martes, 21 de abril de 2009

DE TRIBUTOS, PROSTITUCIÓN Y AUTOENGAÑOS

Hoy tengo ganas de dar caña. Así que he dicho...¿con quién me desahogo? Lo recurrente sería con pseudo-nazis soplapollas como Elisse Sutton, pero hacía tiempo que tenía ganas de lanzarles alguna collejas a unas primas lejanas que tiene; las “amas” vocacionales que hacen esto por que lo disfrutan, lo viven y lo necesitan...pero que te exigen un nada despreciable tributo para mirarte a la cara. Es decir; putas de oficio y putas en el sentido de malas personas, hablando en plata. A por ellas, oe!

Y que conste que no tengo nada en contra de las profesionales del sector, si no todo lo contrario. Ya he dicho por activa y por pasiva que durante muchos años yo iba con cenicientas de saldo y esquina (bueno, de saldo precisamente no, y de esquina tampoco, que tenían su habitación muy bien equipada), ya que era el único modo en que veía que podía satisfacer estas fantasías raras, peculiares y tal que me carcomían. Aquellos que me juzgen les ruego tengan en cuenta a la hora de dictar sentencia que no exitía internet y era muy difícil contactar con gente del ambiente. Y ruego tengan en cuenta también que me preocupa mucho que me juzgen (ejem, ejem). De las lecciones de sabiduría infinita que gracias a ello aprendí para que me fuera mejor en la vida hablé en uno de mis primeros post.

Aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid para hacer un inciso; podemos hacer todas las consideraciones morales que queráis sobre la prostitución. Yo quiero matizar que como tal me refiero a aquella persona (normalmente mujer) que DECIDE vender su cuerpo por las razones que sean. Entiendo que ninguna persona ejerce la prostitución por gusto, pero yo tampoco me levanto cada día a las 7 para ir a trabajar (o hacer ver que lo hago) por que el café de la empresa sea muy bueno. En resumen; que lo ejerce como medio para ganarse la vida pero que ha tenido cierta libertad de elección (condicionada por la vida y tal, pero vamos, espero que se me entienda).Por supuesto, mi más enérgica repulsa a la trata de blancas, el esclavismo sexual, el abuso, la coacción y demás aberraciones con las que nos desayunamos por desgracia todos los días y que para mí serían otro tema distinto. Eso no es prostitución, si no un delito miserable de quien fuerza a la mujer y quien, aún intuyendo o sabiendo que es así, accede a él.

Si yo quiero tener una relación con mi vecina, y mi vecina quiere un tebeo de Bátman que tengo repetido, no pasa nada si hacemos un intercambio de forma libre. De hecho, no creo que haya ninguna relación en la faz de la tierra que no se base en el noble principio del quid pro quo; “yo doy, tu das”.
Dicho lo cualo, también quiero matizar en este inciso que me parece absurda esta “moda” de algunos periódicos que “no admiten anuncios de prostitución” pero sí de angelicales bancos, por ejemplo, o esa moralidad de que la prostitución hace ver a las mujeres como “objeto”, como si la tele, la moda, la publicidad, etc...las presentara a todas como ingenieras nucleares, o como si ninguna mujer no usase nunca su atractivo nunca para nada, o como si yo en mi empresa no fuera “un objeto que hace tal, o un gasto dedicado a”...Prohibamos también las despedidas de soltera, las películas de Bradt Pitt y los grupos musicales para adolescentes. En fin; que si, que podemos debatir muchas cosas en este tema y otro día lo haremos. Pero a mí todas estas arengas me recuerdan al cuento aquel del tipo que le dijo al rey que estaba mal reírse del bufón de la corte por ser enano. El rey le hizo caso, y el enano se quedó sin trabajar y se murió de hambre. Otra cosa es, como diría Colen Farrell, “que nunca he dejado de tratar a una prostituta con respeto”. Pero es que con respeto hay que tratar a todo el mundo, desde el camarero de la esquina a aquel que vende klínex en el metro, nadie es superior por ejercer trabajos socialmente más aceptados. Eso ya es una cuestión de educación y de ser persona, pero no es el propósito de este blog hacer el trabajo que los padres de alguien no hicieron.No quiero divagar demasiado, así que fin del inciso.

Pues eso, decía que personalmente a mí me parece estupendo que haya profesionales, y que además las haya especializadas en el tema, aunque hace años que no soy cliente ni habitual ni esporádico.Lo que sí que me parece mal es que me vendan una cosa que no es. Y es aquí donde quiero atacar.
Por que estoy harto de ver anuncios en los que se anuncian Amas verdaderas, vocacionales, que disfrutan con estos juegos y los necesitan, pero que para conocerlas has de pagar un “tributo”. Y encima, con toda la cara, explican sin que se les escape la risa ni nada que estos mundos del bdsm son así, que el sumiso ha de pagar un tributo a la Ama para complacerla, por el mero honor de estar a su servicio y bla bla bla....
Pues no, queridas señoras. Estos mundos del bdsm no son así, y me la suda cómo los presentéis. Así es la jeta que tenéis y punto pelota. Lo que hacéis se llama “relación mercantil”, y no pasa nada por ello, pero no lo presentéis como lo que no es. Si sois putas, sois putas, y ya está. Si estáis en venta, lo estáis. No me engañéis. Si me interesa, accederé igual, pero quiero saber a lo que accedo.
Estoy hablando de “tributos” institucionalizados y como condición sine quanum. No estoy hablando de las normas de la galantería, los detalles por que apetecen y esas cosas. Creo que es obvio.

Pero bueno, igual estoy equivocado. A ver, voy a consultar el Manual del bdsm. Pues...er...curiosa contradicción; una doctrina dice que es cierto, que un buen sumiso ha de pagar un tributo a su Señora igual que los siervos dan el diezmo al Rey, la Iglesia o quien sea. No dice nada en cambio de las sumisas. ¿Por qué será? ¿No llega la igualdad a estos mundos bdsm? Lo digo por que si hay presentes en forma de tebeos de Batman igual me interesa hacerme amo....En cambio, otra doctrina establece que todo lo contrario, que un “esclavo” es una pertenencia y, como tal, es obligación del/la Dom mantenerlo. Los sumisos somos tan miserables que no tenemos ni el aire. Así, la Baronesa Von Sadiquen se encarga de dar alojamiento (la mazmorra) a su cuadra de esclavos y de darles alimentos (por que apalear un cadáver desnutrido no tiene mucha gracia), corriéndo a su cargo todos los gastos y, si acaso, recuperándolos haciéndoles que sirvan y trabajen en sus fincas a latigazo limpio. Un breve apunte; ya sabios de esa aberración llamada economía liberal (o neoliberal, como se dice ahora) establecieron que sale más barato tener un asalariado que un esclavo, por que de éste primero no te tienes que preocupar ni le tienes que mantener. Bueno....y con qué doctrina nos quedamos?

Pues...qué nos parece si nos dejamos de gilipolleces y nos quedamos con la lógica, aplicándola a este caso de esas pu...de esas “amas” que piden tributo? Por que ya hemos dicho que la literatura erótica de estos mundos es la literatura erótica de estos mundos y la realidad es la que es. Hablamos de relaciones, no de los mundos de la Baronesa Von Sadiquen, escritos por un tipo gordo con barba.

Cuando hablamos de relaciones humanas hablamos de eso, de relaciones humanas. Dos que se gustan, o atraen, o congenian, y libremente desarrollan una fantasía. Se supone que tal relación está basada en la atracción física, en el buen fill-in, etc...Si el baremo bajo el cual se establece dicha relación no es la atracción física, ni el entendimiento entre personas, ni lo agradable/ interesante que resulta el uno al otro, etc...si no que se limita a que una de las partes diga; “eres feo, antipático, torpe, idiota, tus aficiones no me interesan, me aburres cuando hablas de Batman, no estaría en el mismo sistema solar que tu ni de coña, pero como me vas a pagar el tributo acordado te admito como sumiso mío y si encima me das propina me da igual incluso que huelas mal”, pues..hombre, vemos que los cimientos de la relación pueden ser más sólidos que el físico o el fill-in, pero no sé si “la nota de corte” o el filtro para acceder a ello es algo muy noble.

Pero hay más. En una relación humana queremos eso, humanidad. Si yo tengo un problema o algo me inquieta en, por ejemplo, el trabajo, lo normal es que hable de ello con quien comparto mi intimidad. Pero si llamo a una de estas supuestas amas para hablar de ello y me dice “hoy no toca, ya sabes que nos vemos los martes de 17 a 18,30, ahí me cuentas lo que quieras, te aguantas tu pesar hasta esa fecha”, pues hombre, vaya leches.

Y una relación se acaba cuando...yo qué se. Cuando se acaba el amor, cuando a pesar del amor la convivencia es insoportable, cuando alguno de los dos hace algún acto imperdonable o no perdonado, cuando la pasión deja paso al aburrimiento, cuando el más bajo de la pareja es un idiota...cuando sea. Pero que una relación se acabe cuando el tributo que toca se posterga con un “oye, que ido esta mañana a trabajar a la empresa y había cerrado por esto de la crisis, te hago un vale y cuando cobre del fondo de garantía salarial...(frase no acabada al oírse colgar el teléfono)”...

Pero bueno, yo es que casi no me creo que esté perdiendo tiempo y espacio, pese a mi facilidad para enrollarme, hablando de las diferencias entre una relación “con tributo” y otra “sin tributo”. Me parece tan obvio que no sé por qué insisto en ello.
En lo que quería cargar las tintas es en que me revienta leer anuncios de “Ama busca sumiso serio y solvente que acceda a todos mis caprichos. Abstenerse asquerosos mileuristas (verídico)” no en la colunma de relax del períodico si no en los anuncios de contactos entre afines “normales”. Lo que me jode es que te coman el coco con el pago de un tributo por que “es lo que debes hacer según las normas del bdsm” cuando creo que las normas del bdsm dicen que lo que hay que hacer es disfrutar libremente de una fantasía. Lo que me hace hervir la sangre es que haya engaño, que se intente maquillar lo que es una cosa para hacerlo pasar por otra. Como siempre, me fastidia el interés. Y, más que el interés, me fastidia que este no se presente de forma honesta siquiera.
No obstante, creo que ya somos todos mayorcitos para caer en estas cosas, no? Bueno, puede que pesquen a algún despistado, o desinformado, o alguien que se inicie y no lo tenga claro del todo, pero vamos, creo que cuando a la gente le tocas la cartera ya piensa un poco, aunque sea por pura necesidad. Así que me he parado a pensar...¿para qué tanta historia, si, como diría Lenin, la realidad es tozuda?

He llegado a la conclusión de que quienes acceden a este tipo de servicios en este tipo de condiciones lo que en verdad quieren, al menos la mayoría de las veces, es creer que tienen una Ama de verdad. Es decir; se autoengañan. No admiten (o se resisten a hacerlo) que lo que tienen es una relación mercantil sin más. Quieren darle un barniz de autenticidad por que...bueno, pues no sé exactamente por qué. Puede ser que necesiten el “teatrillo” de sentirse pertenecidos y eso es un poco difícil si admiten que estás con una profesional pura y dura. Así que aceptan la historia del tributo y tal para autoengañarse. Puede ser que ésto sea lo más parecido a una Ama de verdad que puedan encontrar o estén dispuestos a asumir y hay que maquillar la relación. Es mejor decir “pertenezco a tal Ama y le pago un tributo” que “tengo una relación con una puta que satisface medio medio mis fantasías previo pago de petromortadelos contantes y sonantes”. Parece ser, incluso, que hay gente que disfruta dando dinero a una Dominante como el colmo de la humillación (lo que se llama un “financial slave”). Hay varias páginas de internet dedicadas a esta tontería, que por supuesto no voy a poner aquí.

Vaya leches. Yo despotricando a diestro y siniestro contra estas supuestas señoras y resulta que, escarbando un poco, en verdad puede que sea el sumiso quien lo prefiera así. En este caso, si no hay engaño, pues oye...es muy legítimo todo este teatrillo. Cada uno acepta lo que quiere.

Personalmente, me parece un error. Primero por que me sale mi vena catalana; si pago por un servicio lo que quiero es, como cliente, exigir en la medida de lo acordado. Es decir; cuando iba con profesionales, pedía que me realizasen la fantasía que en ese momento me apetecía, y si me contestaba algo del tipo “pues botas altas no tengo, pero podemos apañarnos con unas alpargatas de franela” colgaba y llamaba a otra, pues ya que me gastaba diez pelas de las de entonces las quería amortizar lo mejor posible. Si no es una relación de entrega, sentida, al menos disfrutemos con las sensaciones físicas. Lo que no podemos hacer es basarnos en el teatrillo del barniz de verosimilitud para no obtener ni una cosa ni otra.

En segundo lugar, por que me parece “autoengañarse”. Si no se tiene una relación dom/sum, pues no se tiene. Jode, no te digo que no. Pero si no la encontramos, o si no estamos dispuestos a asumirla, o lo que sea, no hagamos pasar por real algo que sabemos que no lo es. No seamos James Stiguard intentando transformar a Kin Novak en su novia muerta.

Lo ideal en estos mundos es conocer gente afín con quien desarrollar libremente nuestras fantasías. No significa eso una dominación a la carta. Pero sí que haya un fill-in donde crecer y explorar este fascinante mundo y a sus personas. Lo bonito del bdsm es la entrega, en una doble dirección. Hoy en día hay bastantes medios para poder conseguirlo. No significa que sea fácil, ninguna relación lo es, pero solo hay una forma segura de dar en el clavo, y es dando ciento en la herradura. Quizás buscamos mitos en vez de personas. No sé. Pero lo que sí se es que sustituir la magia por un barniz de autoengaño puede resultar vacío. En todo caso, cada cual es muy libre de hacer lo que considere, que ni tengo la verdad absoluta ni pretendo tenerla.

En fin; como siempre, que cada uno haga lo que considere mientras no haya engaño por ninguna de las partes y, por supuesto, que cada uno busque la felicidad de la mejor forma que pueda o le dejen. ¿Quién soy para juzgar?

Tengan cuidado ahí fuera y sean buenos o malos en su justa medida.

15 comentarios:

AGUASANTA dijo...

MUY BUENA TU ENTRADA DE HOY,ME LA HE LEIDO ENTERITA..Y ESTOY DE ACUERDO CON LAS COSAS QUE DICES.UN SALUDO.

Claudie dijo...

Estoy contigo. En esas "relaciones" de tributos y regalos, NO HAY RELACIÓN, si dejáis de pagar se acaba todo. No os pongáis una venda en los ojos, no os dejéis engañar, si os quieren por vuestro dinero, no os quieren a vosotros. Pueden abusar de vuestros sentimientos y de vuestra entrega.

De todos modos a veces es el propio interesado el que no se da cuenta. He conocido personalmente un caso en el que parecía que de verdad había algo, por como se trataban, por como estaba ella de pendiente. Pero en realidad sólo era una forma de asegurarse los ingresos. Digamos que se lo curraba un poco más que otras, y era menos evidente. Él no pudo seguir un tiempo, estaba dudoso y lo dejaron. Al cabo de un par de meses se arrepintió y cuando quiso volver con ella, ¡le cobró los retrasos!... Y aún así duda de si es relación o no.

Y desde fuera hay tan poco que se pueda hacer. Porque avisas y avisas y como si nada :(

También he conocido el caso de un hombre cuya sumisa le iba a pagar el alquiler indefinidamente.

No sé, mezclar dinero con estas cosas me parece muy mala idea... Y más con ese "sí, pero no". Si es una relacion claramente comercial, pues oye, estupendo, todo claro.

Pero es lo que tú dices, que no den gato or liebre.

Laura dijo...

Hace año y medio aproximadamente decidimos (mi chico y yo) que yo explorara mi parte sádica. Así que me puse a buscar sumiso. Sólo quería que fuera buena persona y masoca. Lo demás (edad, físico) me daba un poco igual.

Tuvimos varias sesiones, hablábamos por msn, todo super bien. Unos días antes de nuestra siguiente sesión le pedí que me diera una sorpresa.
El mismo día de la sesión me llama y me dice que no va a ir sin darme más explicaciones. Al final se arrepiente y aparece por mi casa.

Le pregunté si pasaba algo, y me dijo que no le había parecido bien que le pidiera un regalo, que ya había estado con Amas que, al final, lo único que querían de él eran regalos, "tributos" y demás lindezas.
Yo me quedé a cuadros, claro. Cuando me referí a una sorpresa era algo más... bueno, una flor, o que se depilara entero, un calzoncillo más fetish... Vamos, cosas normales.

Pero claro, aquel hombre había andado con estas supuestas amitas de tributos, y no supo distinguir. Aún así se vió en la obligación de regalarnos una máscara de cuero. Supongo que es complicado actuar fuera de lo aprendido, aún que él nos dijo que era lo mínimo que podía hacer: nosotros poníamos la casa y todos los juguetes...

Vamos, que esto del tributo es algo de lo más normal entre los pobres sumisos...

LauraM.

Frankie dijo...

No sé, Spirit, pero te adentras caminando por el filo del peligro. Algunas de estas mujeres (¿y hombres también? que hacen negocio podrían ver mermados sus ingresos debido a que sus víctimas potenciales te leen y deciden hacerte caso.

Ahora planteate una cosa y es que podría darse el caso de que estuvieran conchavadas con alguna mafia del este de Europa o así.
Lo siguiente que puede pasar es que recibas la llamada de un tal Macarrescu o similar, diciéndote "Spirita, boniato, yo mata implacable", ja, ja, y ya sabes, a correr o te aplican una sesión de delicias eslavas.

Pero la mayoría serán solamente oportunistas hábiles que han entendido muy claramente una gran verdad: un tonto y su dinero nunca permanecen mucho tiempo juntos.

Por lo tanto, por toda esa notable labor educativa de tontolabas que realizas en el blog, te propongo para la medalla al Sumiso Vigilante.

Ah, y toma nota de que ahora quien estaba dando consejitos aquí es Claudie, así que le devuelves la bronca que me echó a mí en su blog :))

Claudie dijo...

0_o no compares, niño.

:P :p :P :p

Spirit dijo...

Saludos a todos;

AGUASANTA; Pues gracias por tu comentario...y por haber leído toda la entrada, que ya tiene mérito :-)

Claudie; efectivamente, NO hay una RELACIÓN, al menos como tal, y creo que está clarísimo. Yo también me asombro de cómo haya alguien que pueda dudarlo, más si ha de soltar cada "x" tiempo los petromortadelos. Pero es cierto que hay profesionales que saben "currárselo" muy bien y embaucar, y crear un "sí pero no" de difusidad variable.

Personalmente, yo a los 20 años o así contesté el anuncio de un períodico donde se anunciaba una Dómina. Muy amablemente, al verme (u oirme, que fue todo por teléfono) todo un pimpollo me explicó muy amablemente el tema del tributo y todo eso, presentándomelo como que estos mundos eran así y tal. Por aquel entonces mi única fuente de ingresos eran las monedas que le robaba a mi madre del monedero, así que tuve que irme triste y abatido y declinar la oferta. Alguna ventaja ha de tener ser pobre de solemnidad. Pero te aseguro que si llego a tener diez petromortadelos pico como el gilipollas que era/ soy.

Por cierto...¿sabes el teléfono de esa sumisa que pagaba el alquiler indefinidamente? Es que...er...Amo Sporit estaría interesado en conocerla.

LauraM; te he contestado sobre tu futura visita a Barcelona, espero tu e-mail para concretar. Lo de esa vertiente sádica tuya me ha gustado mucho, por cierto ;-)

Yo creo que los sumisos, especialmente los de la era pre- internet, tenemos un bloqueo cultural. Durante milenios esto de encontrarse con una Ama era más una leyenda urbana que otra cosa. Y entonces, claro, tiras de cartera y así durante años, y luego vas y descubres internet y gente y tal y ves que, efectivamente, hay mujeres que tienen fantasías y que bla bla bla....pero tienes un reducto de esos años de penuria que te afecta, ya ves. Aparte, claro, que mucha aprovechada pulula por estos mundos (y aprovechado), pero eso es otra historia...una historia que no siempre es fácil desvincular con el mundo amateur.

Frankie; ostias, estoy tan acostumbrado a que pasen de mí y no me hagan caso que no me había planteado esa posibilidad...y si le enciendo la bombilla a algún sumiso y le jodo el negocio a un grupo de Amas que luego se quiere vengar?

Por que sería muy jodido que me pillasen esas Amas en el callejón solitario por el que paso todos los domingos a las diez, repito, todos los domingos a las diez, en un callejón solitario sin testigos, donde incluso me quedo un rato o paseo de arriba abajo, repito, a las diez todos los domingos, y me raptasen y me diesen fustigazos y torturas y esas cosas por bocazas.

Gracias por la propuesta de la medalla al sumiso vigilante, yo siempre intentando hacer el bien. Claro que si alguna Dómina me quiere sobornar con alguna sesión para que haga un escrito contrario alabando el tributo, que sepan que yo me vendo fácilmente.

Yo no echo broncas a nadie, hombre, y menos a Claudie que luego me reta a no se qué de esgrima y encima no me contesta en su blog. Además, el consejo este está muy bien, aunque me ha gustado más la frase tuya; "un tonto y su dinero nunca permanecen juntos mucho tiempo"

Un abrazo a todos.

maria dijo...

Jajajaja, espera que acabo de reírme y luego te comento.

Yo planteo lo siguiente, no dudo que las auto-mal-denominadas Amas que basan la relación con un sumiso a cambio de un cheque bancario den mucha rabia para los que practicamos esto del bdsm, a todas luces es un tipo fino de prostitución, pero supongo (en esto no tengo ni estadísticas ni he leído ningún análisis) que el número de "Amas" que funcionan así es un porcentaje mínimo con respecto al número de Amas-dominantes-serias-practicantes de un bdsm correcto.

Lo que no entiendo del todo es que no se especifique que este tipo de personajes son un pequeño porcentaje, igual que existe un pequeño porcentaje de Amos que se autodenominan así y diossanto la pena que dan.

¿Sabes?, es posible que muchas veces se confunda la pasión que tenemos las mujeres porque nos hagan un regalito, (no digo un yate, digo un regalito tipo una flor o un libro o algo que nos indique que nuestra pareja se acordó de nosotros), con el sentimiento de que somos unas interesadas, y es posible que mas de un Ama confunda su alegría por recibir un presente, con una obligación por parte de su sumiso. Pero supongo, o quiero suponer, que estamos hablando de un pequeñísimo número de gente que funciona así.

El resto, Amas, no Amas, sumisas o no, intentamos convivir con el otro sexo sin tanto interés monetario, que por algo trabajamos la gran mayoría.

Un beso.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

María; Uno de los males de la humanidad en general y de los sumisos en particular es la desproporción de mujeres dominantes respecto al número de sumisos. Desproporción que está cambiando para bien en estos últimos tiempos, cabe añadir, y de la que hice un (nada) humilde escrito en los albores de este blog (¿existen las Amas o son una leyenda urbana?). Alguna me podrá contestar que tampoco es cierto que haya tantos sumisos, ya que lo que en verdad hay son salidos morbosos que huyen al ver una fusta. Bueno, es verdad, pero eso es otra cuestión.

Efectivamente, si de algo puedo presumir yo es que he conocido a mucha gente en estos mundos y que todos están en ellos por pura afición. Así que, efectivamente, creo que Amas profesionales, interesadas, Amos capullos, sumisos/as subnormales, etc...son una minoría en relación al sumun de gente sana, maja (con sus defectos, miserias e imperfecciones, por supuesto) que circula por estos mundos.

No obstante, es también triste verdad que en base a la cuestión cultural que hablaba antes, ligada a esa desproporción histórica, se cuelan con mucha facilidad Amas profesionales o interesadas que hacen pasar una cosa por lo que no es. De ahí mi escrito, simplemente haciendo un llamamiento a que no den gato por liebre en base a una necesidad.

Creo que todos somos ya mayorcitos para distinguir el tener "detalles afectivos, normas de la galantería, regalos sorpresa que incentivan la relación, etc.." de tributos institucionalizados y como condición sine quanum. Los detalles es algo bonito y salen del alma. Los tributos son algo obsceno que salen, simplemente, de la cartera.

Un abrazo

dulce sumisa dijo...

Hola cielo, gracias por tu comentario en mi blog, eres muy amable, aqui vengo a saludarte, y bueno ya de paso en mi opinión pues diré que cuando las relaciones llevan consigo algún tipo de interés ya creo que dejan de ser relaciones para convertirse en negocio puro y duro.
Besitos ****

Spirit dijo...

Dulce sumisa;

Un placer haber paseado por tu blog, espero que te animes y lo cuides. Gracias por tu visión del tema, con la cual coincido. Ya sabes, esta es tu casa para cuando quieras.

Un abrazo

Lilith dijo...

Que te digo espirit, las chavas prostis, pues son profesionales, ante todo venden una fantasía, y pues si un cuate va y paga ya sabe generalmente a lo que le tira, digo si eres un jovencito de 16 años quiza no sepas el rollo, pero ya los weyes de 30 y mas, se hacen pendejos, con eso del tributo, saben que las chavas son prostitutas que están allí por el varo, que sin lana no hay diversión.

Suena cruel, pero pues ellos también ya saben a lo que le tiran, también hay hombres que les gusta sentirse humillados y golpeados hasta en la cartera, disfrutan prácticamente dejarse exprimir económicamente, quiza porque en su mente, el dinero es un símbolo de poder, de pertenencia, y es su manera de querer entregarse.

Esto no solo pasa entre los sumisos, en la vida cotidiana, muchos maridos le dan la quincena integra a su mujer, ellos no controlan su dinero, les gusta que otro lo controle por ellos, también hay tipos que por soportar a una mujer o practica, lo dan todo $$$$

Con esto del dinero pasa lo mismo que con la violencia que es real, una cosa es un juego y pasarla bien, otra tener una relación destructiva, cero amor propio, y dejarte pisar, y aparte de todo que te exploten económicamente.

Desgraciadamente si hay sumisos y sumisas que en ocaciones tienen que pedir prestado para comer, para ir al medico, o les cortan la luz, el gas, el agua, por estar dándole dinero a un cabron o cabrona, y eso ya no es sumisión es una terrible codependencia emocional. Con esto del varo caemos en lo de siempre, ¿hasta donde es juego y fantasía, disfrute y gozo?

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Lilith; pues aparte del dibujo, veo que has creado un nuevo blog y fusionado los otros...o al menos no los encuentro...¿que has hecho, cielo?

En principio, no me parece mal que haya sexo de pago, como no me parece mal que todo se pueda comprar y vender en esta vida. Lo que me parece mal es el engaño; quiero saber cúando estoy comprando y cuando tengo algo que no tiene precio. Simplemente.

Es verdad que el sexo de pago tiene ese peligro; genera una adicción que hace que la gente sólo piense en gastárselo todo en putas. No conozco casos, pero he leído artículos sobre ellos y me parece un verdadero drama.

Otra cosa, claro, son los financial slaves, que considero la tontería más grande jamás leída. Dar dinero por el placer de ser humillado mientras la Dómina se lo gasta en tus narices. Con lo que cuesta ganarlo, cachislamar, y se va a desperdiciar sin apenas una mamada...

Ah, y la mujer siempre ha administrado el dinero en las familias, que se lo pregunten a mi padre, si no...

En fin; un placer, como siempre, tenerte por aquí, y espero que pase pronto la pandemia esta que asola México.

Un abrazo

Gemma dijo...

:) Una entrada entretenida, aunque siendo sincera, tampoco has cargao tanto contra nadie eh, ha quedado flojillo eso.

Un beso y un placer leerte.

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

hola spirit, por un rato no visitare estoy lares, gracias por ser parte de mi blogosfera particular, espero pases por mi blog.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Gemma; saluts, dona invisible;

Pues sip, creo que mucha tontería y tal, pero a la hora de la verdad no se carga contra nadie ni me meto con nadie,...cachislamar, me estaré haciendo viejo. Aunque en el escrito de esta semana sí que reparto algún que otro palo. Un placer encontrarte por aquí, bienvenida.

Lilith; pues espero que no te haya pasado nada malo y estés bien. He pasado por tu blog, (que, por cierto, no has respondido sobre qué has hecho con los otros) y ahora presto vuelvo a pasar. Nada, vuelve cuando quieras, pero sobre todo cuídate y se feliz.

Un abrazo.