jueves, 6 de noviembre de 2008

DOMINA ZARA. ESTOY SOÑANDO

Leí una historia que me pareció interesante. Un dibujante de tebeos tenía como ídolo erótico de juventud a Betty Page, la famosa modelo de pin up norteamericana de los años 50. Con el tiempo, averiguó que vivía cerca de su casa. Aunque ya estaba retirada y apartada del mundanal ruido, se hicieron amigos y de ese poso erótico de juventud nació una bonita amistad con una extraordinaria (cuenta el dibujante) persona. Un día caí en la cuenta de que, salvando las distancias, a mí me ha pasado lo mismo con Dómina Zara, que de retirada no tiene nada y sus pin up son un poco otra cosa.

Cualquiera que se interese de forma mediana por esto del sado mazo, bdsm o lo que sea conoce el nombre de Dómina Zara y lo asocia a un referente de seriedad y buen hacer. Dado que hace 25 años que eso pasa, será por algo.

Lo primero que quiero decir es que Dómina Zara, o Antonia, es una Señora. No, perdón; lo he escrito mal. Es una SEÑORA. Perdón; me he vuelto a equivocar. Es una S-E-Ñ-O-R-A. Podemos asociar el término al ambiente BDSM y decir que es una Ama. Podemos trasladarnos al lenguaje coloquial y decir que es alguien que emana elegancia y seguridad. Podemos hacer una transacción expansiva y decir que nos referimos a alguien que nos transmite buen hacer y dignidad. Zara es todo esto y mucho más.

No quisiera que este blog pareciera el “Cuéntame” y hablar yo de mis peri patéticos años de niñez y adolescencia. Pero a los 14 yo sabía que me gustaban las chicas, aunque de una forma un poco rara que todavía no sabía cómo canalizar. Por aquel entonces no existía internet. Ahora con el wikipedia un chaval de 14 años ha averiguado lo que el sado desde los 7. El liberalismo sexual de teta y culo tipo “Interviu” no me decía gran cosa y, aunque a nadie le amarga un dulce, yo iba por otros derroteros. Y entonces, como prueba de que el que busca encuentra, hubo un par o tres de descubrimientos que, cual tablas de Moisés, me dieron el saber.

Uno de ellos fue el fabuloso libro de la vida sexual del doctor López Íbor, que no podía faltar en todo buen hogar cristiano de los que fueron padres en los últimos años del franquismo. Supongo que mis padres lo comprarían a ver si se enteraban de qué iba la cosa esta del sexo. Pero eso es otra historia de la que no toca hablar ahora (aunque vaya si hablaremos, ya que su apartado de filias, fobias, perversiones y aberraciones a curar por los hechiceros de la tribu me proporcionó las mejores pajas de mi adolescencia). La otra, fue la aparición en televisión de un personaje extraño que iba de negro y decía no se qué de castigos, cuadras y dominación.


Como siempre en estos casos, mi memoria no es muy fiable. El programa era de cuando sólo había dos cadenas (tres, creo, que ya empezaban las atómicas) y la selección española todavía se ponía un tipo de camiseta diferente para no confundir a los que todavía tuvieran televisor en blanco y negro. Lo presentaba un periodista llamado Ramón Mirra villas y lo emitía la desconexión autonómica de RTVE en Cataluña. Era de testimonios y debates pero en plan serio, todavía no existían los diarios de Patricia y similar. La cosa es en un programa dedicado al sexo o algo así salió Zara y explicó lo que era el bdsm. No recuerdo lo que dijo exactamente, aunque tengo la impresión de que algo de morbillo para el común respetable sí que fue inevitable que diera y puede que no fuera de sus mejores intervenciones. Pero fue la chispa que me hizo pensar; “ey, hay otros mundos y todos están en éste”. Ver a una persona hablando por televisión de estos temas era algo impactante. No estaba sólo en el universo.

Al cabo de un tiempo (ignoro cuanto exactamente) fui al kiosco a por mi ración de droga, también llamados tebeos, de cuando los tebeos se vendían en el kiosco y no en ghetos para friáis como ahora. Entre los Mortadelos ví el LIB de turno, y, OH sorpresa, venía una entrevista con Dómina Zara. Para quien no lo sepa, LIB es (o era, ignoro si se sigue publicando) una revista porno convencional de gran tirada en la década de los 80. Aquel día me quedé sin mi ración de la patrulla-x, pero obtuve unas cuantas fotos del tema y una entrevista donde confirmé lo que quería ser de mayor.

Ignoro de nuevo cuánto transcurrió. Puede que los sucesos sean paralelos en el tiempo o no sucedieran exactamente así, pero bueno, lo escribo como lo creo. La cosa es que salió una revista al mercado, también expuesta entre los tebeos, llamada TACONES ALTOS. Como yo siempre he llegado tarde a todas partes, me subí al carro en el número 6 o así. Allí estaba ella, anunciándose, explicando cosas sobre el tema.

Vaya chorrada, diréis. Bueno, cualquier chaval de hoy también dirá que Ciudadano Kane es una mierda película a la que le falta color y una buena pelea. Estoy hablando de una persona que daba la cara cuando nadie más lo hacía, de alguien que salía a la palestra explicando con normalidad lo que era el bdsm cuando poca gente era pionera en exponer las prácticas y los entresijos del mundillo. Estoy hablando del primer referente, de los cimientos sobre los que construimos nuestras ciudades.

La vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido (Sabina dist.) y aquel chaval que iba al kiosco a por tebeos y de tanto en tanto compraba la revista TACONES ALTOS creció un poco, maduró algo, se dejó arrastrar por el torbellino existencial de estudios, novia, trabajo, etc....y, básicamente, seguía haciendo lo mismo respecto a los tebeos aunque de esto del bdsm tenía ya claras unas cuantas cosas y pasaba de la teoritas del papel a la praxis de las cenicientas de saldo y esquina.

Zara seguía ahí. De tanto en tanto alguien que había tenido experiencias con ella escribía a la revista y exponía lo maravilloso que había sido. Puede que apareciera también en algún sitio más. Durante el período en que fui con profesionales, pensé en llamarla muchas veces. Nunca lo hice. Pensaba que estaba muy lejos de mi alcance, o no estaba preparado para jugar en primera división, o qué se yo, yo qué se.

La cosa es que dejé de ir con profesionales y empecé a conocer a gente de este mundillo. Gracias al Diablo, ya existía internet y dejábamos atrás la prehistoria. Con mi primera Ama fui a un local que acababan de abrir; el rosas5 de Barcelona. Tomamos una copa y ella me señaló a una mujer que estaba en la barra; -”Mira, es Dómina Zara, me gustaría conocerla”-me dijo. Yo, que iba lo suficiente borracho, no lo dudé un instante; -”Yo te la presento. Es una vieja amiga mía de la infancia”. No fue exactamente así, pero....¿vamos a estropear una bonita mentira por una miserable realidad?

Lo cierto es que nos presentamos y le expresé, con mi exquisita educación (yo siempre soy educado, es un escudo perfecto), mi admiración por su trayectoria. Sonrió afablemente. Y....¿sabes cuando la gente te hace sentir a gusto con ella? Cuando alguien simplemente....transmite.

He visto a gente con menos trayectoria en situaciones similares decir “No me molestes”, “si no tienes pasta no te acerques a cien metros de mí”, “Lo sé, ya te puedes ir, que yo soy la Reina de Las Amas del Castillo de Lady Dragón y vosotros un par de aficionados”, etc....Pero ella no. Humildemente nos dio las gracias, nos sonrió, nos hizo algunas preguntas de cortesía y en esos cinco minutos nos hizo sentir las personas más importantes del mundo. -”Esta mujer es buena gente”- dije con ese instinto que he desarrollado a base de tratar con personas continuamente por trabajo y por amor.

-”La coincidencia es el lazo secreto que une al mundo”-leí alguna vez en alguna parte. Sin embargo, las coincidencias se crean. En estos mundos del bdsm somos 4 y el de la trompeta. Como no todo en esta vida iban a ser mujeres, también hice amistad con un abuelo que tenía en esto del bdsm más tiros pegados que una escopeta de feria y al que llamé y llamo mi Maestro, a veces incluso en serio. Él conocía a Zara más en profundidad y me la presentó de forma oficial. Eso me dio la oportunidad de hablar con ella más extensamente, empezar a conocerla, encontrarla en estos mundos, ir a su local, y, sin darme cuenta, quedar para tomar algo y cenar cuando se diera la ocasión. Sin darme cuenta, estaba gorreándole cigarros a mi referente erótico de juventud, llamándola amiga y explicándole los males del alma humana y el querer. Pero fue un proceso natural, como es ella, y como es la vida. Ya he dicho que nos conocíamos desde hace mucho, sólo que no lo sabíamos.


A día de hoy sólo puedo decir varias cosas:

La trayectoria profesional de Dómina Zara en estos mundos del bdsm está más allá de toda duda razonable. Como diría aquel político, “no discutamos sobre los hechos”. Como pionera, como referente y como persona que transmite estas fantasías con buen hacer, seriedad, discreción y naturalidad. Su local, el Fetish Café, es un punto de encuentro inexcusable de estos mundos.
No obstante, las fantasías bdsm están muy bien, pero lo que queda y lo que cuenta son las personas. Y es ahí donde Dómina Zara sobresale.

Sé que su vida no ha sido fácil y ha luchado mucho. Pero ello no le ha dejado unos rasgos duros ni un recelo hacia la humanidad. Todo lo contrario; le gusta la gente, se desvive por ayudar. Emana esa belleza de quien sabe que el crepúsculo es el mejor momento del día y sonríe con afabilidad, tendiendo la mano. Tiene el pelo blanco y un mechón como yo. El Ama y la persona se fusionan sin complejos ni esquizofrenias, sabiendo que el uno complementa a lo otro. A veces me da miedo por que sabe mirar. Es grande, y lo sabe, pero tan humilde que jamás lo hará notar. O quizás por que en su sabiduría sabe que la vida es una montaña rusa donde sólo cuenta el aquí y el ahora. Al igual que el poema de Kipling, sabe forzar corazón, nervio y fuerza para que le sirvan después de que se hayan ido. No se. Ignoro las palabras que mejor le hacen justicia. Tampoco quiero dar la impresión de que la conozco mejor que nadie ni nada de eso. Sólo sé que es mi amiga y la quiero.

Un último apunte;

Si estáis leyendo estoy y habéis llegado hasta aquí, para saber más y mejor os recomiendo el libro escrito por la propia Dómina Zara, junto con tal Antonio Gómez, y llamado “Memorias de Dómina Zara. Soy un sueño“. Otro día haremos una reseña en profundidad, pero creo que es un libro donde se fusiona muy bien la vida de su protagonista junto con reflexiones y sucesos bdsm donde se humanizan estos mundos. De verdad, y no recibo comisión alguna por hacer publicidad, imprescindible. Y si vais por Barcelona y sois del tema pasaros por el Fetish Café o seréis mil veces malditos.

En fin; creo firmemente que el mundo en general sería mejor si hubiera más Antonias y el mundo bdsm en particular sería mejor si hubiera más Zaras. Respeto por estas fantasías una vez se conocen sus implicaciones, humanidad por todo....no debería ser tan difícil, verdad? En fin; qué sé yo que sólo soy un sumiso algo cabrón y egoísta.

Muchas gracias, por todo. Un brindis de cerveza por lo que está por venir.

Tengan cuidado ahí fuera y sean buenos o malos en su justa medida.

Spirit de Zoe

pd: El próximo viernes hablaremos de la soplapollas de Elise Sutton y su abominable ideología pseudo-nazi que hace pasar por femdom para subnormales. La verdad es que le tengo ganas.




8 comentarios:

Silvana dijo...

¡¡Buenos dias!! No se por donde me he colado a este blog, pero si se que ha sido porque el titulo me ha llamado la atencion. Despues de leer todos tus post no quiero irme de aqui sin darte la enhorabuena ¡¡por fin!! comentarios alegres, deshinibidos, vitales..... uf, ya era hora de que alguien aportara esta vision del BDSM (a lo mejor lo hace alguien mas y yo no me he enterado) pero en general, todo es tan oscuro, tan serio, tan....... tragicomico a veces.

Me alegro de haber encotrado el blog e imagino que le seguire, los viernes puntualmente.

Un saludo, animo para continuar, y buena suerte.

(yo tambien soy sumisa)

Héctor dijo...

Buenas noches.

Ya veo que lo que buscas y lo dejas claro en todo momento y en especial con esta visión de un personaje, que por la ignorancia o por lo medios de comunicación parecia, algo más ficticío que real. Y sobretodo se agradece que por lo menos se humanice, en estos tiempos.

Un abrazo.

SoneuS dijo...

Vi luz y entre a ver que onda. Está más que interesante. Pero me voy antes de ligar un latigazo!!!

Saludos

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Silvana, gracias por tus elogios y tus ánimos. La verdad es que yo creo que esto del bdsm es algo vital y, por tanto, festivo. No hay que tomárselo demasiado en serio, aunque eso no es incompatible con tomárselo con seriedad. Espero que no te moleste, pero he trasteado un poco en tu blog y desde aquí mis felicitaciones por ese espacio tan bonito.

Hector, gracias a tí también por tus comentarios. Créeme, Zara es muy real y una estupenda persona. Lo que pasa es que los medios de comunicación, como siempre, distorsionan, se quedan con el morbo y lo banal, etc....aunque he de decir que ella en sus intervenciones siempre ha quedado como la Señora que es. Otro día hablaremos de las intervenciones de otras "amas" en algunos programas de por ahí, y ya nos echaremos unas risas.

Soneus, bienvenido, puede quedarse, aunque yo diría que el riesgo no es ligar algún latigazo, si no que te guste. Créeme que es jodido de llevar.

Gracias a todos por dedicar tiempo a leer mis tochos, pasaros por aquí y dejar vuestras opiniones.

Tengan cuidado ahí fuera.

Spirit de Zoe

Dómina Zara dijo...

Mi querido amigo, GRACIASSSSSSSSSS!!!!
Ya sabes como soy y tus palabras me han emocionado mucho,l@s Amigos que me conoceis sabeis de mi sensibilidad y vida y supongo que ahora muchas otras personas gracias a Ti y Amigo@s como Tú pues me conoceran un poquito mas.
Me gusta mucho tu blog.
Te quiero Amigo y gracias por tu amistad.
Besos.
Antonia Serrano.
Mistress,Dómina Zara

helios de Jude dijo...

Bueno, camarada, al fin parece ser que he conseguido vencer los vientos contrarios de esta cosa de la nevagación por la red. Empiezo por aquí, pero te amenazo que seguiré, y en serio.
Suscribo todo lo que dices de Dómina Zara, como bien sabes. Ya iré escribiendo poco a poco por los demás temas, que he visto alguno interesante, como siempre en tu caso, cacho mamón.
Besos a tu Ama, y a ti... que te den.

Anónimo dijo...

Saludos máximamente respetuosos para una Dómina conocida en España y poco en Madrid.

Gracias por la historia que te precede y nos legas a los que, humildemente, llegamos por detrás. Eres un ejemplo.

-=Urs=-

Dómina Zara dijo...

Gracias corazones!!!!!
Besos para tod@
Helios tardas mucho en aparecer!!!! ;-)
Antonia Serrano - Dómina Zara que tanto monta monta tanto :-)