jueves, 5 de noviembre de 2009

TERAPIA DE GRUPO

-Hoy tenemos un nuevo miembro en nuestra terapia de grupo: demos todos la bienvenida a Spirit.

-Hola, Spirit, te queremos!

-Bueno, Spirit, sería bueno que hicieras una presentación al grupo.

-Gracias....er...bueno; yo no soy un fracasado como todos vosotros, que habéis echado vuestra vida a perder por culpa del alcohol, la droga, el juego o el fútbol, yo vengo a esta tarapia para quitarme otro tipo de adicción; quiero dejar de ser sumiso.

-Grupo: ????

-Seguramente no sabréis de lo que estoy hablando, no me estraña, tanto esnifar y tanto darle al trinqui. Bueno, tenéis que saber que yo en mis tiempos fui un tipo que aceptaba y aguantaba un alto nivel de dolor, que podía permanecer horas atado y que era mandado por dóminas crueles y pérfidas de belleza sin igual, que me dominaban, me pegaban y me tenían a su servicio. Incluso llegué, a base de la experiencia y largas reflexiones, a tener grandes conocimientos sobre lo que comunmente se llama sado masoquismo, y exponía tales pensamientos en un blog de gran aceptación en el que entraban una gran cantidad de bellas mujeres a comentar.

-Ahhh!!!!

-Pero un día, cual San Pablo, me caí del caballo y tuve una revelación. Estaba haciendo el primo. Ser sumiso es muy duro y mu sacrificao. Para empezar, la mayoría de las “amas” son unas bordes que se creen algo por el simple hecho de ponerse unas mayúsculas y tener un par o tres de desesperados morbosos que le van detrás (por supuesto, ninguna de las que entraban en mi blog eran así, y aquí sin ironías). Luego, que si te tenías que currar el conquistarlas, siendo un sumiso estupendo y tal y compitiendo con otros sumisos igual o más de rastreros y pelotas que tú. Y claro, eso de currar da mucho palo, y yo ya estoy para que me quieran. Además, en vez de hacer mis más sucias y obscenas fantasías sexuales, siempre salían con no sé qué de la castidad y el servir más allá del deber. Algo que, la verdad, a mí me la repampinflaba, que yo buscaba mi placer y, mira, si coincidía con el de la otra persona, cojonudo, pero si había algún conflicto de intereses pues como que era más difícil de llevar... Hubo una, de nombre Zoe, que acabó suicidándose por que le exasperaba de los nervios, y la muy egoísta ni siquiera muerta se puso ese maquillaje gótico que me gusta...

-Oh, pobrecito, cómo debistes sufrir.

-Lo estás haciendo muy bien, Spirit, es bueno que te abras al grupo y cuentes aquello que tienes en tu interior.

-Gracias. Yo también os quiero (bueno, la verdad es que no, pero no me cuesta nada mentir para quedar bien). También estaba que esto de la nómina de mujeres dominantes, aunque bastante más abultada que en épocas pretéritas, no era tampoco la ideal (que lo fuesen todas, por ejemplo). Y claro, iba a una discoteca y con mi indudable atractivo físico no tardaba en ligar. Pero cuando la mujer me decía “¿en tu casa o en la mía?” y yo le contaba que si me podía atar con sus medias y darme bofetones, me decía que vale, que ni en su casa ni en la mía, que me fuese a un psiquiátrico y mirase a ver si lo podía hacer con la enfermera y que a ella le dejase en paz, que para raro un novio que tuvo que se excitaba más con el coche que con ella. En fin; un desastre. Y luego están esas cosas del dolor.

-¿El dolor?

-Una de las cosas de estos juegos que os estoy explicando es que se disfruta con el dolor. Bueno; pues de un día para otro me entró una flojera y mi super poder de canalizar el dolor en otras sensaciones no sé por qué desapareció, y el dolor me dolía de verdad y encima el roce de una pluma contra mi culo me molestaba. Me transformé en un flojera, que es lo peor que le puede pasar a un sumiso masoquista.

-Ohhh!!!

-Así que sin paciencia ni ganas para tonterías de supuestas “diosas”, con el ánimo decaído y sin resistencia para el dolor, me planteé qué hacía yo como sumiso. Por que, además, a mí el placer mental de servir y adorar no me “pone”. Pero es mi deseo sexual, mi vicio secreto, y me cuesta dejarlo. Así que por eso vengo a terapia con otros fracasados como vosotros, a ver si se me quitan de una vez las ganas y puedo ser una persona con deseos sexuales convencionales, que pueda disfrutar follando alegremente a todas las petardas que me encuentro y que no me complique la vida con estas cosas complicadas y patéticas.

-Bueno, Spirit, gracias por tu testimonio. En este grupo te ayudaremos a conseguir tus objetivos.

-Gracias...por cierto...la morena de enfrente viene por que es adicta al sexo? Podemos intercambiar números de teléfonos entre los pacientes, verdad? Pega bofetones y ata con las medias? Necesita que le traiga un café o algo que toman los locos, Señora?

9 comentarios:

Lady Vanitas dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJA
JJAJAJAJAJAJAJAJJA
JAJAJAJAJAJ

Hola Soy Vanitas y me gusta pegarle a la gente, es más tanto me gusta que me pone cachonda. Cree usted doctor que tengo un problema????? No le apetece que le de dos azotes??? Lo digo porque me pone su bata y esa camilla tiene pinta de ser cómoda.... XD XD jajjajaajaj

Muy divertida la entrada.

Y me gusta el final,podemos negarle a todo el mundo que somos X o Y, engañarlos a todos (panda de patanes!!!!), pero en el fondo a los únicos a los que no nos podemos mentir es a nosotros mismos.

Un bico

dijo...

Muy bueno tío jejeje.

lunera{|Ar|} dijo...

Muy bueno, que digo bueno...buenísimo.
Os imaginais una terapia de grupo entre los contertulios de este blog? No sé si terminariamos más cuerdos o más locos de lo que estamos, pero seguro que nos moririamos de la risa.
Muchas gracias Spirit por regalarnos ratos como estos.
Saludos a tod@s

Frankie dijo...

Lo que NO nos ha contado -porque yo también estaba en la terapia con la camisa de fuerza puesta (voluntariamente, explorando sensaciones y eso)- es la entrevista a solas con la Dra. y que yo espié:

"...Spirit-in, o como se llame, lo suyo es un problema de incoherencia. Usted en el fondo desea la Servidumbre Total -hasta que ella lo diga ni meter ni mojar- pero tiene absurdos miedos machistas a despersonalizarse y otras mandangas parecidas.

Le prescribo pues, tres meses de Castidad (de la gorda, con el CB ese bien apretao, para que no le se escape ni la más mínima semillita de sumiso) así como absoluta sumisión mental a nuestra terapeuta auxiliar Dómina Norma (le mirará los pies y para de contar) conviviendo además con los afamados Cornudo y Felpudo, ejemplos a seguir por los pacientes vacilantes
..."

Spirit salió del despacho y me dí cuenta de la máscara de latex que se quitaba la Dra. "...bien dicho, Elisse.." le dijo alguien escondido. "...Gracias, Norma. Ya sabes, me supo fatal mancharte el sillón de diseño y ahora tendrás otro de carne humana, no vayas a castrarlo como a los otros, so bergante, ja, ja"

Saludos desde la patología sexual, juasjuas.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Lady Vanitas; me alegra que te haya gustado la entrada, incluso hasta el punto de ir Vos también a terapia, pero si yo soy el doctor al que acudes ni dudarlo que me postro de rodillas a tus pies y te pido que me ates con el estetoscopio...

Y es que es verdad, no se puede huir de lo que intrínsecamente somos.

Un besazo, wapísima

dijo; gracias por los elogíos...y por cierto, muy interesante tu blog, que me ha dado una vuelta.

Un abrazo

lunera (AR); pues a ver si me animo a organizar una kedada y alquilamos algún psiquiátrico para el encuentro, que entre las camisas de fuerzas, las camas con correas y las celdas acolchadas reir no sé si nos reiremos, pero material para pasarlo bien hay...Gracias mil por tu visita y comentarios, mi bibliotecaria favorita.

Un besazo

frankie, campeón; pues creo que tienes razón; entre los psiquiatras y demás apóstoles del bien hay un tufo a adoctrinamiento que no me cabe duda ha sido copiado y mejorado, cual trasmisor japonés, por nuestras amigas (y añoradas) Dómina Norma y Elise Sutton (¿quién no se ha reído en el blog de Ana Serantes con ellas?)

Y es que la salubridad mental está muy bien, claro (ya sabes; apoya la salud mental o te mato), pero...¿quién nos dice que por tener estas fantasías no somos ejemplos nosotros (almas en pena) de insalubridad mental? Y puestos a hacer una interpretación expansiva...¿y quién dice que los sumisos que nos vanagloriamos de tener cierta personalidad y tener deseos bien definidos (como palpar carne en vez de fregar platos) no somos un cáncer sumisiano que hay que cortar antes de que contagie el manual del buen sumiso?

Ah, detrás de tu comentario se esconden temas mil..quién iba a pensar que el dúo dinámico Elise- Norma pudiera dar para tanto.

Un abrazo, campeón

Anónimo dijo...

Hola spirit, un gustazo volverte a leer... hacía tanto tiempo, desde los tiempos de "la mansión". Que susto me has dado con esta entrada... claro que recordando como escribias me lo imaginaba y efectivamente me he mondado de risa.

Te acuerdas de tu amigo juanma_azs_. Soy Ama_Zonas... te dejo mi nuevo mail, escribenos que a él le hará mucha ilusión. oneea@hotmail.com
Un beso guapisimo

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Amazonas; un placer reencontrarte por estos lares. Por supuesto que me acuerdo tanto de Vos como de mi amigo juanma, faltaría más. En primer lugar, por que antes de que existieran los blogs ambos teniáis la mejor página en forma de diario de dominación del orbe cristiano, y en segundo por los viejos y buenos tiempos de La Mansión antes de que los capullos de msn la cerraran.

Me alegra ver que se va reencontrando a gente que tras el cierre de ese sitio y por las cosas de la vida y el querer se le había perdido la pista. Por supuesto, presto paso a contactar por e-mail.

Un besazo y esta es vuestra casa para lo que queráis.

Su gusano patético dijo...

Me he reído mucho. Por mas que queramos, no podemos dejar de ser lo que somos. Y mejor que sea así no ?

Saludos campeón

Spirit dijo...

Gusano, campeón;

Me alegra que te haya gustado. Pues sip...no podemos evitar ser lo que somos, pero claro...y quién quiere dejar de serlo? Como diría House: He dicho que soy adicto, no que tenga un problema.

Un abrazo