jueves, 2 de abril de 2009

UNAS NADA HUMILDES PINCELADAS SOBRE ESA COSA TAN PASADA DE MODA LLAMADA RESPONSABILIDAD

Quienes se quejan de cómo rebota la pelota, deberían aprender a golpearla” (oído o leído por ahí)

Como todo el mundo sabe, en los clásicos se encierra toda la sabiduría universal. No, no me refiero a Homero, Chespir y demás literatos de tres al cuarto. Me refiero a las grandes Obras de verdad, aquellas que curten y marcan. En este caso concreto, a Peter Parker, the spectacular Spiderman. Por que si hay algo que tenemos grabado a fuego los lectores de tal magna obra es que... un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Hoy hablaremos un poco de lo que puede significar esa palabra en este mundo de locos y pervertidos, por supuesto manipulando lo que haya que manipular;

Antes que nada, me remito a este post del amigo Gusano, que abordó el tema de la psicología del Ama y toca temas abyacentes en este nada humilde escrito, por supuesto él mucho mejor y más breve, pero yo con paridas malas a tuti plen;

Con la venía;

Para jugar a estos juegos tenemos látigos, pinzas, cadenas, etc....Estas cosas son OBJETOS. Pero hay algo imprescindible que no puede faltar; (al menos) un Dom y (al menos) un Sum. Esto son PERSONAS, y se diferencian de los objetos, entre otras cosas, en que PIENSAN Y SIENTEN. Algunos más que otros, vale, pero en general son/ somos seres humanos con miedos, deseos y demás cosillas sin importancia.

En la mitología erótica de estos mundos el/la sumiso/a es alguien a quien educar, adoctrinar, amoldar y apalear por encima de sus deseos y pensamientos. Adquiere la categoría de objeto. Y leemos como Elise Sutton encierra en la jaula a su marido por haber fregado mal un plato y le castiga con otro milenio de abstinencia sexual y nos ponemos como burros y tan contentos. Pero todo aquel Amo/a que viva estos mundos más allá de una sesión donde pasarlo bien (sin que ello sea malo) sabe que esto es más falso que las tetas de LA VENENO;

Estamos hablando de personas y con las personas hay que tener cuidado.

Partimos de que el Dominante es la parte “activa” de una relación. Para bien o para mal, lleva el peso y la iniciativa. Luego volvemos sobre ello. Pero de entrada vamos a cargar las tintas en él, que para eso he dicho que manipularemos lo necesario y más alla;

Ya sabemos que el Dom ha de tener un cuidado FÍSICO, que esto de golpear como y donde no se debe puede tener sus consecuencias. Los sumisos nos dejamos hacer, que trabajen ellos. Sólo con esto ya cubriríamos el cupo de responsabilidad, pero no es de esto de lo que quiero hablar, así que lo damos por supuesto, como el valor en la mili, y pasamos a lo que nos/me interesa; la responsabilidad mental o psicológica.

Como no hay nada tan simple que no se pueda complicar, vamos por parte y paso a paso;

Como hemos visto en un post de por ahí, se establece un vínculo entre Dominante y dominado. El sumiso/a deja entrar a una persona en muchos aspectos de su vida e intimidad. Hablamos de relaciones bdsm con cierta seriedad y prolongadas, no de alegrías para el cuerpo (que también están bien). Y hay una predisposición a que la parte dominante haga algo con esa parcela que se le ofrece. ¿Y qué puede hacer?

Puede, por supuesto, golpear, ordenar, adoctrinar y esas cosas. Puede hacer esas prácticas de locos y pervertidos que nos ponen como burros, y atarnos, escupirnos, ponernos el culo rojo y travestisnos en putas. Puede mandar un milenio de abstinencia sexual por fregar mal un plato. Pero haga lo que haga, está elaborando una fantasía en base a una parcela de poder.

Este poder, si la relación es seria y contínua, se va transformando en un poder intangible pero intenso. Casi real. Nos creemos pertenecidos, lo sentimos. ¿Es esto absurdo? Si no has llorado con la muerte de Chanquete, es que no tienes corazón. Pues que sepas que Chanquete era un actor llamado Antonio Ferrandis que vivió muchos años y el puto barco donde murió un decorado cutre. Así que ahora díme que una ficción no puede ser más creible que una realidad.

A lo que íbamos; con ese poder se puede hacer algo bello y útil o algo estúpido y desagradable.

El ejemplo más extendido de ésto último es cuando la parte dominante mutila la autoestima del sumiso/a. No estamos hablando de practicar la humillación como juego sexual (algo que a algunos pervertidos, entre los que me encuentro, nos pone como motos), si no de aprovechar esta relación desigual para “despreciar” al sumiso como persona, no reconocerle méritos, tratarle con indiferencia y socabar su seguridad. Total, sumisos hay más que nada en este mundo, salvo quizás insectos. El desprecio, los malos modos. La ausencia de magia. Los reproches constantes. El mal humor, el despotismo. El no ayudar a crecer, el no compartir. El intentar hundir a la persona de forma gratuita en base a un supuesto poder.

Ilustraré mejor lo que quiero decir con un ejemplo real que me contaron, aunque un poco extremo. No conozco a los protagonistas ni se nada de ellos. Solo trasmito lo que he oído;

Hubo una mujer que se entregó a un Amo. La mujer no tenía ni muchos conocimientos de bdsm ni mucha experiencia. Quizás, y esto lo imagino yo, que igual se sentía un poco sola o necesitaba amar. La cosa es que este Amo le habló de la entrega, de la pertenencia y de la sumisión. Confiaba en él y le creyó.
En una sesión la dilataron hasta hacerla sangrar. Ella lo pasó mal, pero el tipo no paró. Disfrutó con su dolor. Al día siguiente tuvo la regla. El hombre le echó bronca por ello y ella se derrumbó. Había fallado a su Amo y se sentía mal, una completa inútil.

Por supuesto que tengo una visión de este suceso en la cual la sumisa no sale bien parada por imbécil. Pero de eso hablaremos luego. Lo que quiero dar a entender es que una relación bdsm llevada con rigor provoca el deseo constante de “complacer” por parte del sumiso/a, y ese deseo puede ser usado de forma egoísta, mezquina y, si no se tiene cuidado, socabar la autoestima. A eso lo sumamos junto con constantes broncas o desprecios o amenazas o distanciamiento o friadad o castigos o enfados o insultos delosquenonosgustan o lo que sea y tenemos un cóctel molotov de autodestrucción. No nos provoca placer, nos provoca stres. Y lo que es bello y mágico deviene algo insano y frustrante. Para esta mierda no practico bdsm, la verdad, simplemente tengo un matrimonio normal.

Pero como este es un blog de gente sana y positiva, vayamos ahora a por la botella medio llena, y a poder ser de cerveza voll damm.

Utilicemos este poder para el bien, como Supermán.

Para empezar, yo creo que ya es positivo practicar estas fantasías. Primero por que practicar sexo siempre es bueno, que lo dice el abuelo de saber vivir, y segundo por que estas cosas de locos y pervertidos nos generan frustración si no las sacamos, ya que son marginales y difíciles. Por eso, cuando encontramos alguien con quien practicarlas, nos liberamos el doble. Muchos sumisos/as han subido su autoestima sólo por el hecho de poder desarrollar algo que les carcomía. Somos más felices. Y la felicidad irradia felicidad, nos vuelve positivos, predispuestos y con mejores condiciones de afrontarlo todo. Una persona alegre y positiva siempre tendrá medias batallas ganadas de antemano en la vida.

Pero a lo que quiero llegar es que la misma parcela de poder que sirve para jodernos puede servir para ir creciendo. Un dominante que tenga la suficiente psicología para manajar a su sum podrá sacar lo mejor de él. Y no sólo le hará sentirse bien por que se ha corrido (o no), si no por que sabe que es alguien importante. Si transmite que le valora, aunque le pegue, le escupa, le ate y le encule (curiosa contradicción, verdad?) el vínculo será más fuerte. Y la entrega más completa. Y si encima lo “reconduce” a aspectos positivos, por mucho morbo, dureza y adoctrinanmiento en que se enmascare, mucho mejor. Hay que incentivar, ilusionar, emocionar.
Pero hay más. Se dice que lo que más necesitamos en esta vida es a alguien que nos obligue a hacer lo que sabemos. Un dominante inteligente sabrá “aprovechar” la parcela de poder que hemos hablado para potenciar aspectos de su sumi positivos. Pondré otro ejemplo chorra, este inventado, para explicarme mejor;

Puede pasar que a un sumiso/a le vaya mal en el trabajo por que se queda dormido cada día. El Dom puede decir “es tu problema” o puede utilizar su “vínculo mental”, su poder, para, a través del juego, “obligar” a ese sumiso a levantarse a la hora y no perder el autobús. Igual al sumiso le incentiva más complacer a su dom que el hecho de que el jefe le despida.

Hemos hablado de la responsabilidad del Dom con el rollo de que es la parte activa y tal. Ahora bien; ¿el sumiso no tiene responsabilidad?

Por supuesto que no; los sumisos somos seres indefensos, casi angelicales, que estamos para servir y adorar y que simplemente nos dejamos hacer, guiados por los caprichosos designios de la ingrata fortuna.

Bueno, ahora que no nos oye nadie;

Desplazando la responsabilidad de la relación en un solo bando parece que estemos considerando que los Dominantes son Dioses más allá del bien y del mal provistos de sabiduría infinita cuyos seguros actos nos conducen a planos mayores. Pero eso no es cierto. Yo mismo me he puesto unas mayúsculas y he seguido siendo el mismo pardillo de siempre . Un/a Dominante es una persona, por mucho que se mitifique en chats y foros, y como tal también PIENSA Y SIENTE. Y a veces sus pensamientos no son éticos, como hemos visto en el caso del amo este capullo, y a veces sus sentimientos incluyen cosas como la inseguridad y el miedo. Chanquete se levanta de la cama y Antonio Ferrandis dice “esta toma ha salido mal, necesito un cigarrillo”.

El sumiso/a, como persona, tiene la misma responsabilidad que el dominante; de ser ético y honesto en la relación (aquí alguna persona puede saltar diciendo que yo soy un capullo, pero no estamos hablando de mí), tiene la responsabilidad de “romper la cuarta pared” si ésta relación se reconduce por derroteros poco gratos o insanos (caso de la sumisa del ejemplo, que se debería haber transformado en el increible Hulk y salir por patas de esa dilatación), tiene la responsabilidad de pensar por sí mismo lo que está bien, lo que está mal, lo que le incentiva y lo que le es grato, tiene la responsablidad de no dejarse llevar como si fuera un deficiente mental y también tiene la responsabilidad de trabajar la fantasía con los medios que tiene de forma que sea algo bello para ambos practicantes, por encima de roles y rollos, subiendo la autoestima del dominante con su entrega y gratitud.

Si se reconduce así, el bdsm puede ser un medio MÁS INTENSO de crecimiento para ambos y puede ser algo mágico que además tiene los canales para transformar la fantasía en algo útil. Si no, pues nos limitamos a leer como la Baronesa Von Sadiquen desgarra a latigazos la piel de su cuadra de esclavos por que ha perdido una pulsera y luego los encierra en la mazmorra, y nos hacemos nuestra correspondiente gayarda de óscar de Hollywood y yupi yupi yaya. (Que viene a ser lo mismo que escribe Elisse Sutton, pero maquillándolo de ideología femdom) Que tampoco está nada mal eso, pero bueno, cada cosa tiene su momento.


Hay gente constructiva y hay gente destructiva. El fin, sea en el rol que sea y en el tipo de relación que sea, es encontrar gente del primer grupo y alejarnos del segundo.

Este es uno de esos escritos que se me ha escapado de las manos, la verdad. La idea inicial era sólo hablar de la responsabilidad del Dom para cargar las tintas en algunas cosillas que mezquinamente me interesaban, pero bueno, hemos hablado un poco de todo más ampliamente, lo que tampoco está mal.

La semana que viene, tengo dos dudas; o bien aprovechando que es semana santa me marco un rollo sobre bdsm y religión, que algún esbozo ya hemos hecho, o bien paso de tó y pongo el post sobre la revista TACONES ALTOS.

Hasta entonces tengan cuidado ahí fuera y sean buenos o malos en su justa medida.

Spirit de Zoe

8 comentarios:

Claudie dijo...

Estoy contigo en todo, absolutamente. Y te digo que me alegro que hayas sacado el tema de la responsabilidad del sumiso. Muchas veces es que, con perdón, pareceis tontos!! Si una relación no va bien, pues salid de ella, es que no entiendo qué te puede unir a una persona que no te hace bien, que no te cuida y que te desprecia. Eso no es BDSM, ni Ds, ni siquiera SM, eso es maltrato. Y nadie está aquí para aguantar, estamos para disfutar.
Vale, es un poco complejo para alguien desde fuera quizá distinguir entre algo consensuado que nos hace felices y el maltrato. Pero desde dentro tenemos que verlo, y sobre todo lo sentimos ¿O no?.
Responsabilidad, en primer lugar para el dominante, y en segundo, pero no menos importante, para el sumiso.
Besos (he hecho bien en pasarme el jueves esta vez) :D

Spirit dijo...

Saludos;

Claudie, has sido la primera y más madrugadora, apenas tres cuartos de hora en poner el comentario entre que he colgado el post. Gracias por ello.

Yo tengo muy claro que el sumiso/a tiene la libertad de elección (igual que el dom) y tiene el derecho y el deber de salir por patas de una relación si ésta deviene insana o no le compensa. Pero ten en cuenta que no siempre todo el mundo tiene tan claro esto del bdsm. A veces es un proceso y cuesta distinguir por que, oye, las formas ocultan el fondo y se tiene la impresión de que esto del desprecio va con estos mundos, por que nos gusta la humillación, no? (y no, no tiene nada que ver). O a veces se busca otra cosa, el tener a alguien, el amor, y se hace pasar por bdsm y se aguantan carros y carretas por "complacer" y tener una pareja. O como es difícil encontrar Ama (supuestamente) hay que joderse con lo que se ha podido conseguir, mejor eso que nada (que no estoy de acuerdo, mejor nada que estar mal). O a lo mejor es que hay mucha literatura y no son ciertos ciertos escritos que circulan por el proceloso mar de la red donde se dice lo mucho que se entrega tal por encima de su propio placer. O qué se yo, yo qué se.

Sólo se que estoy en esto para que me emocionen y sorprendan, para sorprender y emocionar, para hacer algo bello y útil de este juego de locos y pervertidos y que nuestro deber es ser cada día algo mejores con las herramientas que tenemos.

Un besazo.

Spirit de Zoe

Claudie dijo...

No, si yo conozco casos también, algunos para llevarse las manos a la cabeza. Por eso escribí un post sobre eso en su día, espero que no te importe que ponga la direccion http://laultimacereza.blogspot.com/2008/11/de-la-responsabilidad-compartida.html

Pero aunque a alguien le pueda costar distinguir, pueda creer que eso forme parte de estas relaciones ¿no crees que basta con que no te sientas bien para dejarlo? Incluso si se tratara de BDSM y no te sientes bien con lo que te hacen! se sale de ahí. Y más cuando ponen en riesgo tu salud.

En fin, que ni el amor, ni el BDSM está para que aguantemos, y en serio, no sabes lo que me alegro que se hable de ello.

Porque en muchos foros he tenido además que leer a sumisos-víctimas, quejándose de las barbaridades que les han hecho.

Y yo siempre digo dos cosas:

Primero, si de verdad te han hecho barbaridades, si no era algo consensuado, ve a denunciarlo. Porque en la red se da algo muy común: ¿Ha pasado algo que ha hecho que una relación acabe mal? Pues me vengo poniéndote verde delante de la comunidad. ¿Odio a alguien? Pues me invento o exagero cosas que ha hecho.
Y esto, tú lo sabes, es un patio de vecinos.

Y segundo, no te dejes hacer esas barbaridades, que tienes posibilidades de salir de ahí, que la esclavitud por ley no existe!! Y en última instancia, cada uno es responsable de cuidar de sí mismo.

Y lo dejo ya, que me estoy alargando mucho para ser un simple comentario :)

Besos ***

maria dijo...

Primero mis felicitaciones por el blog y claro está, por su contenido.

Y sobre el tema que planteas, creo que no está de más seguir insistiendo en que nadie debe aguantar algo que le haga infeliz. Es muy fácil decir déjalo si la relación que se mantiene no es demasiado positiva, lo difícil es que la persona que tiene que tomar esa decisión, una vez inmersa en una baja autoestima provocada por su pareja dominante, la tome.

Y si, ya se que has tocado muchos otros temas, pero es que me revienta encontar gente infeliz y mas en un ambiente bdsm en el que supuestamente entramos para disfrutar.

Un beso

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Claudie; pues no sólo no me importa que pongas la dirección de ese escrito si no que aprovecho para recomendar tu blog, desde luego de lo más interesante (y con numerosas participaciones mías!). No conocía el escrito del que haces referencia, por aquel entonces no conocía tu espacio y ya bastante me cuesta seguirte el ritmo como para deterne en post pretéritos.

Pero, efectivamente, creo que todo el mundo es responsable de sus propios actos,ya sea haciendo o dejándose hacer, y con sus decisiones ha de apechugar. No hay nada que me moleste más que un mártir. Y si, el circo de la comunidad chatera bdsm está lleno de lloros, salvajadas, mira tú qué cabrón es este, mira lo que me hizo aquel, etc....Oye, cada uno tiene su historia, pero es evidente que el poder de decisión de cada uno es inapelable y no he oído, justo es decirlo, de nadie que le obligen a punta de pistola a hacer nada que no quiera.(Por eso, cuando en determinados escritos Elisse Sutton y acólitas dicen "y encerré en la jaula a mi marido y le tuve otro milenio de absentismo sexual por dejar una arruga en la camisa" se le olvidan decir "y él lo aceptó", por que con una llamada a la poli a ver si no se libera y se va de putas acto seguido, casi antes de poner la denuncia. Pero eso es otra historia que no cabe comentar aquí)

María; gracias por tu visita y por tu estupendo avatar. Mi contestación va en la misma línea de la amiga Claudie, tanto en recomendar tu blog, muy sensitivo, como en el tema de fondo que estamos comentando de la libertad de elección y tal. Sin embargo, si me lo permitís ambas dos, me gustaría resaltar en este mi (nada) humilde comentario el hecho de que no se habla sólo de esto en el escrito, si no de que, oye, una relación sana y bien llevada, emotiva y sensitiva, puede desde luego subir la autoestima de los dos roles y derivar en algo útil a la par que mágico. Lo que pasa es que siempre nos quedamos con lo malo, leñe, que somos de un negativo...

He de reconocer que yo, personalmente, no me puedo quejar de la gente que he conocido en estos mundos bedesemenienses, así que historias de mal yu-yu sólo puedo hablar de oídas....y opino lo mismo que vosotras; que quien las admite se lo tiene bien merecido (otra cosa es sufrir por amor, pero de nuevo eso es otra historia...)

Tengan cuidado ahí fuera y sean buenos o malos en su justa medida.

Spirit de Zoe

Frankie dijo...

Sois tod@s de un sensat@ que da un poco de pena, aaj. Como al final los que aman la sumisión se conciencien en la medida que proponeis esto va a ser un aburrimiento.

El sumi llegará con la Carta de Derechos, asesorado por alguna ONG ¿No sé,Felpudos unidos...?, también con un certificado forense previo donde aún no constan lesiones, pidiendole a la Dom un análisis psicológico para comprobar que no es pariente de Hannibal Lecter, etc...

Se acabará el sentido de la aventura, el entregarse sin saberlo a Brutita Von Kafren y el no saber que mes te quitan el cinturón de castidad. Las dominantes llegarán nada menos que a ¡preguntar! "¿Te sería muy molesta la tortura X cariño?".

Aún peor, nos privaríamos de leer por ahí algunos blogs de D/S de corte casi religioso y pseudosectario, escritos por algun@s aprendices de interrogadores camuflados de Doms. Como ya veis, una auténtica pena.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

frankie; pues la verdad es que tengo cierto temor, por que como alguno de sus esclavos-espía le chive a Elisse Sutton o similar la que estamos montando aquí, y con un traductor de google se entere de la misa la mitad, cualquier día me encuentro yendo a por el períodico que me secuestran un grupo de sus acólitas y me torturan y castigan en una mazmorra olvidada para que me entere de lo que es bueno y quién manda aquí.

Pero tienes razón en el transfondo de tu fina ironía; si escarbas demasiado en estos mundos te encuentras, siguiendo el simil del making off de una peli, que no tiene gracia si vemos a Cristopher Reeve colgado de un cable, lo que queremos es creer que Supermán vuela. Es cierto que si perdemos demasiado el morbo, la crueldad, etc...la cosa pierde también su gracia. No obstante, a veces es bueno romper la cuarta pared. Y aún así, yo creo que hay bastante espacio para la dureza, el sufrimiento, etc...bien manejado para que ello nos siga poniendo como burros. Eso depende, claro está, de la capacidad de cada Dom, pues los sumisos somos gente sencilla que nos dejamos hacer.

Un abrazo, campeón, sin mariconeo

Lilith dijo...

Hola Spirit, de acuerdo contigo en todo, la linea que separa el juego de la realidad, es vital para pasarla bien.

Yo lo he vivido en ambos casos como sumisa y como ama, hay que saber cuando ya es violencia real, que duele, que daña psicológicamente y la "sana" diversión.

La responsabilidad es de ambos, yo le pido a mi sumisos que si no les gusta algo paremos el rollo y no hay pex, ante todo somos dos seres humanos que buscan pasarla bien. Y si estoy en plan de sumisa pido lo mismo, cuando algo ya no me late, no me quedo callada, pido parar, replantear el juego. EN ambos casos he tenido hasta ahora buenos resultados.

EN una ocasion un amo, me tenia sometida y me decía cosas muy fuertes, duras,cachondas yo estaba como horno, pero empezó a decir cosas muy grotescas, sobre fetos, crímenes, embarazadas,violaciones,(claro en fantasia), mientras me sometia, la neta me asuste, se me bajaron las ganas, y le pedí que parara y me soltara, el tipo agarro la onda, no se molesto, ni se puso loco, ante todo era solo un juego. Y el tambien lo entendia.

Y yo como ama, que te puedo decir, mi pareja es muy obediente, es mi dulce esclavo, sumiso, le gusta que lleve el mando, le gusta la fuerza en la mujer, le gusta que lo lleven por la vida, tiene chingos de responsabilidades, el ama a su ama, pero no soporta los golpes, ni de broma, un dia le pegue en un hotel, y no duro Spirit, de manera leve, no lo soporto, solto en llanto,-todo, pero...no me pegues-, que hice? hablar, salirme del rol, del juego, tranquilizarlo, y acordar que de latigo nada. Ante todo pasarla bien, tambien a su lado, cambiamos de roles, aveces en la cama yo soy la esclava y el mi amo, incluso tenemos un juego que nos pone a mil, en el mundo "real" yo soy la "señora" pero en el hotel en la intimidad yo soy la "esclava" y el es el "señor".

Y que bien la pasamos, jeje, puedo traerlo cargardo bultos en los mercados, horas enteras en los centros comerciales, etc, etc, pero se que su "desquite" es en la cama, y que rico es. Este mundo es tan divertido.