estaba más delgado y menos estropeado, me gusta pensar que no era lo más desagradable que les pudiera tocar en suerte. Pero nunca lo sabré.

Lo que sí sé es que La Mary me encantó y me hizo subir un escalón más en la ruta de las sensaciones. Con la Mary me lo creí. Con la Mary me dejé llevar. Con la Mary estuve muy a gusto. Con la Mary por primera vez no sentí un sabor agridulce al salir, de haber perdido el tiempo y el dinero por satisfacer una necesidad cuya resolución siempre era frustrante. La Mary cogió las indicaciones que siempre doy/piden al iniciar la sesión al vuelo, e hizo con ellas una eficaz concatenación de sensaciones. Con la Mary fue divertido y no me sentí un cliente raro al que una chica le hacía mecánicamente una serie de rituales más o menos aprendidos.

Por lo expuesto, puede parecer que a partir de ahí siempre fui con La Mary. Pues no. Con Mary  la sesión valía la pena, pero me seguía faltando algo. Y entre ello, el morbo de cambiar, la aventura de lo nuevo, etc…seguí buscando la piedra filosofal entre las princesas de saldo y esquina, que ni eran de saldo ni trabajaban en esquinas si no que me costaban un pico de la nómina y trabajaban en sitios con relativas condiciones y garantías.

Como he dicho, iba una vez al mes a saciar mi gusanillo. En esos meses de búsqueda del santo grial, había sesiones mejores y sesiones peores. Cuando eran peores, pues salía con una rabia de mil demonios por haber tirado una pasta que me podía haber gastado en tebeos o cualesquiera otra cosa de primera necesidad. Eran otros tiempos y todos éramos ricos que follábamos por encima de nuestras posibilidades, pero aun así no dejaba de ser un proletario al que le escocían diez mil pelas menos en la cartera. Aparte, del sentimiento de frustración por ser un además de un gilipollas un bicho raro y tal. Pero esa parte ya la escribirá Freud, vamos a la historia; el mes siguiente de que me timasen, iba a lo seguro; me pasaba por ese gabinete y preguntaba  por La Mary.

Creo que estuve con ella en total unas cuatro o cinco veces. He de decir que aunque eran visitas bastante intermitentes, se acordaba de mí. No es que nos hiciéramos amigos, ni siquiera que tuviéramos cierta confianza. Pero sí que había un trato muy cordial y fluido. Si la primera sesión ya fue buena, con el desarrollo de las siguientes fueron todavía mejores. Con La Mary hice mi primera lluvia dorada, cosa que jamás creí que llegaría a hacer. Con la Mary creo que me reí por primera vez en una sesión.

Pero me seguía faltando algo. Hasta que tuve claro lo que era; que prefería que me agarrasen los huevos por el simple interés de que quien lo hiciera se mojase el coño que me los agarrasen en una mera relación mercantil, por muy buena que fuera ésta. Ha pasado mucho tiempo y tal certeza fue producto de un proceso. No puedo asegurar si La Mary tuvo algo que ver, pero supongo que algún mínimo tanto por ciento se le puede atribuir. Es decir; si con esta mujer me lo paso bien porque parece auténtica…¿qué no sería con alguien auténtico de verdad?

Supongo que fui uno de los muchos clientes más o menos conocidos que de repente dejan de ir y las profesionales nunca saben por qué. Supongo que ni siquiera hacen balance o se acuerdan de ello a no ser que entres en el grupo vip, del cual dudo que formase parte alguna, a no ser que entre tontolhabas que van una vez cada 3-4 meses. No me imagino a La Mary comentándole a ninguna compañera “oye, ese chico rubio hace tiempo que no viene” ni nada por el estilo.

Pero yo sí que me preguntó  qué habrá sido de La Mary. No he vuelto a ir a ese gabinete, así que ignoro si sigue trabajando allí. Lo dudo. Han pasado 14-15 años. Ahora tendrá alrededor de 40. Aparte de que en estos sitios cada cierto tiempo renuevan. Y, joder, 14 años es una vida.

Ignoro siquiera si sigue ejerciendo la prostitución o se ha retirado de la misma. Quizás ahora sea una madre de familia que intenta olvidar esa época. O sin dramatismos, no la intenta olvidar pero ahora está por otras cosas. Quizás esté felizmente casada, quizás con un antiguo cliente, como en Pretty Woman, y sea feliz. O con su novio de toda la vida o con un tipo que encontró en el metro.

Quizás sólo estaba de paso, ganó un dinero y con ello se volvió a su país a montar una granja de pollos. Quizás sí, sigue ejerciendo, en el mismo sitio, o en otro, y sigue siendo la chica a la que llaman cuando alguien pide un servicio especial. Espero que no le hayan ido mal las cosas, de verdad y de corazón. Que si sigue, sea porque prefiere ese trabajo que limpiar escaleras o no llegar a mileurista en una fábrica (con suerte), o porque gana una pasta gansa sin más y no tiene que dar explicaciones a nadie. Que si está casada, o soltera, o se haya hecho lesbiana, sea feliz.

Yo me acuerdo a veces de ella, si no no podría escribir tanto. No está mal para alguien con quien estuve 4-5 veces y que ni siquiera sé si Mary es su nombre real. A decir verdad, me cuesta recordar su cara, y supongo que si un día nos cruzásemos por la calle ni yo la reconocería ni ella se acordaría de mí siquiera. Quien sabe, Barcelona es muy grande pero igual lo hemos hecho y ambos hemos seguido nuestro camino. O igual me he girado a mirarle el culo, pero no lo he reconocido.

En fin, Mary, supongo que jamás leerás estas líneas. Quisiera darte las gracias porque contigo me sentí bien. Contigo recuperé un poco la autoestima, contigo sentí que valían la pena estas sensaciones raras, contigo aproveché el dinero y mejor que te lo quedases tú que no otra que no lo mereciese, contigo intuí lo mucho que este mundo del bdsm me podía dar.

Ignoro si haces, o hacías, ese trabajo con cierta repugnancia o simple resignación. No lo parecía, pero que sepas que, como con todas las profesionales con las que he estado, siempre traté que vuestra labor fuera lo más agradable posible. Siempre os traté con respeto, siempre fui amable, siempre fui limpio. Perdóname por no haber ido más veces contigo, o si en otras circunstancias no te hubieras acercado a mí ni con un palo, o si un día desaparecí como cliente sin más. Oye, Mary, que gracias, ojalá te vaya bonito.

Pues esto es sobre La Mary. Cuando hable de Mara (que no fue ninguna profesional) me echaré a llorar, de verdad. Pero no sé cuándo será eso. Lo que sí sé es que en nada y menos bedesemeniada y el finde que viene nos volvemos a ver, si Dios y la economía quieren. Hasta entonces, si pierden la fe en la humanidad recuerden que siempre quedan 254 episodios de CUENTAME en la web de televisión española para revisionar cuando quieran.

Pd: Como evidente no tengo fotos de la Mary, y de tenerlas evidentemente no las iba a poner, pongo cosillas cogidas de aquí o de allá que no tienen nada que ver, o sí, o quizás. No diría que la Mary se pareciera mucho a Clara, pero al menos ambas son morenas.

9 comentarios:

Lady Fetish dijo...

La primer vez y si ademas te sientes bien con la persona nunca se olvida.Yo recuerdo como si fuera hoy a mi primer esclavo,han pasado muchos años y muchas cosas en la vida
de los dos,pero recuerdo a la perfeccion muchos de los momentos que pase usandolo,los podria describir con pelos y señales aun pasados tanto años.
No nos vemos desde entonces,vivimos hoy en dia a 2.000 Km de distancia,pero aún asi mantenemos contacto y sabemos como nos va la vida a cada uno.
Saludos.

Spirit dijo...

Lady Fetish; se dice que quien golpea primero golpea siempre más fuerte. Es bueno tener buenas experiencias qeu se recuerdan de forma grata...

Un abrazo

espartaco dijo...

Buenas tardes spirit,

El principal problema que yo le veo a las Amas profesionales ,es que por lo visto ,hay que ir y decirles quiero esto , aquello o lo de más allá...y claro, ellas a obedecer que para eso cobran.

Es decir, que las Amas profesionales son en realidad, sumisas, (dicho sea con todo el respeto hacia ellas).


Y esto rompe todas mis fantasías y sentimientos.

Saludos.

lavacamejor dijo...

Que ternura...eres único hablando bien de ciertas mujeres. Quién sabrá por qué.

Spirit dijo...

espartaco; hombre, profesionales las hay de todas las clases. En general, una buena Dómina, de renombre y con cierto nivel, te dirá que no, que ella domina y hace la sesión según le parece porque sus clientes buscan la sensación de sentirse dominados más allá de tal o cual práctica.

Yo también respeto todo, pero te diré que no es mi caso de cuando iba. Soy catalán, así que intentaba amortizar la pela ,-) Consideraba (y considero) que ya que la sensación de dominación es producida por una relación mercantil (legítima y respetable, pero mercantil al fin y al cabo), ésta misma ya era por eso "no creible", y con ello pues ya que pagaba, aparte de la sensación de dominación pues mejor las prácticas y vestimentas que me gustan que las que no.

En todo caso el quid de la cuestión no es que una profesional sea "sumisa" porque cobre. Para mí, en el rato de la sesión se pasa muy bien, pero luego...no hay nada más. Y como lo que buscaba era la autenticidad y ese algo más, por eso dejé de ir.

Un abrazo

lavacamejor: Joaquín Sabina y yo somos así, qué le vamos a hacer...;-)

Un abrazo

Maria Nuñez dijo...

Hola Spirit,bonito relato.Y no voy a exponer mi opinión sobre el sexo de pago porque una vez ya la dí y sabes que es casi como la tuya.
Y si te arrepientes de haber perdido algunas oportunidades,pero también de algunos encuentros de tu vida,no crees que si no hubieras aceptado o no se hubieran producido,de los que te arrepientes me refiero,también hubiera sido un:Y SÍ...?Siempre hay algo de qué arrepentirse,así que para tener algo de qué arrepentirse mejor de haber porbado que no de lo contrario.
Y trabajadores de una fábrica mileurista??!!1DIME DONDE,QUE ME QUIERO IR PA`YÁ!!

Maria Nuñez dijo...

Hola Spirit,bonito relato.Y no voy a exponer mi opinión sobre el sexo de pago porque una vez ya la dí y sabes que es casi como la tuya.
Y si te arrepientes de haber perdido algunas oportunidades,pero también de algunos encuentros de tu vida,no crees que si no hubieras aceptado o no se hubieran producido,de los que te arrepientes me refiero,también hubiera sido un:Y SÍ...?Siempre hay algo de qué arrepentirse,así que para tener algo de qué arrepentirse mejor de haber porbado que no de lo contrario.
Y trabajadores de una fábrica mileurista??!!1DIME DONDE,QUE ME QUIERO IR PA`YÁ!!

Maria Nuñez dijo...

Soy María,que ya di accedido a mi otra cuenta.Perdona por haberme puesto filósofa pop,jeje.Espero que sigas contando más batallitas,no eres un cura para guardar secretos de confesión,siempre puedes hablar de las cosas omitiendo nombres

Spirit dijo...

María; pues es cierto que todo mundo alternativa genera a su vez un mundo alternativo. Ya decía Borges que en verdad no hay nada menos material que el dinero, pues estrictamente, una moneda no es más que un medio para realizar posibles futuros. Sin embargo, seguro sólo tenemos lo que vivimos, y es cierto que lo hecho, no hecho, hecho a medias o dejado de hacer generan otros y si....? Podremos con ellos.

Un abrazo