jueves, 19 de noviembre de 2009

UNA EXPERIENCIA DESAGRADABLE QUE TUVE UNA NOCHE DE LUNA Y ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE ELLO

Puedo presumir de que no he tenido malas experiencias en estos mundos del bdsm. La noche es joven, claro, pero quizás por tener la suerte que tienen los tontos, por que tengo claros mis límites y prioridades o por que no tengo ni físico ni hacienda que aprovechar, a día de hoy puedo presumir de ello. No me ha traumatizado Elise Sutton ni me he pasado semanas castigado con cadenas en un pozo, saliendo hecho una piltrafa humana y llorando. Sin embargo, si quitamos la palabra “malas” y la sustituimos por...er...”incómodas” o “desagradables”, pues es cierto que en mi largo o corto peregrinar alguna he tenido. Y hoy voy a relatar una de ellas.

Fue en una subasta de esclavos. Bueno, más concretamente, fue siendo subastado como esclavo. Una experiencia que no sólo no me dió ningún puto morbo si no que maldita la gracia que me hizo. Por aquello de la caballerosidad, no voy a decir el lugar ni los nombres de los implicados/as.

He de ser sincero; mi primera intención era relatar esta anécdota, sucedida años ha, con toda mi mala bilis (que aseguro que es mucha cuando me lo propongo), haciendo una especie de venganza absurda y ajuste de cuentas que en mi limitada capacidad mental tendría el sentido de la justicia y el triunfo. Pero comentando esta idea aquí y allá me dijeron que era patético. Primero, que si quiero dar pena que me ponga en la puerta de una iglesia, segundo que no fue para tanto, que yo también soy la polla. Esos argumentos, evidentemente, me la sudan. Pero fue un tercero el que puso freno al tono inicial del escrito, y es que uno de los amigos de una de las implicadas me aseguró que de haber sabido la susodicha lo que voy a contar se hubiera sentido mal y me hubiera pedido disculpas.Eso me pudo, he de reconocerlo.

Bueno; la cosa es que Zoe y yo fuimos a una especie de fiesta bdsm más o menos privada y en ella se hicieron una serie de actividades conjuntas. Una especie de juegos sado maso tipo club Megatrix con el fin de amenizar la velada y tal. He de reconocer que se hicieron con la mejor de las intenciones y ahí no hay nada a reprochar, faltaría más. Sin embargo, a mí los juegos de ese estilo me recuerdan a cuando era pequeño, estaba más gordo todavía que ahora, y siempre llegaba el último en las carreras de sacos o similares que se hacían en el colegio. Tengo un trauma, vale, pero si no me lo ha podido quitar una noche loca con Angelina Jolie no lo voy a superar ahora. Así que ya de entrada mi negatividad era perceptible.

A esto hay que añadir, para contarlo un poco todo, que estábamos con un grupo de gente. Algunos eran amigos, otros conocidos y otros gente muy maja y tal pero que no conocíamos de nada.Como era una fiesta de rol, había que ponerse el disfraz de buen sumiso y servir y no hablar y tal, acorde con la concurrencia. Algo que me repatea el hígado, he de reconocer. Pero bueno, a eso sí sabía a lo que iba y como en el fondo soy un sumiso estupendo (ejem,ejem) tampoco pasa nada por hacer de servil camarero y dócil esclavo y tal. La ley me la sé, otra cosa es que la cumpla. Una vez al año no hace daño, y ya sabemos aquello de que si puedes caminar entre reyes y hablar con mendigos serás un hombre, hijo mío. Que a veces hay que portarse, vaya. Con mi Señora no me importa, pero había por ahí alguna que otra cantamañanas que a punto estuve de darle un bandejazo en la cabeza, pero bueno, yo paciencia y falsedad tengo mucha y no me viene de ahí.

A lo que iba; de repente nos dicen que una de esas actividades (repito, hechas con toda la mejor intención) era una subasta de esclavos. Zoe y yo nos miramos y sin decir nada nos dijimos: “somos gente de bien, educada y social, nos prestamos a los que nos echen por que no es cuestión de dar el cante”. Las convenciones sociales y todo eso, que en este mundo de locos y pervertidos también tenemos.

Hasta aquí nada a remarcar salvo mis quejas de Pitufo gruñón esto-no-es-lo-que-yo-quiero. Así que me aguanto y punto. También, justo es decirlo, nadie me puso una pistola ni para ir a la fiesta ni para participar en las actividades ni nada. Así que desde ya digo que de todo lo que he escrito o escriba la culpa es mía por aceptar. Con las excusas que quiera, vale, por dejarme arrastrar o por lo que sea, pero siempre tuve y tengo en todo momento mi capacidad de elección. Y elejí libremente prestarme a la tontería esta de la subasta. Craso error.

Voy a tomarme un valium y una copa de coñac antes de proseguir por que he dicho que el tono no va a ser revanchista ni de mala bilis. Hecho. Vuelvo. Pues nada, que eso, nos pusieron a los sumisos en fila y una mala pu....una ama de cuyo nombre no quiero acordarme hacía de maestra de ceremonias e iba presentando a los sumisos a fin de que las otras Amas pujasen por ellos, con dinero del Monopoly y con la única norma de no pujar por su propio sumiso. No recuerdo si éramos 5 o 6, pero por ahí andaría.

Bueno, todos estábamos más o menos desnudos, salvo collar o complementos similares, y yo he de reconocer que tenía la polla como un cacahuete, por que a mí esto de empalmar con gente delante y ante paripés que no me gustan como que me cuesta. Pues cuando llegó el turno de mi presentación, aparte de que no estaba disfrutando la gracia, aparte de que me encontraba incómodo y fuera de lugar, aparte de todo eso...la susodicha ama hizo una (o varias) supuesta (s) gracias con que con esa mierda de polla a ver quién narices me iba a comprar.

No recuerdo si la fulminé con mi mirada, me dió un bajón anímico o, conociéndome, ambas cosas a la vez.(Yo reacciono a los bajones anímicos fulminando personas). Lo que sí que recuerdo es que me sentí mal y que consideré que eso estaba fuera de lugar. Como mi persona se caracteriza por tener temple y estilo, seguí la cosa como si nada, igual incluso sonreí falsamente. Pero lo cierto es que me tocó. Me generó una sensación de incomodidad que no quería tener. ¿Culpa mía por prestarme a ello? Sí. ¿No es para tanto y tenía que haber seguido la broma en vez de ser tan suceptible? Quizás también. Pero las reacciones anímicas son las que son.

Para acabar de contarlo un poco todo, pese a mi polla pequeña me compró una de las mejores Amas del Reino y luego jugamos un rato de una forma que nunca olvidaré por la sutileza, el tacto y el buen hacer. Y es que hay AMAS, con Mayúsculas, y cantamañanas que se denominan tal. La velada siguió, las personas y parejas nos dispersamos y fuimos cada uno a lo suyo, Zoe y yo nos besamos cono pasión demostrando que esto de las formas y los protocolos nos los pasamos por ahí (y es que ya estábamos un poco hartos de tanta tontería) y no hay nada resañable que decir, circulen, que no hay nada que ver.

Pero bueno, aprovecharé el incidente para hacer una serie de reflexiones:

Sí, ya sé que este es un incidente de juguete y que no doy pena. Seguro que he aguantado cosas peores y no hago un post de ello. Pero me parece muy significativo de que hay que tener cuidado con la humillación.No se trata de generar situaciones de incomodidad con ella, si no todo lo contrario.

Intentaré expresarme mejor con una cosas de esas que se aprenden en los cursos que a veces hacen en la empresa:

Cada persona tiene su propio subconsciente y su propio sistema de afectos y ánimos. A mi me pueden decir “eres verde” y yo te responderé que no. Por que tengo plena consciencia de que no soy verde y no me afectará. Me puedes decir que soy un mentiroso rastrero, y yo te diré que ya lo sé, que lo tengo asumido, pero que es la única forma de prosperar en la vida y garantizar la supervivencia laboral, afectiva y social de mi persona. Pero me puedes decir “eres gordo” y entonces mi subconsciente me hará recordar que de pequeño era el gordo de la clase y siempre me elegían el último para jugar a fútbol y me afectará. Son ejemplos totalmente ficticios, que conste, por que aunque era el gordo de la clase al menos tenía la suficiente voluntad de supervivencia para que la pelota fuera mía.

Pues con esto lo que quiero decir que una frase dicha fuera de un contexto, algo que hacemos pasar por humillación dicho con poca delicadeza, nos puede afectar aunque no sea esa la intención. Por que hay cosas que nos afectan, penetran en nuestro mecanismos de sentimientos y sentires que no es igual para todo el mundo. A mí me afectó que dijeran que tenía la polla pequeña, aunque fuera verdad (en ese momento, que conste, que yo empalmado tengo un pedazo de pollón increible), y creo que ahí el ama esta maestra de ceremonias no debía de haber entrado en según qué terrenos sin conocer a los sumisos que participaban. La humillación se ha de hacer sobre lo que se conoce, sobre lo que se sabe que no afecta, sobre el “eres verde” (eres un perro).

Ya he dicho que explicaría la versión suave, así que si consideras que estos párrafos no tienen interés que sepas que es por que les he quitado la cafeína.

El otro tema que me viene a la mente sobre esta anécdota es hablar de que es diferente el bdsm en la intimidad y el bdsm en/ ante un grupo o una fiesta.

Personalmente, pienso que el bdsm conlleva una cierta dosis de exhibicionismo. No es como el follar, requiere de más rito, de más liturgia, de juegos de poderes y roles que mola mostrar. Y, además, como somos un ghetto, nos mola relacionarnos con los demás y ver que ni estamos sólos ni somos tan raros. Esto, como todo en esta vida, puede ser para bien, para mal o para nada.

Para bien por que, lo dicho, ni estamos solos ni somos tan raros, y además tiene el morbo añadido de que exhibimos nuestro “poder”, o nuestra “sumisión”, o nuestras galas de vestir, o lo que sea, ante terceros, satisfaciendo ese ansia morbosa. Para mal por que, desde luego, nunca va a ser igual el bdsm que se practica en la intimidad que en un acto social. En esto del acto social, no sé por qué, importan mucho las formas y las apariencias. Parece que el Dom no sólo lo tenga que ser si no que además lo tenga que aparentar. El ejemplo tan básico que he expuesto de darnos un morreo pasando de protocolos me parece significativo; aquel día fuímos los únicos que lo hicimos. Nos regimos por unas normas (como yo mismo me regí aquel día y otros en los que he participados en fiestas y actos de esa índole) y tenemos especial cura de cumplirlas. Por que, en el fondo, somos una comunidad pequeña, cerrada y llena de dimes y diretes donde hacemos un mundo de esas cosas; que si no eres verdadero, que si tu eres semi vainilla, que si la abuela fuma. Como si eso importase.

A día de hoy tengo claro que no me prestaría a juegos como el de la subasta, al menos ante desconocidos. Simplemente por que no me da ningún morbo ni placer. Y si me presto, a lo mejor ya voy sobre aviso y prescindo de complejos e incomodidades. Y, si aún así algo me genera malestar, pues suelto una fresca y tan tranquilo, del tipo “pues si la quieres chupar y no pinchas igual se hace más grande, aunque con eso dientes...”.

Pero bueno, quería descargar mi mala bilis, aunque sea en parte, y quería reflexionar un poco sobre ello. Creo que no he conseguido ni una cosa ni otra, al menos no del todo, pero aún así me ha salido un post de 3 páginas cuando sólo quería explicar una mierda de anécdota.

Pues eso es un poco todo. Tengan cuidado ahí fuera y sean buenos o malos en su justa medida.

16 comentarios:

Amo Zeus dijo...

HOLA:

TRAUMA POR LA EXPERIENCIA NO CREO QUE TENGAS, PERO MALA LECHE...Y ESO QUE, SEGÚN TU, HAS ESTADO CALMADO AL DESCRIBIRLA.

ESTOY DE ACUERDO CONTIGO EN QUE HAY COSAS COMO LA HUMILLACION QUE NO SE DEBEN PRACTICAR SI NO SE CONOCE A LA PERSONA, POR QUE PUEDES HERIRLA SIN QUERER. YO CREO QUE LA HUMILLACION DEBERÍA SER GENERAL, ES DECIR, COSAS COMO "PERRA" -YO SOY AMO- QUE MÁS O MENOS ESTÁN ACEPTADAS. PERO DECIRLE A UNA SUMISA "GORDA" CON EL FIN DE HUMILLARLA, POR EJEMPLO, PUEDE SER CONTRARIO A LO QUE SE BUSCA.

HACÍA TIEMPO QUE NO ME PASABA, TE FELICITO POR EL RITMO QUE LLEVAS SIN QUE CAIGA EL INTERÉS, AUNQUE LAMENTO NO SABER DIBUJAR.

APROVECHO PARA COMENTAR AQUÍ QUE HE DEJADO MI BLOG, POR QUE NO ME VEO CAPAZ DE ESCRIBIR. AGRADEZCO A TUS "CONTERTULIAS" LILITH Y PUTA CINDE (T) QUE SE PASARAN POR ÉL.

UN ABRAZO

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Hombre, Zeus, un placer retomarte por aquí. Que no, que he sido suave, hombre...tenías que haber visto la versión mental del escrito, antes de que mi colega me diera el tercer argumento. Y bueno, tampoco es cuestión de utilizar internet para poner a caldo a quienes propician malas experiencias...o si?

En todo caso, coincidimos en que esto de la humillación, que mola y a la que otro día le dedicaremos un post, ha de utilizarse bien. Humillación es el sólo hecho de besar los pies, por ejemplo, pero claro, una cosa es insultar con algo que se supone se va a utilizar en estos mundos (el perro/a genérico que comentas, por ejemplo) y otra es sacar las más profundas miserias de la persona. Y nada de decirle gorda a una mujer, que siempre se ven así hagan lo que hagan.

Y si, he imaginado que habías dejado el blog por que lo tenías criando hierbas. Una lástima, por que estoy seguro que tienes cosas que aportar. Piensa en retomarlo, hombre, que yo le doy publicidad (sin hacerlo, te han venido dos contertulias, imagina con más).

Un abrazo

Lady Vanitas dijo...

A ver si puedo ser muy breve que si no...

La verdad en el tema de la humillación creo que las dominas (no me gusta eso de denominar a todas amas porque considero esa palabra un pelín especial, un día te lo cuento) a veces, muchas veces, la mayoría de las veces somos tan "idiotas" (sin animo de ofender) que creemos que tenemos una potestad absoluta y la "impunidad" para hacer lo que nos salga de los mismísimos dedos del pie izquierdo y mucha "mala baba" si alguien no ríe nuestras "gracias", que maldita la "gracia", sea dicho.

Ante cierto tipo de humillaciones (sobre todo si la persona es tan inepta como para no saber que hay "humillaciones" y HUMILLACIONES”) es normal que nuestros Mecanismos de autodefensa afloren, a veces bromas que a una parte le parecen nimias a la otra le parecen un mundo. Lo que por otra parte es normal estamos marcados por situaciones X ( y no pienses en sexo cochinote XD) que son nuestras únicamente y que sólo conoce la persona más cercana a nosotros.

Como seres humanos somos sociales y necesitamos sentirnos dentro de un grupo, ser aceptados, tener referencias grupales y tal y pascual y patatín patatán y para ello necesitamos unas normas o códigos de interacción, vamos hasta aquí bien, pero mucho distan las normas de conducta de la falsedad y el teatro (que me has dado en el punto débil, como yo a ti el otro día con lo de la tele jajajaja).

Hace "poco" un hombre de estos mundos que yo considero PERSONA con mayúsculas (que me parece más alto grado éste que el de DOMINANTE con mayúsculas) me dijo que "criticar es el deporte favorito del ser humano y que hagamos lo que hagamos siempre habrá alguien que encuentre criticable nuestra actitud". Así que tanto "rollo" no sirve para evitar criticas, puede ser divertido y tal…pero en el momento en que eso se convierte en una simple “pose” por “el que dirán” malo… malo...

Lo malo es que es muy común eso de "tener que entregar tu curriculum", mostrar que buen dominante eres, que buen sumiso, como los tengo adiestrados, lo obediente que soy mirad mirad mirad ¡¡¡ A la mierda¡¡¡¡ Todo son pamplinas¡¡¡¡

PD: Para no soltar bilis, has soltado mucha mala leche jajajaaj
Biquiños, perdona por la extensión, hasta el próximo post.

dijo...

Súper interesante lo que has contado. Me ha gustado porque soy bastante neófito en esos temas.

Si te sirve de algo, a mí de crío también me escogían el último para los partidos de fútbol. Al final, dejé de jugar a fútbol y me iba con las niñas para jugar a tocar y parar. Ganaba siempre, jeh.

seibra dijo...

Para los antisociales como servidora, el BDSM social es una cosa como de fobia, en serio, que leyendo tu post he sentido una angustia tremenda...

Bueno y fuera bromas, confundir la noble práctica de la Humillación con meterse con el tamaño del sexo o la gordura de uno, eso además de burdo denota una enorme falta de imaginación.

Pienso que cuando una práctica, en este caso el BDSM, sale del marco privado y entra en el marco social, se puede caer en la pereza mental, en la adopción de usos y costumbres "normalizados" y eso cae tanto en lo repetitivo como en lo que,bien expone LADY VANITAS, mostrar ante el público lo buenos que somos como Dominantes o sumisos. De ahí a la falsedad hay un paso.

Pero, insisto, es que yo soy una antisocial.

Un beso, Spirit.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Interesantes y bien meditadas aportaciones, vive Dios, que es de lo que se trata. Gracias a todos por molestaros en descrifrar esas letras misteriosas que genera blogger a fin de uniros al debate.

Lady Vanitas; pues para variar, estoy de acuerdo de pe a pa en lo que comentas, especialmente respecto a que hay "humillaciones" y HUMILLACIONES, y de lo que importa es ser PERSONA antes que dominante, sumiso o perrito que me lama.

Es cierto que muchas veces los/as DOMS se creen con impunidad para hacer y deshacer lo que consideren sin más miramientos. Yo considero que las actitudes que haya de esa índole son culpa nuestra, de los SUMS, que lo permitimos, y creo que ese tipo de actitudes no tiene nada que ver con el rol, aunque éste lo propicie, si no con la educación de la persona. Es decir; un gilipollas será un gilipollas tenga el rol que tenga. Sólo que si tiene el de Dom además tendrá más ocasiones y más notorias para demostrarlo.

Coincido también en que tenemos tendencia a estar en "el grupo" y a ser aceptados, a reunirnos según filias y demás. Eso, claro, implica unos códigos de conducta, en todos los ámbitos. El pacto social, que diría Rosseau o como se escriba. En el bsm, por supuesto, no vamos a ser menos.

¿Eso implica un teatro? Sólo los sentimientos y sentires marcan la diferencia entre aceptar una convención "grupal" y el teatro. Yo estoy totalmente seguro de lo que soy y cómo (mira el título de este blog y su contenido), pero a lo mejor ese componente grupal "exhibicionista" me hace, tal y como he relatado en el post, seguir en un momento dado las convenciones. La línea entre esto y el tener que tirar de CV, como si a estas alturas de la vida tuviera que demostrar si soy tal o soy cual, es muy delgada en ocasiones, pero creo que suficientemente notoria.

Un besazo, mi gallega favorita, y desde luego no tienes que pedir perdón en estos lares y conmigo por la extensión, faltaría más.

dijo; jajaja....a mí es que esto de los partidos de fútbol siempre me ha traumatizado...fígate que hasta había que correr y todo!! Así que harto de escuchar a los dos capitanes "vale, para tí la chica y para mí Spirit", decidí comprarme un balón, hacer un garabato y jurar por Snoopy que era el autógrafo de Maradona, decir que quería ser portero-delantero (que aún hoy no sé en qué consiste) y hacer la pelota a los dos capitanes-mejores futbolístas (hoy en día ex drogadictos) para que me hicieran su lugarteniente. Si me hubieran querido las chicas, no me hubiera complicado tanto, la verdad, pero decía que jugando al pilla- pilla siempre me dejaba pillar y además decían no se qué de que me atasen.

Un abrazo

seibra; aprovecho para recomendar tu blog, que he visto has puesto actualizaciones muy interesantes y esperadas. A ver si saco tiempo de los tochos en mi espacio para dejarte uno en tu espacio.

Al lío; yo creo que esto del bdsm sí que tiene un poco de componente exhibicionista, cuanto menos. El bdsm social es otra cosa, que tampoco ha de ir mal, (vamos, yo no puedo hablar mal, salvo esta anécdota), pero es bueno reagruparnos entre perversos que tiene esta afición de locos que poca gente entiende aunque sea para tomar un café y saber que somos muchos y valientes. Es verdad que en esto del bdsm "social" lo que importa es un poco las apariencias y por ello se cae a veces en lo repetitivo en vez de experimentar alegremente, pero a lo mejor en el relacionarse está el experimento en sí.

Sobre la humillación, quiero hablar largo y tendido otro día, pero sí, creo que es una de las cosas más placenteras y morbosas bien enfocadas.

Un besazo de cine.

papillon{LR} dijo...

Chico, paciencia!!!.
La estupidez humana no entiende, ni de géneros ni de roles.
Esto me reafirma cada vez más en la forma de entender nuestro BDSM, intimo y privado.
Y opino como seibra, que falta de imaginación y de buen estar denota cierta gente.
Un Abrazo y animo!!!

Su gusano patético dijo...

Bueno, menos mal que te has calmado y no has expuesto tu mala leche, que seguro, tienes acumulada desde ese momento.

Esto de las humillaciones en público tiene su peligro, y mas si nadie es sabedor de tus límites, tu estado de ánimo, etc. etc.

Creo que estas situaciones son para gente que disfrute de ser humillada, básicamente, por que le suda lo que le hagan o digan.

Para el resto, cualquier cosa fuera de contexto puede dar al traste con el morbo de la situación.

Intenta sacar lo positivo de todo esto y no te quedes con la mala leche. Que de todo se puede aprender.

Saludos

Anónimo dijo...

Madre del amor hermoso.....que mal me estoy sintiendo con lo leido y tu sufrimiento, ni me podia imaginar que esa noche lo pasaras tan mal.

Te pido mil disculpas y te prometo que esto no pasara mas :-).

(todo esto con una mano)

Zoe

Spirit dijo...

Saludos a todos;

papillon (LR); pues claro que estas cosas son íntimas y privadas y es mejor así...pero tampoco quiera dar la impresión de que quedar con gente en fiestas y demás eventos sea malo, que no es eso. Solo que es...diferente. Y a veces para bien, a veces para mal, y a veces para nada. Eso si; en público, en privado, en la intimidad, en la cotidianidad, en la alcoba, en el salón, en la oficina...la imaginación y la sensualidad siempre al poder.

Un abrazo

Gusano, campeón; pues sip, yo creo que esta anécdota es bastante significativa de que practicar la humillación (creo que da igual que sea en público o en privado) sin conocer a la persona y entrar en cosas que son demasiado personales y de mecanismos de cada uno pues...que tiene sus riesgos. Eso no significa que no se practique, vive dios, que para las mentes enfermas como la mía es una de las cosas que más morbo tienen, pero que hay que saber el texto y el contexto. De todas formas, yo tiendo a ser una persona que pasa de todo, también es cierto, pero creo que todo el mundo, en un momento dado, tiene su alma en su armario y nadie es inmune ni insensible. Sólo es cuestión de tocar la tecla adecuada en el momento oportuno.

Un abrazo, nos vemos.

Mi Señora; no tiene Vuecencia que pedir disculpas, que no fue culpa suya ni Usted la protagonista de esa anécdota. Y que lo pasara mal esa noche...digamos que yo esperaba un 30% de paripé y un 70% de diversión, y me encontré con los porcentajes invertidos. Pero qué le voy a contar que no sepa.

Un besazo

Silvana dijo...

Me encanta leerte.

No comento el post porque como he llegado tarde y creo que ya esta todo dicho y tampoco es plan de marear mucho la perdiz y volver sobre lo ya comentado. Aún asi queria dejarte el comentario para que supieras, que aunque de puntillas, paseo por aqui.

Aprovecho ya el tiron para decirle a Amo Zeus que no abandone el blog, me pase por él y creo que podrian ser interesantes su aportacion y su vision de las cosas. No se lo postee en su blog porque como dice que lo tiene cerrado pues lo mismo ni pasa por el y no lo lee...

Muchos besos y hasta tu proximo post

lunera{|Ar|} dijo...

Muy buenas a tod@s.
Interesante post Spirit (como siempre), espero que un día de estos lo amplíes, seguro que el tema con tu inagotable imaginación da mucho de sí.
Está claro que tod@s los que por un motivo u otro hemos tenido la dicha o la desgracia de asistir a sesiones conjuntas o reuniones donde ha habido mucha gente hemos pasado por situaciones parecidas.
Pero al leer tu post se me ha venido a la mente una frase que me decía mi mare: “no ofende quien quiere sino quien puede”.
Un abrazo.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Silvana; gracias por tu aportación, es un placer que gente de bien como vos sigue por estos lares y se toma la molestia de decirlo. También me alegra ver que coincidimos con lo escrito. Me uno a tus ruegos respecto a que Amo Zeus retome el blog, que estoy convencido que tiene bastantes cosas que aportar a la mínima que decida dedicarle un poco de tiempo y esfuerzo.

Un besazo

lunera (AR), mi bibliotecaria favorita. Un avance y una confesión. El avance es que este viernes, si los Dioses lo permiten y con tu permiso, voy a ser bibliotecario en prácticas de los placeres ocultos y no tan ocultos, comentando el aspecto bdsm de la trilogía esa de LOS HOMBRES QUE NO AMABAN LOS BIDONES DE GASOLINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE.

La confesión es que este post que estamos aquí comentando tan alegremente me ha sobrepasado y no me lo he trabajado como debería. Quiero decir; tenía una vaga idea de que quería hacer un ajuste de cuentas con la zorra esta (fox en inglés)protagonista de la anécdota y con ello unas reflexiones muy básicas. Pero entre una cosa y otra he visto que el tema da más de sí y tendría que haber dejado la anécdota en un segundo plano para debatir sobre los estados de ánimo, la práctica de la humillación y demás. Bueno, ya iremos desgranando dichos temas en futuros posts, que la noche es joven.

Lo que sí que te puedo decir es que, bueno, momentos mejores y peores todos hemos tenido un poco, hay cosas que son inevitables en esto del "bdsm social", pero como habrás podido intuir por la nada ligera ironía de una tal Zoe que comentaba al respecto, también tiene sus ventajas y no todo es pasarlo mal.

Un abrazo

Selene18 Zuster dijo...

No jo, la verdad, tienes todos mis respetos y admiración. No soy hombre y también me ha dolido. No es nada agradable que te humillen de esa forma, y muchos quedan con semejante trauma de por vida. Me alegra que tu lo hayas superado hasta donde hayas podido y relatarlo sin animo de mentar madres (aunque tendrias derecho, porque eso que te hicieron... dios).

Yo personalmente no iria a ese tipo de fiestas, por mas amigos que sean. No se sabe quien de ellos te va a pisotear, y tampoco si vas a aguantar. Una cosa es un "pisoton calculado" de tu Ama -que esta al tanto de tu resistencia fisica y mental- y otro muy diferente uno descuidado por parte de un completo extraño.

Saludos.

Anónimo dijo...

Acabo de entrar en tu blog y me parece muy interesante. Gracias.
hace unos meses que he empezado una relación con un hombre que disfruta de la sumisión...y bueno, es como abrir la caja de Pandorra, he entrado en un mundo muy regido por la mente y el placer fuera del sexo tradicional, con lo cual, me interesa, ya que cada experiencia nueva es todo una aventura. Lo curioso de lo nuestro es que nunca hay un rol predeterminado antes de la relación erotíca, sino que se va dibujando según el humor del momento, por lo tanto, los dos disfrutamos ambos de los dos roles, y nos convierte en amantes perfectos (sin querer ser pretenciosa) pero asi lo vivo, ya que el respeto me parece fundamentel en ese tipo de practicas...si encima hay admiración se vuelve algo magíco.
Bueno, acabando, quisiera saber sime podrías recomendar un local interesante, en dónde podriamos pasar una noche festiva, busco un sitio con glamour, un ambiente artístico, en dónde no hay maquiñas de torturas, no me ponen...un saludo y enhorabuena por tus escritos, eres muy despierto.

Spirit dijo...

Estimada amiga anónima;

Pues porque tengo moderados los comentarios, ya que si no se hubiera perdido el tuyo en el limbo de los tochos de hace tiempo al no verlo publicado, que llevamos escritos hasta el día de la fecha, mujer...

En todo caso, gracias por tus consideraciones, elogios, halagos y demás. Me alegra que te guste el espacio y que estés descubriendo estos mundos, poco a poco, sin tabues, normas, presión, roles, protocolos, etc..más que la pasión y el buen hacer tuyo y de tu pareja. Estoy seguro de que disfrutaréis mucho y encontraréis un mundo fascinante.

Sobre lo de los locales, no sé de qué ciudad eres...aquí en Barcelona hay tres, pero lo que me comentas quizás no es tanto bdsm...

Un abrazo