miércoles, 15 de septiembre de 2010

EL VIEJO CASCARRABIAS ANALIZA A LAS NUEVAS GENERACIONES DEL BDSM

Hablaba yo de que no surgían, al menos de forma general, nuevas generaciones de bloggers en esto del sado y me corregía la contertulia lavacamejor diciendo que las nuevas generaciones van más de otro rollo, que no se fijan tanto en las etiquetas y que si les mola la estética, la pillan, que si les mola lo bi, lo pillan, que si...vamos; al menos esa es la interpretación expansiva que yo hago de su comentario, que unas pocas líneas no dan para más.

Pero me parece un buen tema para dilucidar...¿qué tal las nuevas generaciones y esto del bdsm? Pues sin ningún dato científico ni ningún trabajo de campo, vamos a verlo;

Como siempre, empezaré enseñando mis cartas sin pudor; yo soy un viejo cascarrabias y lo que los jóvenes necesitan es una guerra y pasarlo mal de verdad, a ver si espabilan esta panda de golfos que lo tienen todo hecho.

Bueno, no es tanto, ya lo sé. Pero sí y no. A ver si me explico bien...


Yo tengo 36 años, como he dicho alguna que otra vez. Soy, pues, de una generación intermedia que no ha vivido la dictadura de Franco más que en el taca taca y ni eso. Que no he crecido con las nuevas tecnologías pero sí que las he conocido con el tiempo suficiente para adaptarme a ellas. Que he tenido libre acceso a la cultura, y al estudio, y que aunque la vida no es ni será jauja al menos he vivido gran parte de mi vida en ese Estado del Bienestar que las mentes hijas deputa se quieren cargar con no se qué de la economía. Concretando el tema del sexo y el sado, que he crecido sin una represión sexual, pero tampoco salían maricas y putas a todas horas en la tele, y he tenido acceso a esta maravilla de internet donde conocer gente afín de este juego de locos y pervertidos, pero con tiempo suficiente para vivir también eso de sentirse un bicho raro, no saber nada y buscarme la vida para conocerme y morir de frustración por conocer a alguien. Vamos, que poco o mucho lo mejor de cada casa me ha tocado vivir.

La generación anterior a mí, digamos la gente que ronda ahora la cincuentena por ser un poco expansivos, lo tuvo bastante más jodido que yo. Para ellos el sexo consistía en unas postales que uno del pueblo traía de Perpignan, la mayoría tuvieron que dejar los estudios a los 14 para ponerse a trabajar y mandaba en el país un militar bajito que consideraba una indecencia que las mozas del pueblo acudieran a la fiesta de la plaza mayor sin la madre haciendo de carabina. O sea, que eso del sado ni sabían lo que era y la máxima fantasía sexual estaba en el pajar del tío Paco. Con la transición, claro, en vez de salir intelectuales salieron tetas por un tubo.

Pero la vida sigue y a esta generación la tenemos también aquí, con acceso a las nuevas tecnologías y dando la tabarra por internet. Pero han vivido tiempos, y muchos, de represión, de no acceder a estas fantasías, de desconocimiento. Por eso, los que en verdad sentían estas fantasías, se lo tenían que currar y mucho, y cuando ven que ahora los pimpollos como yo las tenemos al alcance de la mano nos dicen que somos unos mierdas, que no nos hemos preocupado ni conocido ni ná de ná. Es decir; la misma postura que he empezado diciendo que sentía yo.

Por que es lo que siento yo ahora con estas nuevas generaciones, no sé, digamos la peña de 25 parabajo. Aquí voy a generalizar un poco, aunque soy consciente de que eso es falso. Ya sé que hay de todo, chicos estudiantes y trabajadores y ni-nis que a los 21 el padre les compró un coche. Por que la verdad es que el contraste es enorme; tenemos la mayor tasa de universitarios de la historia y, a la vez, la mayor tasa de jóvenes que ni estudian ni trabajan de la historia también. ¿Eso como se come? Pues que cada vez hay menos término medio; o eres un parásito o eres alguien que se esfuerza. Pero vamos, generalizando un poco, podemos aglutinar cuatro cosas comunes:

Los chavales de hoy no han crecido en un ambiente de liberalización sexual, si no en una orgía contínua, y no es que tengan acceso a las nuevas tecnologías, es que su primer juguete fue un portátil. Pero no se puede tener todo en esta vida; también han vivido el mayor retroceso en el nivel educativo a todos los niveles jamás habido en la historia de la democracia, y hoy en día sus perspectivas de futuro son bastante jodidas. O al menos eso dicen esas fuerzas misteriosas llamadas economías de mercado. Se está empezando a hablar de una “generación perdida” o cosas similares. Y respecto al sado, o al bdsm...qué pasa?

Pues pasan dos cosas, fundamentalmente y según mi humilde parecer. Para empezar, considero que a estos juegos hay que llegar ya con una cierta edad, o con una cierta madurez que normalmente da la edad, si se quiere expresar mejor. No sé, si a mi me hubieran pillado con 21 fijo que me destrozan, y no en el sentido de la caña esa que me gusta. Es bueno pasar procesos vitales, es bueno sufrir. Lo que pasa que estamos en una sociedad cambiante, en la que lo queremos todo aquí y ahora. Por eso, en general, el punto de partida cuando alguien joven se acerca de esto del bdsm es de recelo; lo quiere ahora, no quiere pensar, no ha vivido ningún proceso de autoconocimiento. ¿Por qué no ha vivido ningún proceso, además por los tiempos acelerados que vivimos?

Por que es cierto que tenemos una juventud deshinibida, con toda la libertad del mundo para hacer lo que quiere, como quiere, sin complejos ni historias. Si yo le hubiera dicho a la Jenny de turno que me atase, al día siguiente hubiera sido el hazmerreír del insti. Ahora, pues no se, pero me da que no van a hacer un mundo de eso. Simplemente les mola y lo cogen. Si han visto en el youtube una lluvia dorada y mira, vamos a hacerlo y punto. Y claro, si, cojonudo, por que lo que mola es disfrutar. Pero no sé...como el viejo cascarrabias que soy, hecho en falta ese proceso de miedos, de neuras hasta llegar al auto conocimiento, de saber un poco lo que se hace y por qué, de curiosidad y no de nehilismo. Envidio su falta de complejos, pero quizás eche en falta también una mayor reflexión. No se ponen etiquetas; les da igual si es sado, femdom, lo que sea. Lo cogen, lo disfrutan, lo practican, van a otra cosa, si les mola repiten, etc...No hay, en consecuencia de ello, una seriedad, una implicación, un ir más allá.

Pero claro, quizás sea como esos viejos de ínter economía, que hablan de la juventud y lo máximo que conocen de ella es al becario que trae los cafés. Igual me equivoco. En este blog hay dos contertulias en edad de merecer (bueno, todas las contertulias están en edad de merecer, pero que me conste que tienen veinte pocos sólo dos); noemí y Lady Vanitas. La primera aparece muy de tanto en tanto, pero por lo que he visto y leído de ella admiro su capacidad de raciocinio e intelectual. Lady está desaparecida en combate, pero qué decir de ella...todavía estoy maravillado de lo bien que domina todos los temas y el maravilloso sentido común que emana. Si me leis que sepáis que sois unas putas, por que me habéis jodido el discurso y los esquemas.

Ey, que no hemos sacado ninguna conclusión. Pues...er....joder, si está claro. Yo sé más que vosotros pero vosotros os lo pasáis mejor. Yo sé lo que es el bdsm, y el femdom, y el fetichismo, y el bondage, y he leído libros del tema antes de que se inventara internet, y tal, y vosotros...pues ni lo sabeís ni os importa, puede que tengáis alguna noción, pero hacéis lo que queréis sin etiquetas y os lo pasáis mejor. ¿Sabéis que os digo? Que una guerra os haría falta, joder. Así qué generación de bloggers van a salir.

11 comentarios:

paramissentidos dijo...

No te sulfures, hombre...ya sabes que lo fácil no se valora. Así que no disfrutarán ni la mitad que tú.

Tenemos veinteañeros en la familia y no acabo de entenderlos, a veces creo que son más radicales que antes, precisamente porque se pierden los diferentes tonos de gris que hay entre el blanco y el negro.
Y, sinceramente, tampoco creo que lo tengan fácil. Y eso que te hablo de chavales estupendos, estudiosos, responsables, con inquietudes intelectuales y demás, no quiero ni pensar como les irá a los que no han podido o no han querido cultivarse.
¡Caramba!...esto da para un estudio sociológico.

;D

lau dijo...

Buenas Spirit... soy de la generación de menos de 25 (o de la siguiente jajaja).

Será que el egocentrismo que se respira por aquí se pega o algo... pero no me siento para nada identificada con lo que defines aquí.

Tengo 20 años, llevo algo más de dos en el BDSM, aunque... haciendo auto-sado, sin siquiera saberlo, unos cuantos años más. Sí, de pequeña dormía atándome a la cama, o me ataba a la silla... o amordazaba. Pero bueno, ese no es el tema.

Sí, quizás hace falta más experiencia... o quizás, a lo que tú te refieras, es que hoy en día es rar@ el/la chic@ que no ha perdido la virginidad con 14, y por tanto, entre ésto y la sobreinformación, hay más ganas de experimentar.

Pero tu defines a la sociedad joven BDSM como cualquier pareja de adolescentes de instituto que les apetece jugar. Creo que no es así... luego hay gente que lo siente realmente.

Yo descubrí el BDSM por casualidad, tenía 17 años y era aún virgen. Mi experiencia sexual se limitaba a 4 besitos. No me iba lo que hacían todos. Sentía que nada me llamaba.

Tampoco había visto porno nunca.

...y encima, mi colegio era religioso (todo ésto no era tema tabú, pero tampoco había tanta libertad como en uno público. A mí no me regalaban preservativos!!) y mi grupo de amigas... el grupo de tres amigas de toda la vida... del cole. Todas muy inocentes y que aún no habían perdido la virginidad tampoco.

Pero sabía que era sumisa.

¿Cómo se explica eso? Supongo que será una historia rara... y larga.

Supongo que la cada vez mayor tolerancia a colectivos como los homosexuales sí que ha hecho el camino mucho más fácil...

Un besillo.

PD: No hay cosa que me toque más las narices que los viejos cascarrabias que se creen mejores o ante los que la opinión de los jóvenes no vale una mierda.

lau dijo...

(mando el mensaje en 2... me dice que es muy largo!!)

Buenas Spirit... soy de la generación de menos de 25 (o de la siguiente jajaja).

Será que el egocentrismo que se respira por aquí se pega o algo... pero no me siento para nada identificada con lo que defines aquí.

Tengo 20 años, llevo algo más de dos en el BDSM, aunque... haciendo auto-sado, sin siquiera saberlo, unos cuantos años más. Sí, de pequeña dormía atándome a la cama, o me ataba a la silla... o amordazaba. Pero bueno, ese no es el tema.

Sí, quizás hace falta más experiencia... o quizás, a lo que tú te refieras, es que hoy en día es rar@ el/la chic@ que no ha perdido la virginidad con 14, y por tanto, entre ésto y la sobreinformación, hay más ganas de experimentar.

Pero tu defines a la sociedad joven BDSM como cualquier pareja de adolescentes de instituto que les apetece jugar. Creo que no es así... luego hay gente que lo siente realmente.

lau dijo...

Yo descubrí el BDSM por casualidad, tenía 17 años y era aún virgen. Mi experiencia sexual se limitaba a 4 besitos. No me iba lo que hacían todos. Sentía que nada me llamaba.

Tampoco había visto porno nunca.

...y encima, mi colegio era religioso (todo ésto no era tema tabú, pero tampoco había tanta libertad como en uno público. A mí no me regalaban preservativos!!) y mi grupo de amigas... el grupo de tres amigas de toda la vida... del cole. Todas muy inocentes y que aún no habían perdido la virginidad tampoco.

Pero sabía que era sumisa.

¿Cómo se explica eso? Supongo que será una historia rara... y larga.

Supongo que la cada vez mayor tolerancia a colectivos como los homosexuales sí que ha hecho el camino mucho más fácil...

Un besillo.

PD: No hay cosa que me toque más las narices que los viejos cascarrabias que se creen mejores o ante los que la opinión de los jóvenes no vale una mierda.

lavacamejor dijo...

Cordero!!! pero si eres un yogurcito! yo te imaginaba un madurito fondón y resabiado, tal vez por tus gustos sobre mujeres pantera d los años 40. Qué te puedo decir, tío, q yo cuento 38 otoños y con un triple mortal con tirabuzón pasé del rollo bi y poliamory al D/s. O sea q como con los tatuajes, he tenido tiempo para pensármelo y elegir.
La duda surge cuando resulta q mi juguete tiene 25...un miembro de la generación que se lo toma todo con pasmosa naturalidad pero por supuesto sus defensas aun están por desarrollarse y hay que tener cuidadin. Por eso te pregunté en una ocasión como hubieses deseado tu q te tratasen en tus inicios. Yo lo tengo claro, menos es mas, aunq me muerda los puños de ganitas de meter la directa.
Joder tio ya nos vale despotricamos de la vieja guardia y nos niñatos tb nos escaman por espabilados....somos unos desgraciados.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

paramissentidos; pues si...esto da para estudio psicológico y aquí hemos venido a follar, así que no intentemos entender lo inentendible. El otro día, me decía un amigo que leyó en algún sitio que nosotros estábamos acostumbrado a que una película se estrenase en el cine. Medio año después, se estrenaba en los video clubs. Y así con todas las cosas de la vida; seguían un proceso. Sin embargo, ahora se estrena una peli en el cine y el día antes ya la tienes bajada por internet. No sé si tiene mucho que ver con lo que hablamos, pero me dió que pensar....

Un besazo

Spirit dijo...

Saludos a todos;

lau; espero que la postdata de tu mensaje no vaya por mí, vamos, que no me siento reflejado... en lo del egocentrismo si, claro ;-)

Interesante tu punto de vista. Evidementemente, cada caso es un mundo y cada persona un universo. Por supuesto que hay gente (como vos, por ejemplo), que siente estas fantasías y tiene un proceso de autoconocimiento y frustración y deseo y tal...

No obstante, has de reconocerlo, tu generación ha tenido más ventajas que la mía, igual que la mía más ventaja que la anterior. Vosotros habéis accedido antes a todo tipo de información, os habéis (por lo general) deshinibido más, etc...Eso implica, claro que haya gente que sienta estas fantasías de forma natural (como también fue y es mi caso, por otra parte) y que haya gente que se apunte a un bombardeo...ojo, todas las posturas son legítimas.

Un besazo

lavacamejor; es que yo soy un madurito fondón y resabiado...sólo que tengo 36 tacos ;-)

Pues si, es lo que decía de que a estos juegos es mejor llegar con una cierta madurez y con algún que otro palo en la vida. Ya te digo que si a mi a los 21 me pilla Elisse Sutton igual me la creo y todo y me hago miembro de su secta, y ya ves, en la jaula sin tocar carne y sin hacerme pajas (con lo cual, además, no podría dormir, por que yo sin mi paja de buenas noches no me duermo).

Pero es lo que tu dices...estos jóvenes de hoy que si, que nos dan su aquel por su juventud, pobrecito que no sabe, nos guardamos los puños y dejamos la directa para otro día, pero en verdad nacen enseñados y si hay un holocausto nuclear fijo que son ellos los que sobreviven. Igual es que en el fondo tenemos complejo de padres o que no queremos reconocer que estamos out.

Nada, me piro al asilo a ver si Ava Gadner me la chupa un poco, aunque ni ella tenga dentadura ni a mí se me empine...

Un besazo

lavacamejor dijo...

Puta madre tio, mientras Ava Gadner te la come yo ahora cada vez q mire a mi juguete veré a la cucaracha intergaláctica de Goomer gracias por traumatizarme!

señor x dijo...

El conflicto generacional debe existir, es lo que hace que el mundo progrese, evolucione. Los treintañeros debemos aceptar las cosas como son, e incluso aprender de los jóvenes.

Tú análisis sado-sociológico me ha gustado, engancha, y eso es lo mejor. Quizá haya que tener en cuenta otros cambios producidos en la sociedad, no únicamente el criterio cronológico y tecnológico. Pensemos en la gran presencia de inmigrantes. Los adolescentes de hoy se relacionan entre sí mezclando muchas culturas (asiáticos, africanos, europeos conviven en las aulas).

Yo pienso que nunca una generación ha tenido a su disposición todo lo que se tiene ahora: acceso fácil e ilimitado al conocimiento, ofertas de ocio amplíiiiisimas, posibilidades de conocer gente, redes sociales, etc etc etc.

Spirit dijo...

Saludos a todos;

señor x; gracias por engancharte a mi análisis, que, como bien mencionas, no está completo. Hay muchos más cambios no reflejados en lo que en el fondo no deja de ser un humilde post.

Leí no sé dónde que antes, se decía que había una nueva generación cada 15 años. Actualmente, son tantos los cambios que se puede decir que hay una nueva generación cada 5.

Entre ellos está, efectivamente, que los jóvenes de hoy nacen con multitud de ofertas a su alcance; desde redes sociales a bajarse todo lo que existe y ha sido creación humana por internet. Y, como mencionas, el mestizaje cultural. Aunque ésto último, si bien existe, no tengo tan clara la influencia...creo que todavía las culturas africanas, latinas, musulmanas, etc...viven demasiado encerradas en sí mismas. Pero es bueno reseñarlo.

Un abrazo

Noemí dijo...

Vaya cúmulo de ideas has soltado de pronto, señor cascarrabias. Un fustazo se merece por tanta desorganización.

El hecho de que hoy día podamos acceder con tanta facilidad a casi todo tipo de información debería ser motivo de aplauso y alegría. No otra cosa más para comparar con el pasado.

Nadie niega que quizá el señor X sudó la gota gorda para conseguir algo que ahora Y tiene con un chasquido de dedos. ¿Y qué? ¿Por qué tanta comparación? Son tiempos tan diferentes y casos tan dispares que se vuelven incomparables.

A veces creo que la gente se enreda demasiado en cosas triviales. Las cosas son más básicas de lo que creemos.

Etiquetas, ser un aficionado, ser profesional, estar en el rollo, no estarlo, conocer más, conocer menos.. ¿De verdad esto es necesario? ¿Es esto tan complejo o somos nosotros mismos los que pretendemos que lo sea?

Aún no he respirado ni los veinte, pero espero que con treinta y seis no me preocupen tanto lo que hagan los venideros.